Eso no es éxito

Por Karla Patricia Zacarías Reinoso jueves 8 de octubre, 2020

No fueron pocas las veces que pensé que el éxito quitaría lo triste, amargo y doloroso que había en mi vida. Hay momentos en que pensamos que mientras más alto estemos profesionalmente, mas bajos serán esos niveles de decepción e incomodidad. Y no hay pensamiento más erróneo que ese, porque definitivamente el éxito sin Dios es igual a fracaso.

A veces confundimos esa llave que nos fortalece y que nos renueva diariamente con un trabajo, con una persona, con algo material o hasta con el alcohol y por experiencia les digo que la única llave que nos puede completar aún más y puede saciar nuestra sed para siempre es la intimidad y conexión con nuestro Jesús.

Existen temporadas en las que pensamos que lo externo puede tapar lo interno, que los logros pueden maquillar los engaños y que una fiesta puede alegrar un corazón. Y si, puede pasar pero solo por 1 mes, dos semanas o tres días. Luego vuelve nuevamente la realidad y si no decides sanar de verdad en vez de estar poniendo curitas temporales, vivirás de aquí para allá disfrazando lo que hace tiempo debiste de haber superado.

Vale la pena crecer aunque duela y vale mucho más la pena apegarte a Dios en cada uno de esos escalones de crecimiento. No será fácil pero si será necesario. No te engañes, mejor enfrenta esa situación para que puedas saborear los frutos del verdadero éxito.

Escrito por Karla Patricia Zacarías Reinoso.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar