Eso es una locura señor director del IDSS (denuncia de COPARDOM

Por Humberto Salazar sábado 11 de febrero, 2017

No sabemos el bicho que le ha picado a algunos funcionarios del gobierno que parecen no entender el camino que el Presidente de la República Danilo Medina ha trazado como eje de la actual administración, que es el uso eficiente y transparente de los recursos del Estado para beneficio de las mayorías, no de unos pocos privilegiados.

Con enorme sorpresa, porque para algo nos sirvió haber trabajado en la redacción de la ley 123-15, que crea el Servicio Nacional de Salud e integra toda la red de prestadores públicos, incluyendo las instalaciones del Instituto Dominicano de Seguros Sociales, leemos una denuncia de la Confederación Patronal Dominicana de que el director de ese organismo descentralizado esta tomando medidas económicas insostenibles con lo que plantea el futuro para esa institución.

Según dice COPARDOM, nuestro querido amigo y profesor Cesar Mella, planteó al Consejo Directivo del IDSS elevarse el salario de 257 mil pesos hasta 400 mil, y para un grupo de sus allegados que no son identificados, pero que suponemos llegaron con el a esa institución, de 100 y 125 mil pesos, hasta los 200 y 250 mil pesos mensuales, lo que llevaría el sueldo del director de una institución cuyo camino es el cierre a un nivel superior al del presidente y vicepresidente de la República y todos los ministros que trabajan en el nivel central.

A veces pensamos que aquí hay personas que han perdido el juicio o necesitan unas pastillas de ¨ubicatex¨ de forma urgente, ya que apenas a días de la emisión del decreto 9-17, que dispuso que en el mes de enero de este año, es decir ya esto debe estar cumplido, los 26 hospitales y 40 centros de atención primaria del IDSS pasaran a ser administrados por el SNS, un grupo de personas que fueron nombrados para realizar este trabajo, pretendan aumentarse los salarios en una institución que disminuye en sus funciones.

En este escenario, no solo es una locura plantear un aumento se sueldos para los directivos, quienes quiera que sean y de cualquier nivel del IDSS, y mas, como denuncia COPARDOM, para el secretario general, consultor jurídico, asistentes y asesores, todo personal de reciente ingreso al IDSS porque llegó de la mano del actual director y que por lo tanto debería tener conciencia de cual es el papel de la actual dirección frente a lo que se avecina.

Y es que el proceso que lleva trazado el IDSS, es el mismo que ha correspondido a otras instituciones públicas, que cumplieron su papel en un momento determinado, desde que se promulgó la ley 87-01, donde se divide al antiguo instituto creado en la época de Trujillo en varias empresas, a saber: prestadora de servicios, administradora de riesgos, estancias infantiles y administradora de riesgos laborales, estaba claro que el momento actual llegaría si quienes lo dirigían no eran capaces de entender el nuevo papel para el cual estaba destinado el antiguo ¨seguro¨.

La verdad es que una entidad tripartita, dirigida por el gobierno, los trabajadores y el sector empleador, por la irresponsabilidad y pésima administración de quienes la han dirigido por mas de 15 años, nunca trabajó en su transformación interna, y hoy día la ley 123-15 junto con los decretos 200-16 y 9-17, la obliga a entregar todos los centros de salud que administraba al nivel central, de modo que con ello se asume el fracaso de mantener una red hospitalaria relativamente eficiente y autosuficiente.

Por el lado de la ARS Salud Segura y las estancias infantiles, la primera es deficitaria y solo se sostiene por los subsidios del gobierno y la segunda no ha podido ser desarrollada, por lo que ambas empresas internas del IDSS, esta incluidas dentro de la modificación que propondrá en gobierno al congreso de la ley 87-01 de seguridad social, para ser absorbidas la primera por el Seguro Nacional de Salud (SENASA) y la segunda pasarían al nuevo Instituto Nacional de la Infancia, que incluirá a todas las estancias infantiles dependientes del gobierno en una sola organización.

Solo para dar una idea del deterioro de la ARS Salud Segura y la imposibilidad de mantenerla como parte del IDSS, solo habría que echar un vistazo a su cartera de afilados, que paso de cerca de 500 mil a menos de 60 mil, es decir solo a los que están obligados se mantienen dentro de esta ARS, que solo se mantiene en funcionamiento para pagar sueldos a sus directivos que ante esta desafiliación acelerada, solo subsisten por los aportes del gobierno central.

Entonces la única razón de ser del IDSS sería mantener abierta la Administradora de Riesgos Laborales (ARL), y esto porque la ley le da la exclusividad para sea su ente rector, y lo cierto es que hasta este tema tendrá que ponerse en discusión en el momento en que se disponga la modificación de la ley 87-01, ya que no hay necesidad de mantener una super estructura burocrática, risible desde el punto de vista administrativo, para manejar una entidad que puede dirigirse por si misma.

Esta es la situación, por si Cesar Mella y los que están dentro del IDSS no se habían dado cuenta, de esa institución en los albores de este año 2017, por lo que nos parece inexplicable que haya denuncias de parte de integrantes del consejo directivo de algo que da los últimos estertores de vida, en el sentido de que se les planteó aumentos de sueldos para personas que dentro de poco no estarán dirigiendo algo que se asemeja a un cangrejo sin patas o un cascarón sin contenido.

Solo esperamos que alguien ubique a los actuales directivos del IDSS, les aclare hacia donde van, les diga que los recursos que ingresan de parte del gobierno central no pueden ser usados de forma medalaganaria ni para repartírselos a sus amigos o a los privilegiados, en un país que en este momento lucha junto con su gobierno por el adecentamiento y la transparencia en la función pública.

 

Comenta