Escogen a Roosevelt Comarazamy para la inmortalidad deportiva

Por Angel Luis Mercedes lunes 2 de septiembre, 2019

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El más versado de los periodistas deportivos de la República Dominicana en su historia será inmortalizado por el Pabellón de la Fama el segundo domingo de noviembre próximo.

Con la elección de Roosevelt Comarazamy para ser introducido al Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano el laureado comunicador logrará una poltrona en ese recinto.

El anuncio sobre su escogencia fue hecho este jueves por el Comité Permanente del Pabellón de la Fama, por medio de su presidente, el doctor Dionisio Guzmán.

Al revelar la elección del otrora atleta de baloncesto, abogado, comunicador de vastos conocimientos en las más variadas disciplinas deportivas y pluma exquisita, Guzmán afirmó que el templo de la inmortalidad del deporte nacional se enaltecerá con la presencia de un ciudadano ejemplar en su máxima expresión.

Comarazamy será exaltado el domingo 10 de noviembre durante el Ceremonial, que cada año se realiza desde las 12:00 del mediodía en el auditórium del Pabellón de la Fama, ubicado en el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte.

Será uno de seis notables deportistas, ex atletas o propulsores, que abrazarán la inmortalidad del deporte dominicano, expresó Guzmán.

De hecho, Roosevelt ha sido votado como inmortal en calidad de propulsor y es el segundo de la clase a ser exaltado este año por toda la contribución que durante medio siglo ha hecho al deporte nacional.

Se une, hasta ahora, al doctor Bolívar Vargas Candelario, como las primeras elecciones hechas por el Pabellón de la Fama. Vargas es un notable deportista que por cosas del destino no pudo ser pelotero profesional, y luego recorrió con éxito todas las etapas del deporte de la helterofilia, como atleta, entrenador, árbitro y dirigente internacional, además de ocupar la más alta posición a nivel nacional en levantamiento de pesas.

Trayectoria de Roosevelt

Comarazamy (nació el 26 de abril de 1948 en San Pedro de Macorís) practicó deporte desde su niñez, hasta llegar a ser miembro a nivel superior de la selección nacional de baloncesto.

No obstante a su talento y habilidades como baloncestista, Comarazamy nunca descuidó sus estudios y desde su juventud plena se inclinó por los mismos, graduándose con honores de doctor en derecho y luego se desempeñó como catedrático en la Universidad Central del Este (UCE).

Pero su destino estaba ligado al deporte y rápidamente abrazó la crónica deportiva como un excelso redactor, combinando eso con una elevada calidad como narrador y comentarista en todas las disciplinas deportivas en las que ha incursionado.

Su vena de fino escritor es herencia de otro periodista de gran estirpe, Don Francisco Comarazamy (fallecido), su padre. Roosevelt cursó sus estudios primarios e intermedios en el colegio Santo Tomás de Aquino y los secundarios en Don Bosco y La Salle. Se tituló de bachiller en filosofía y letras en 1964 y se graduó de en derecho “Cum Laude” en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Después de jugar en todas las categorías a nivel colegial a partir de 1962 y en varios clubes capitalinos y de Puerto Rico, Comarazamy hizo la selección que participó en los Décimos Juegos Deportivos, Centroamericanos y del Caribe de 1966, celebrados en San Juan, Puerto Rico.

Fue líder anotador en 1964 jugando con el Club Wichita, en un torneo de categoría C y dos años después ayudó a que esta organización ganara el título, con él como capitán del equipo.

En 1968 también fue campeón en un torneo Clase A jugando para el Club San Lázaro y ya para 1972 formaba parte de un legendario club Deportivo Naco, al que le dio gloria y del que también recibió honores como deportista, tres años después de haber sido jugador-fundador de baloncesto naqueño.

Fue en Naco donde comenzó su carrera de propulsor deportivo, organizando para esa entidad, en 1971, el primer torneo de mini basket celebrado por un club en el país.

En 1969 fue secretario de la Asociación de Baloncesto del Distrito Nacional, en 1970 delegado técnico de República dominicana en los XI Juegos Centroamericanos y del caribe de Ciudad Panamá y en 1974 fungió como director de relaciones públicas de la Federación Dominicana de Baloncesto.

Fue miembro fundador de Pro-Deporte Aficionado, en 1980, director de relaciones públicas de los Tigres del Licey (1979) y presidente de la Asociación de Cronistas Deportivos de Santo Domingo, en 1998.

