España investiga a imán desaparecido y explosión misteriosa 

Por Associated Press sábado 19 de agosto, 2017

EL NUEVO DIARIO, BARCELONA (AP) — Un imán desaparecido y una casa que explotó hace algunos días se convirtieron el sábado en el centro de una investigación española a una célula extremista responsable de dos ataques letales en Barcelona y una localidad turística cercana, a medida que las autoridades se enfocan en averiguar quién radicalizó a un grupo de jóvenes en el noreste de España.

Los investigadores allanaron la vivienda de Abdelbaki Es Satty, un imán que renunció abruptamente en junio a su trabajo en una mezquita de la localidad de Ripoll, donde vivían los radicales islámicos responsables de los ataques en los que murieron 14 personas y más de 120 resultaron heridas en los últimos días.

La policía intentaba determinar si Es Satty murió durante una fallida operación para fabricar bombas el miércoles pasado, la víspera del atentado en Barcelona.

La mezquita en la que Es Satty solía trabajar condenó los atentados, mientras que familiares desconsolados marcharon el sábado a una plaza de Ripoll, donde negaron entre lágrimas haber tenido cualquier conocimiento de que sus hermanos e hijos tuvieran planes radicales. Al menos uno de los sospechosos sigue prófugo, y su hermano menor está desaparecido, al igual que el hermano menor de uno de los cinco atacantes muertos el viernes por la policía.

La policía de Cataluña indicó que la búsqueda se centra en Younes Abouyaaquoub, un marroquí de 22 años sospechoso de conducir la vagoneta que arremetió el jueves contra los peatones en un paseo de Las Ramblas en Barcelona, donde dejó 13 muertos y 120 heridos. Otro ataque realizado el viernes en la madrugada dejó un fallecido y cinco lesionados en la localidad turística de Cambrils.

El grupo extremista Estado Islámico se atribuyó ambos atentados.

Todos los miembros del grupo de los que se tiene noticia hasta ahora crecieron en Ripoll, una localidad serrana cercana a la frontera con Francia y 100 kilómetros (62 millas) al norte de Barcelona. La policía española allanó nueve casas en Ripoll, incluida la de Es Satty, así como dos autobuses, e instaló un retén para inspeccionar todos los vehículos que ingresaban al pueblo. Del otro lado de los Pirineos, la policía de Francia realizó inspecciones fronterizas adicionales para las personas procedentes de España.

Vecinos, familiares e incluso el alcalde de Ripoll expresaron su sorpresa ante la noticia de la supuesta participación de los jóvenes, a quienes todos describieron como personas integradas que hablaban español y catalán y tenían amigos de todos los entornos.

Halima Hychami, la desconsolada madre de Mohamed Hychami, uno de los atacantes nombrados por la policía, indicó que su hijo le dijo que saldría de vacaciones y volvería el 25 de agosto. Su hermano menor, Omar, durmió hasta tarde el jueves y salió de la casa a media tarde.

Se cree que Mohamed Hychami es uno de los cinco atacantes muertos por la policía de Cambrils. Aún no tiene noticias de Omar desde que salió de casa.

“Nos enteramos por la televisión, al igual que todos ustedes. Nunca hablaban del imán. Eran chicos normales. Me cuidaban, reservaron mi vuelo cuando salí de vacaciones. Todos tenían empleo. No robaban. Nunca me dieron algún problema ni a mí ni a nadie más. No lo puedo entender”, dijo.

Pese a que Abouyaaquoub sigue prófugo, el ministro del Interior de España, Juan Ignacio Zoido, declaró el sábado que la célula fue “desmantelada”. Además de las cinco personas a las que mató la policía, cuatro más estaban detenidas y una o dos murieron el miércoles en una explosión en una casa. Afirmó que no había amenaza inminente de un nuevo ataque.

La policía también realizó el sábado una serie de explosiones controladas en la localidad de Alcanar, al sur de Barcelona, donde se planearon los ataques en una vivienda que quedó destruida por un estallido el miércoles. En un principio, las autoridades pensaron que fue un accidente de gas, pero reevaluaron la situación después de los atentados.

Originalmente se creía que solo había muerto una persona en la explosión del miércoles. Pero las autoridades dijeron que se realizaban pruebas de ADN para determinar si los restos humanos que se localizaron el viernes en el lugar pertenecían a una segunda víctima. Un funcionario de la policía, que habló bajo condición de anonimato para poder declarar sobre los allanamientos, dijo que los investigadores creen que los restos podrían pertenecer a Es Satty.

El funcionario dijo que los investigadores también descubrieron los ingredientes del explosivo TATP, utilizado por el grupo Estado Islámico en sus atentados en París y Bruselas, además de varios tanques de butano que el grupo quizá quería combinar con el explosivo casero y llevarlo en vehículos.

Los vecinos indicaron el sábado que habían visto a tres vehículos entrar y salir de la vivienda, incluido un Audi utilizado en el ataque de Cambrils y la vagoneta del atentado en Barcelona.

Ali Yassine, presidente de la mezquita en la que Es Satty predicaba, dijo que no lo había visto desde junio, cuando anunció que pasaría tres meses en Marruecos.

“Se fue de la misma forma en que llegó”, declaró amargamente Wafa Marsi, amigo de muchos de los agresores, que estuvo el sábado al lado de sus familias para denunciar el terrorismo.

Las autoridades dijeron que los dos ataques son obra de una célula terrorista de gran tamaño que había planeado los atentados desde hace tiempo en la vivienda ubicada en Alcanar, a unos 200 kilómetros (125 millas) de Barcelona.

Apple Store Google Play
Continuar