España busca tener un papel más activo para acercar a israelíes y palestinos

Por EFE jueves 10 de diciembre, 2020

EL NUEVO DIARIO, ESPAÑA.- La ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, culminó hoy una visita de dos días a Israel y Palestina en la que instó a las dos partes a dialogar y sugirió que España podría tener un papel en un eventual acercamiento entre ambos.

En las poco más de 24 horas que permaneció en la zona, la jefa de la diplomacia española mantuvo múltiples reuniones con representantes de ambos gobiernos y les transmitió un mensaje muy claro: “España está dispuesta a facilitar el diálogo y la negociación”.

En sus encuentros hoy con el presidente palestino, Mahmud Abás, el primer ministro, Mohamad Shtayeh, y el titular de Exteriores, Riad al Malki, la ministra recibió las habituales declaraciones sobre la erosión israelí de las bases para la solución de dos estados y la voluntad de negociar pero solo de acuerdo con las resoluciones de la ONU y con el auspicio del Cuarteto para Oriente Medio (Estados Unidos, Rusia, Naciones Unidas y la Unión Europea), dijo Abás a la agencia oficial de noticias palestina Wafa.

El mensaje de González Laya durante estas reuniones – precisó en un encuentro con periodistas en el que participó Efe – fue el de que existe una oportunidad para dialogar y que España está dispuesta a colaborar.

Del lado israelí la recibieron ayer, miércoles, su homólogo, Gabi Ashkenazi, y el ministro de Cooperación Regional, Ofir Akunis, y hoy lo hizo el presidente del Estado de Israel, Reuvén Rivlin, todos en Jerusalén.

Ambas partes intercambiaron mensajes de cercanía y deseos de profundizar los lazos entre los dos países. La ministra insistió en rueda de prensa conjunta con Ashkenazi en su apuesta por el diálogo para construir confianza y poder volver a negociar, mientras su colega israelí lamentó la negativa de los palestinos a sentarse a la mesa de negociación sin precondiciones.

El jefe de la diplomacia israelí también señaló que le gustaría ver un cambio de los patrones de voto españoles en la ONU, mientras que Akunis presentó a Gonzalez Laya un “nuevo Oriente Medio” tras el acercamiento israelí con varios países árabes, entre ellos algunos del golfo Pérsico como Emiratos Árabes Unidos y Baréin.

En diversas ocasiones la ministra recordó que en 2021 se cumplirá el trigésimo aniversario de la Conferencia de Paz de Madrid de 1991 e invitó a las autoridades de ambas partes a visitar España, aunque no mencionó, al menos públicamente, la posibilidad de reeditar aquella cumbre o de que las visitas sean simultáneas.

“Mucho ha cambiado en los últimos 30 años, pero no ha cambiado ni la falta de acuerdo entre Israel y Palestina ni la necesidad de inyectar energía política en este proceso”, explicó la ministra a un grupo de periodistas españoles en Ramala, antes de partir rumbo al aeropuerto.

Con las reuniones que mantuvo en ayer y hoy en la región, agregó, espera que “haya quedado claro el deseo de España de acompañar a ambos en su proceso de paz y en el deseo de seguir profundizando nuestras relaciones, que gozan en ambos casos de buen estado”.

Esas relaciones bilaterales fueron el otro foco de su viaje. Del lado israelí, se centraron en la búsqueda de mayor cooperación, especialmente en las áreas de ciencia, tecnología, agricultura. Del palestino, se enfocaron más en la ayuda económica provista por España, a la que se comprometió hoy a agregar cinco millones de dólares para la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA), además de asegurar que buscaría priorizar a Palestina en el plan de solidaridad de las vacunas contra el coronavirus.

Además de tratar con ambas partes sus luchas individuales contra la propagación de la COVID-19, intercambiar experiencias y ofrecer ayuda a los palestinos, la ministra insistió en que el contexto de la pandemia ofrece una oportunidad importante para intentar generar un acercamiento.

González Laya cerró su primera visita oficial como ministra de Exteriores a Israel y Palestina con un mensaje alentador, con intentos de acercamiento, tanto bilaterales como entre las partes, y dejando la imagen de que, cómo sucedió hace 29 años, España quiere volver a involucrarse activamente en un conflicto en el que, según ella, “lo hemos hecho siempre”. EFE