Sin embargo, ha sido dentro de la crónica deportiva donde Roosevelt parece haber experimentado sus mayores satisfacciones.

Abrazó la carrera de narrador y comentarista de radio y televisión en 1971 trabajando para la Cadena de Los Grandes MLB, consecuentemente con la de redactor y traductor. Previamente, en 1969 fue corresponsal de France Press (Agencia de Prensa Francesa), redactor del Listín Diario (1970), Editor Deportivo de la  Revista Ahora/ Redactor El Nacional de Ahora (desde 1971 hasta la fecha) y Corresponsal de The Sporting News (1972). También, de Baseball América (1990).

Desde entonces, Comarazamy ha sido protagonista de los más trascendentales eventos deportivos que se han celebrado en suelo quisqueyano y fuera de las fronteras dominicanas.

Tiene una experiencia de 48 años en los medios de comunicación transmitiendo  juegos de Grandes Ligas para Los Grandes, Sports Center de MLB, Mundo Deportivo Marlboro, Grandes Ligas en Acción, Astroboys de Toshiba, TV Deportes, Deportes en La Cumbre MLB  y en las cadenas de transmisión de los Leones del Escogido, Caimanes del Sur, Azucareros del Este y Tigres del Licey, donde labora actualmente.

Asimismo, fue jefe de prensa de los Titanes del Distrito Nacional, en la Liga Nacional de Baloncesto.

Las transmisiones del Mundo Deportivo Marlboro abarcaron entre otros Campeonatos Mundiales de Fórmula 1 e Indy Car, Torneos de Tennis: Wimbledon, Francia, Australia y Estados Unidos, Torneos de Golf, como los Masters, USA Open, British Open y Campeonato PGA; y en el Kentucky Derby, Preakness y Belmont, la llamada Triple Corona del hipismo de los Estados Unidos, el más relevante evento hípico del mundo.

Ha sido anfitrión en las transmisiones de televisión de los Juegos Olímpicos en Los Ángeles 1984 (Estados Unidos), Seúl 1988 (Corea del Sur), Barcelona 1992 (España),Atlanta 1996 (Estados Unidos), Sydney 2000 (Australia), Atenas 2004 (Grecia) y Beijing 2008 (China).

Desde hace casi dos décadas es el principal oficial de prensa en América de la Federación Internacional de Voleibol (FIVB), la tercera institución deportiva más poderosa a nivel mundial, después del Comité Olímpico Internacional y la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA).

Como parte de su trabajo de prensa dentro de la FIVB, Roosevelt Comarazamy ha sido delegado-supervisor en las Olimpíadas de Londres 2012 (Inglaterra), Río de Janeiro 2016 (Brasil), en los Campeonatos Mundial Femenino 2006 en Osaka y Tokio 2010  (Japón), Mundial Masculino 2010 en Roma (Italia) y 2014 en Wroclaw, Polonia, las Copas del Mundo Femenino 2003, 2007 y 2011 (todas en Japón), Campeonato Mundial de Clubes de Mujeres 2012 en Doha (Qatar).

De igual modo, los Campeonatos Mundial de Clubes Hombres 2012 (Doha), 2013 en  Betim (Brasil) y 2014 de Belo Horizonte, Brasil. También, ha sido jefe de prensa en los Campeonatos Mundiales Sub-18 de Mujeres en 2007 y 2015, en Hombres Sub-19 en los años 2007, 2009, 2011 y 2013, en Femenino Sub-20 del 2005, 2009 y 2015, Hombres Sub-21 del 2011 y Mujeres Sub-23 del 2013; además de los Gran Premio Mundial de Voleibol Femenino desde el 2004 hasta el 2013.

De igual modo, delegado supervisor de la Norceca en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo 2003 (República Dominicana), Guadalajara 2001 (México) y Toronto 2005 (Canadá), en los Centroamericanos y del Caribe de Mayagüez 2010 (Puerto Rico) y Veracruz 2014 (México), entre otros grandes eventos celebrados dentro y fuera del territorio dominicano, como en México, Argentina. Puerto Rico, Estados Unidos, Costa Rica, Colombia, España, Guatemala y Cuba.

En dos ocasiones fue galardonado como Cronista del Año de la ACD, recibió el Premio a la Excelencia Periodística y el Premio Juan Bosch.

 

Anuncios