Esclava sexual de Jeffrey Epstein trató de “nadar con tiburones” para escapar de su cautiverio

Por El Nuevo Diario lunes 16 de septiembre, 2019

EL NUEVO DIARIO, INTERNACIONAL.- Una mujer ha revelado que fue violada en múltiples ocasiones por el fallecido empresario Jeffrey Epstein razón por la cual en una ocasión trató de nadar de forma desesperadas a través de aguas repletas de tiburones para escapar de sus garras, según información colgada en el diario The New York Post.

La mujer identificada como Sarah Ransome dijo que estaba totalmente decidida a escapar nadando en aguas del mar Caribe las cuales estaban repletas de tiburones, las cuales cubrían la isla privada del multimillonario conocida como Little St. James apodada “Isla de los pedófilos”, según indica el nuevo informe.

Ransome indicó además que: “Fui violada tres veces ese día”, contó la agredida al diario Telegraph.

“Un tiburón habría sido mi mejor amigo en ese momento. Ni siquiera lo pensé, fue solo, alejarme”, agregó la mujer.

Ransome recordó haber saltado en un quad para huir y planeó intentar nadar varias millas hasta la vecina St. Thomas.

Pero fue vista por cámaras de vigilancia que se alineaban en la isla de Epstein y fue detenida rápidamente por un equipo de su personal, le dijo al periódico británico.

Ransome se convirtió en una de las principales acusadoras que ayudaron a exponer la depravación de Epstein antes de que el hombre de 66 años se suicidara el mes pasado en un encierro de Manhattan mientras enfrentaba nuevos cargos de tráfico sexual.

La mujer nacida en Sudáfrica demandó al pedófilo, junto con su supuesta señora Ghislaine Maxwell, quien negó las acusaciones, y finalmente llegó a un acuerdo con Epstein en 2018 por sus acusaciones de que la mantuvo como esclava sexual.

Ella le dijo al Telegraph que era “joven e ingenua” cuando se mudó a Nueva York en septiembre de 2006 a los 22 años.

“No tenía idea del nido de avispas en el que había entrado”, recordó, diciendo que estaba “rota” y un “libro abierto” cuando otra mujer se acercó a ella en un club nocturno de Manhattan y habló sobre “este tipo increíble” que “me ayudó a alcanzar mis sueños”.

“Era tan encantador, carismático”, dijo sobre la primera reunión de Epstein, con la mujer que los presentó por primera vez y luego la llamó para pedirle que hiciera las maletas para un viaje a su isla caribeña.

Pero Ransome rápidamente vio el lado pervertido de Epstein en su jet privado “Lolita Express”, dijo.

“Comenzaron a tener sexo duro en la cama, una de las chicas y Jeffrey”, recordó.

“No había privacidad. Lo hicieron delante de todos.

“Y desde el momento en que llegué a la isla, fue cuando comenzó el abuso”.

Ella dijo que los ataques generalmente comenzaban con su invocación para darle a Epstein un “masaje”.

“Hubo algunos días en que fui violada tres veces al día. Y luego violaría a otras, dijo, y agregó que tenía que estar disponible para Epstein y sus amigos, a quienes “nos prestó”.

“En seis meses nunca lo vi hacer un día de trabajo. Nunca lo vi trabajar. Literalmente abusó sexualmente de nosotras todo el día”, insistió.

Ella afirmó que vio a Maxwell por primera vez en la isla, insistiendo en que Maxwell y Epstein eran más como amigos o hermanos que como una pareja.

“Ghislaine era la socialité. Ella hizo que Jeffrey se viera bien”, dijo.

De vuelta en Nueva York, vivía en un edificio de apartamentos del Upper East Side propiedad de Epstein, donde no pudo hacerse amiga de ninguna de sus otras chicas. Ella dijo que el depredador controlaba todos los aspectos de su vida, obligándola a perder peso y ver a un psiquiatra de su elección.

“Jeffrey tenía toda una red de personas que nos controlaban, trabajando para él, se dieran cuenta o no”, aseguró.

Ransome dijo que finalmente escapó a principios de 2007 cuando Epstein la envió a Sudáfrica para buscar una joven asistente personal. Ella dejó Nueva York para siempre en lugar de someter a otra mujer al mismo abuso.

Ella dijo que estaba encantada de ver finalmente a Epstein arrestado en julio.

“El día que arrestaron a Epstein fue sin dudas el mejor día de mi vida, sin dudas”, dijo al Telegraph.

“Jeffrey es una persona en toda una telaraña”, le dijo al periódico. “Conocí a muchos rusos, europeos del este. ¿Qué hay de su vida en París?

“¿Crees que no hay niños de 15 años en París que hayan sido abusados? Paris era una tienda de dulces para él. Creo que lo seguirán. Y llevar a otros ante la justicia.

 

Anuncios