Espaillat rechaza calificativo a El Salvador y Haití; dice Trump ha creado trauma nacional

Por Miguel Cruz Tejada viernes 12 de enero, 2018

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK._ El congresista dominicano en la Cámara de Representantes Adriano Espadilla, rechazó anoche el calificativo utilizado por el presidente Donald Trump para referirse a El Salvador, Haití y África, de los que dijo, “son países de m…”, durante una reunión con  senadores republicanos y demócratas, donde se trató el acuerdo migratorio.

“No me sorprende”, dijo Espadilla, añadiendo que tanto el vocabulario como la actitud de Trump, son parte de su conducta, que calificó de  “racista y xenofóbica” contra todos los inmigrantes en Estados Unidos, especialmente los hispanos.

El pronunciamiento es una indirecta también a los negros americanos, descendientes de los africanos, que se les conoce como afroamericanos.

El periódico Washington Post publicó ayer jueves que Trump también dijo que prefiere inmigrantes de Noruega, el país de su abuelo, y preguntó “¿a qué vienen esas gentes aquí?”, en alusión a los haitianos y los salvadoreños.

“Son comentarios racistas y el adagio dice dime con quién andas y te diré quién eres, y él siempre anda con grupos racistas que apoyan la ultraderecha de los Estados Unidos”, dijo Espaillat.

“Eso es él, ése es él y a mí sorprende, porque hasta ahora lo ha hecho siempre, insultando de manera despectiva a diferentes grupos étnicos, lamentablemente no me sorprende”, añadió el congresista dominicano.

“El país está en un trauma nacional, con un líder que se dirige de esa manera frente a los senadores. Creo que si él quiere echarles vientos a las llamas del racismo, su final será triste”, agregó el legislador federal.

Espaillat dijo que ha sido el peor momento para que Trump se pronunciara con ese calificativo contra El Salvador y Haití.

“Y menos ahora, que estamos librando una lucha a favor del DACA, él le está echando gasolina al fuego”, dijo.

Señaló que Trump sería llamado por el fiscal especial que lo investiga y espera que las conclusiones sean positivas para toda la nación.

“Soy uno de cinco congresistas que hemos sometido un proyecto para enjuiciarlo por violaciones a cinco artículos de la Constitución. Hay más de 100 congresistas en la Cámara de Representantes y 50 mujeres que lo acusan de acoso sexual, que de una manera u otra, queremos ver que renuncie o que sea destituido”, dijo Espaillat.

“Esto es muy grave, porque la ciudadanía está perdiendo la confianza en el Poder Ejecutivo”, sostuvo.