Estados Unidos se recoloca en el tablero sirio

Por EFE martes 22 de octubre, 2019

EL NUEVO DIARIO, WASHINGTON.- EE.UU. terminó este martes de recolocarse en el tablero sirio con la cesión de poder en el norte del país a Rusia y Turquía, en un revés a las milicias kurdosirias, y la promesa de mantener en el suroeste de Siria un contingente militar para proteger a Israel y custodiar instalaciones petrolíferas.

El mismo día en el que expiraba la tregua acordada con Turquía para el norte de Siria, varios funcionarios de EE.UU., incluido el enviado especial para el país árabe, James Jeffrey, intentaron desmontar la apariencia de caos e improvisación de los últimos días para mostrar que Estados Unidos tiene “un plan”.

¿En qué consiste ese plan?

EE.UU. ACEPTA EL FIN DE LA PRESENCIA KURDA EN EL NORTE DE SIRIA

En un tuit, el presidente de EE.UU., Donald Trump, expresó su aval al acuerdo al que llegaron hoy sus homólogos de Rusia, Vladímir Putin, y Turquía, Recep Tayyip Erdogan, para establecer una zona de seguridad en el norte de Siria, de la que tendrán que retirarse las milicias kurdosirias en un plazo de 150 horas.

“Parece que hay buenas noticias con respecto a Turquía, Siria y Oriente Medio”, afirmó Trump en Twitter.

Por su parte, ante el Senado, Jeffrey consideró que Erdogan ha salido perdiendo en su acuerdo con Putin.

“Turquía realmente no ha ganado tanto, pero en todo este proceso ha revuelto todo el noreste de Siria, socavando nuestros esfuerzos contra el Estado Islámico (EI) y ha atraído a las fuerzas de Rusia y del régimen sirio de una manera que realmente es trágica para todos los involucrados”, remarcó.

El acuerdo entre Moscú y Ankara establece que, a partir de la medianoche del 23 de octubre, la policía militar rusa y guardias fronterizos sirios vigilarán la retirada de las Unidades de Protección Popular (YPG), consideradas terroristas por Ankara y aliadas de Washington en la lucha contra el EI.

EE.UU. INTENTA “HACER LAS PACES” CON TURQUÍA

A pesar de que Ankara ahora ha encontrado en Moscú un aliado, Washington está intentando “hacer las paces” con el Ejecutivo de Erdogan para evitar que la situación en el norte de Siria aseste un golpe mortal a sus relaciones con Turquía, uno de sus aliados más importantes en la OTAN.

Por eso, el Gobierno de EE.UU. ha prometido a Ankara que si cumple con su compromiso de implementar un alto el fuego definitivo, levantará las sanciones que impuso el 14 de octubre contra tres ministros del Ejecutivo turco, en represalia por su ofensiva en el norte de Siria.

“Turquía se ha comprometido con un alto al fuego definitivo una vez que las YPG se retiren. A cambio, EE.UU. levantará las sanciones que fueron impuestas”, anunció Jeffrey ante el Senado.

Sin embargo, avisó: si Ankara viola su palabra habrá más sanciones.

EE.UU. SE MUEVE AL SURESTE PARA PROTEGER A ISRAEL Y EL PETRÓLEO

En varias ocasiones, Trump ha reiterado su deseo de acabar con las “guerras interminables” de su país en Oriente Medio, pero no ha llegado a definir qué ocurrirá con los casi mil soldados estadounidenses que estaban desplegados en el norte de Siria.

El portavoz adjunto de la Casa Blanca, Hogan Gidley, reafirmó hoy que el objetivo de Trump es que un número indeterminado de soldados estadounidenses se quede en Siria para “proteger” el petróleo, “asegurar la estabilidad de la región” y servir de apoyo a Israel, aliado clave de Washington en la región.

Entretanto, el secretario de Defensa, Mark Esper, ha expresado su deseo de trasladar temporalmente al oeste de Irak a los militares que se han retirado del norte sirio.

Frente a ello, el Ejecutivo iraquí hoy expresó su oposición a que los militares de EE.UU. se queden permanentemente en su territorio.

AYUDA A LOS “CASCOS BLANCOS”

Por último, Trump autorizó hoy la entrega de 4,5 millones de dólares a la Defensa Civil Siria, conocida como cascos blancos y que desarrolla labores de rescate en las áreas fuera del control del Gobierno sirio.

El Ejecutivo del presidente sirio Bashar al Assad ha criticado repetidamente a ese grupo al considerar que no son independientes y respaldan a la oposición política.

Después de ocho años, el conflicto sirio es el que ha causado un mayor número de desplazados en el mundo, con 5,6 millones de sirios que han huido del país y 6,2 millones que se han movido a otras zonas dentro de sus fronteras, de acuerdo a los datos de Naciones Unidas.

La ofensiva turca, que comenzó el 9 de octubre, ha agravado ese problema y ha generado 176.000 nuevos desplazados, según la Oficina de Coordinación Humanitaria de la ONU (OCHA) en Siria.

Anuncios