España: 48 horas para formar Gobierno a expensas de una relación casi rota

Por EFE viernes 19 de julio, 2019

EL NUEVO DIARIO, MADRID.- A poco más de 48 horas para que el socialista Pedro Sánchez se someta al debate para ser investido presidente del Gobierno español, el desacuerdo con su principal socio, Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos, se mantiene, aunque se vislumbra un posible acercamiento de posturas.

El proceso de investidura comenzará el lunes 22, con el discurso de Sánchez  y la primera votación tendrá lugar un día después. Si el candidato no obtiene mayoría absoluta, habrá una segunda votación el jueves 25 en la que le bastaría tener una mayoría simple.

El PSOE ganó las elecciones de abril con 123 diputados, pero lejos de la mayoría absoluta (176), por lo que necesita el apoyo de UP (42 legisladores) y de otros partidos menores para refrendar a Sánchez.

Las diferencias entre ambos partidos alcanzaron ayer su punto álgido, cuando Sánchez, en una entrevista televisiva, reconoció que el principal “escollo” para cerrar un acuerdo era el propio Iglesias y, aunque a priori, la ruptura sigue siendo prácticamente insalvable, ambos partidos mantienen abiertas las puertas a un entendimiento.

En rueda de prensa al término del Consejo de Ministros, la portavoz del Ejecutivo en funciones, Isabel Celaá, calificó este viernes de “profundamente generosa” y “política” la oferta de Sánchez para formar un Gobierno de coalición con Unidas Podemos (UP) que, según recordó, “era lo que se pedía” por parte de esa formación.

Celáa se refería a la última oferta realizada a UP por Sánchez, quien ayer aceptó la formación de un Ejecutivo de coalición, pero vetó expresamente, por primera vez en público desde las elecciones generales del 26 de abril, a Iglesias como miembro de su Gobierno.

En una entrevista con un diario español, Iglesias reconoció hoy que no ve “sensato” ese veto, pero que no se lo toma como algo personal, y que todavía confía en que habrá “un gobierno de coalición”.

“Hay que tener paciencia con el PSOE, y nosotros la vamos a seguir teniendo. Estoy convencido de que finalmente van a concluir que la vía más sensata —y además la única posible— es que negocien un acuerdo de coalición con nosotros”, afirma Iglesias.

En su comparecencia ante los medios Celaá dejó claro que si Iglesias “no cabe” en el Gobierno es porque no se dan las condiciones políticas ni funcionales para ello y recordó que Sánchez argumentó “razones de peso, políticas”.

Entres esas razones, está la posición de UP con respecto a las aspiraciones independentistas en la región de Cataluña, ya que la formación apoya la celebración de un referéndum de autodeterminación en esa comunidad autónoma, consulta que no está contemplada en la Constitución española.

Pero a pesar de las discordancias, la ministra portavoz confirmó que “en las próximas horas” Sánchez llamará a los líderes del conservador Partido Popular (PP), Pablo Casado; al de Ciudadanos, el liberal Albert Rivera, y a Iglesias, antes del debate de investidura, el lunes 22, en el Congreso de los Diputados.

En el caso de PP y Ciudadanos se presenta como un puro trámite, ya que ambos se mostraron contrarios a facilitar su investidura en anteriores reuniones.

Respecto a UP Celáa reiteró que la oferta de Sánchez se refiere a la incorporación en el futuro Gabinete de “personas representativas con conocimientos técnicos”, sin aclarar si aceptaría la entrada de dirigentes de la cúpula de ese partido, como su número dos, Irene Montero, aunque dijo que “están todos los escenarios abiertos”.

La portavoz del Partido Socialista (PSOE) en el Congreso español, Adriana Lastra, también dejó este viernes la puerta abierta a la entrada de Montero en el Gobierno, insistiendo en que el “escollo” para un ejecutivo de coalición es Iglesias.

Por su parte, Montero señaló hoy que el veto del PSOE a Iglesias “se extiende al resto de los dirigentes” de su formación, aunque también insistió en que su partido no tiene ninguna línea roja para negociar.

Sin embargo recordó que “no se puede ir a una negociación en la que haya vetos, y no parece sensato vetar al candidato de 4 millones de españoles”, dijo en referencia a Iglesias.

 

Anuncios