Estados Unidos considera a Al Asad como “gran obstáculo” para la paz en Siria

Por El Nuevo Diario Miércoles 29 de Marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, ESTADOS UNIDOS.- Estados Unidos sigue considerando al régimen de Bachar al Asad como un "gran obstáculo" para alcanzar una solución política en el conflicto de Siria, pero su papel plantea un "dilema" en los esfuerzos internacionales para cerrar la guerra.

"Si no tenemos una Siria estable no tenemos estabilidad en la región", afirmó hoy la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, en una conferencia que dio en la sede neoyorquina del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR, por su sigla en inglés).

Haley fustigó a Al Asad por, entre otras cosas, atacar hospitales de áreas controladas por grupos armados de la oposición o de organizaciones yihadistas y por utilizar armas químicas contra su propia población.

La Administración de Barack Obama, que terminó el pasado 20 de enero, venía exigiendo la salida del poder de Al Asad como requisito necesario para que se cerrara el conflicto armado que se desató en 2011, al calor de la llamada "primavera árabe".

Sin embargo, en sus últimos meses, el Gobierno de Obama había suavizado ese mensaje, con Al Asad afianzándose en el poder gracias al avance del Ejército sirio sobre el terreno.

"Yo no voy a ir para atrás acerca de si Al Asad debería permanecer o salir (…), pero puedo decirte que es un gran obstáculo para intentar movernos hacia adelante" en la búsqueda de la paz, agregó hoy la diplomática al responder a una pregunta.

Recordó que Rusia, el principal aliado que tiene Al Asad, ha venido intentando buscar una solución política, pero lo han intentado con Al Asad en el poder, "y ése es el problema".

Según la diplomática, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, quiere "desesperadamente" que Estados Unidos "sea parte para encontrar una solución" al conflicto armado, que ha causado más de 300.000 muertos.

Haley dijo que esa es una de las situaciones en las que su país y Rusia "podrían hablar". "Pero el tema de Asad va a seguir estando ahí", agregó.

El "dilema para todo el mundo", añadió, es tratar con un Gobierno "que querrías que no estuviera" en el poder y con otros países que han estado involucrados en ese conflicto, y a la vez asistir al pueblo de ese país.

"Todo ello tiene una respuesta difícil de cualquier manera en que se va", reconoció.