Escándalos de racismo policial en Holanda tensan el ambiente preelectoral

Por El Nuevo Diario viernes 27 de enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, HOLANDA.- Los escándalos por supuestas actuaciones racistas de la Policía se multiplican a pocas semanas de las elecciones en Holanda, a pesar de la puesta en marcha de una aplicación móvil para investigar las denuncias de detenciones por "perfiles étnicos".

"Cuando cometemos errores nos responsabilizamos de ellos, pero si nos acusan con falsedades, reaccionamos. No lo vamos a aceptar", dijo hoy Paul Musscher, jefe de la Policía de La Haya.

Musscher se refería al último escándalo que les relaciona con la supuesta detención racista y uso de la violencia contra una abogada negra estadounidense, que estaba en periodo de prácticas en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), en La Haya.

La letrada denunció su caso en las redes sociales, afirmando que acabó "magullada y herida en el hospital" después de que la policía la arrestara "con violencia" por saltarse las normas de tráfico y negarse a mostrar su identificación.

La policía negó las acusaciones y presentó una queja oficial ante la CIJ, quien por su parte presentó hoy una disculpa a los agentes por "falsas acusaciones" de racismo.

Este suceso, aunque falso, no hizo más que añadir leña al fuego a una situación delicada en un país tradicionalmente conocido por su tolerancia a los extranjeros.

La Policía Nacional ha tenido que poner en marcha una aplicación móvil, ControleAltDelete, para facilitar las denuncias por actuaciones racistas de sus agentes, o lo que se califican de persecución de "perfiles étnicos".

Un portavoz de la policía informó hoy a Efe de que esta aplicación está teniendo "gran respuesta" entre los ciudadanos, pero no supo especificar el número de denuncias recibidas en este mes de funcionamiento.

"Hay víctimas reales de perfiles étnicos pero también personas que acusan injustamente a la policía. Con esta aplicación, vamos a poder tener una visión más amplia de la situación, investigar mejor estas cuestiones, y hacer un seguimiento", afirmó el responsable de Diversidad en la Policía, Peter Slot.

Y es que la última controversia tuvo lugar hace tan solo dos días en Ámsterdam, tras la detención de un niño negro de 12 años por negarse a mostrar su identificación y por dar un nombre falso a las autoridades.

Los agentes se lo llevaron esposado, mientras los transeúntes protestaban y grababan el incidente con sus teléfonos móviles.

Los vídeos del niño circularon por las redes sociales y provocaron una gran indignación que llenó de manifestantes la plaza de Bijlmerplein, en la capital holandesa.

Entre los asistentes estuvo la política negra Sylvana Simons, candidata en los comicios del próximo marzo, y víctima de amenazas de muerte xenófobas que obligaron al Estado a ponerle guardaespaldas.

"No podemos experimentar estas situaciones cada semana. Hay un problema estructural dentro del cumplimiento de la ley en los Países Bajos. Un chico de 12 años siendo humillado de esta manera debe tener profundas consecuencias", dijo Simons ante los manifestantes.

El pasado diciembre un solicitante de asilo, de 35 años, falleció después de ser arrestado por la policía en Maastricht.

El incidente se sigue investigando, pero los testigos aseguraron que los agentes utilizaron espray pimienta para inmovilizar al hombre, que padecía una enfermedad mental, y eso fue lo que llevó a su muerte por asfixia.

Por su parte, la Policía reconoció en varias ocasiones que muchas veces se deja llevar por la apariencia de un ciudadano y sospecha de "perfiles étnicos".

A mediados del pasado año, tuvieron que reconocer "haber tenido una visión sesgada" y pidieron disculpas por la retención del rapero holandés Typhoon basándose en su color de piel y el coche de lujo que conducía, según él mismo publicó.

Además, en una nota, la Policía exigió "neutralidad" a sus agentes y reprendió a los policías involucrados en el suceso, quienes, por su parte, reconocieron de inmediato el error.

"Esto no es un incidente aislado y para iniciar un cambio deben admitir que el racismo y la discriminación siguen formando parte de nuestra cultura", afirmó Typhoon en las redes sociales.

En tiempos electorales, estos escándalos se suman a la incertidumbre que genera el liderazgo en las encuestas de intención de voto del político xenófobo Geert Wilders de cara a los comicios del próximo 15 de marzo.

Mientras, su rival directo, el actual primer ministro, Mark Rutte, pidió el pasado lunes en una carta abierta que todos aquellos que "no estén de acuerdo con las normas holandesas" abandonen Holanda.