Escoltas de vicepresidente afgano acusados de torturas comparecen en Fiscalía

Por El Nuevo Diario miércoles 22 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, KABUL.- Siete de los nueve escoltas del vicepresidente de Afganistán, Abdul Rashid Dostum, acusados de torturar y abusar sexualmente de un rival político en noviembre se presentaron hoy por primera vez ante la Fiscalía General, un día después de un polémico despliegue militar en la casa del dirigente.

"La Fiscalía General comenzó oficialmente el proceso de acusación" por las supuestas torturas y abusos sexuales al exvicepresidente del Movimiento Nacional Islámico de Afganistán, de Dostum, y actual líder opositor, Ahmad Ishchi, confirmó a Efe el portavoz del Ministerio afgano de Interior, Sediq Sediqqi.

Tras semanas de negarse a colaborar en la investigación, los siete guardias que todavía no habían comparecido acudieron hoy a la Fiscalía y mostraron "disposición a cooperar" en el proceso, lo que permitió que éste se iniciase formalmente, detalló el portavoz.

Los avances se produjeron después de que ayer se desplegase un contingente y vehículos militares en los alrededores de la casa del vicepresidente en Kabul, una medida que medios locales relacionaron con la investigación contra sus escoltas, pero que el gobernante atribuyó a una amenaza de seguridad.

Las autoridades afganas todavía no se han pronunciado sobre el despliegue, que fue retirado anoche.

Sediqqi rechazó hacer comentarios al respecto, pero confirmó que desde que la Fiscalía ordenó su comparecencia el mes pasado los escoltas "no habían estado preparados para cooperar en el proceso de acusación o aparecer para el interrogatorio".

Por su parte, el jefe de la oficina de Dostum, Babur Farahmand, dijo a Efe que no existe relación entre el caso y el despliegue militar de ayer, un gesto que calificó de "incógnito, inexplicable y confuso".

Afirmó que los guardaespaldas del vicepresidente volvieron a sus puestos tras ser interrogados y defendió que "siempre" han cooperado con las autoridades para la investigación.

El presunto asalto contra Ishchi tuvo lugar durante la celebración de un partido de Buzkhasi (deporte tradicional afgano) en la norteña ciudad de Shabarghan, donde fue capturado y trasladado a una vivienda del vicepresidente, de acuerdo con la denuncia de la víctima.

Según su relato, durante el cautiverio de cinco días Dostum ordenó a sus escoltas que abusaran sexualmente de él, siendo violado con un fusil AK-47, lo que le provocó heridas internas.

Si bien aplaudió el inicio formal del proceso contra los escoltas, Ishchi pidió también el cese del dirigente y su comparecencia ante la Justicia.

"Espero el día en que el propio general Dostum aparezca para su acusación y ante los tribunales porque el principal criminal en mi caso es Dostum y sus escoltas son sólo socios en el delito", denunció en declaraciones a Efe.

Un antiguo "señor de la guerra", el vicepresidente afgano ha sido acusado por organizaciones defensoras de los derechos humanos de cometer en el pasado crímenes contra la humanidad.