Escándalo pone en evidencia a gobiernos del PLD

Por José Flández viernes 10 de febrero, 2017

En los países donde realmente existe un sólido estado de derecho, la sociedad generalmente es gratamente sorprendida cuando los organismos encargados de velar por el resguardo de los bienes del estado, detienen a un funcionario sospechoso, que ya ha sido subrepticia y exhaustivamente investigado con relación a actos dolosos por los organismos investigativos que siempre están vigilantes.

En ese contexto, el detenido es sometido a la justicia donde será juzgado sin que haya la posibilidad de componendas que al funcionario corrupto pueda salvarlo de pagar con creces su osadía de adueñarse de lo que le corresponde a todos los ciudadanos que rigurosamente pagan sus impuestos.

Algo diferente ocurre en países donde existe escasa garantía de que ese funcionario estafador que comete el mismo delito, si no es por un milagro, una eventualidad, una excepción, ese individuo difícilmente será castigado por las leyes como se merece, porque sencillamente estas no se aplican por falta de voluntad de los que dirigen el Estado, lo que comprueba su complicidad.

Esto viene a colación por el sonado caso de corrupción desatado en Brasil en la petrolera estatal Petrobras, donde se descubrió la mas grande trama delincuencial en la historia de ese país, dirigida por mafiosos enquistados en la política, la empresa privada y en las instituciones del Estado. Donde el tesorero del partido de gobierno, el Partido de los Trabajadores (PT), fue encarcelado al ser encontrado culpable de ser uno de los principales actores de esos delitos de corrupción.

En la inmensa red corrupta participaba activamente la multinacional brasileña de la construcción ODEBRECHT, la que repartió mucho dinero a través de cuantiosos sobornos con los que obtuvo contratos multimillonarios, exportando el esquema criminal a varios países, principalmente Latino Americanos.

Entre esos países beneficiados por el festín multimillonario, está la República Dominica, país que fue nombrado como receptor de 92 millones, en un interrogatorio que practicaron en Estados Unidos a ejecutivos de Odebrecht, los que fueron pagados al empresario agrícola Angel Rondón, quien alegó que esto fue para compensarlo por su representación de la compañía brasileña en el país.

Sin embargo el empresario ha acudido ya en varias ocasiones ante el despacho del procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, sin que hasta ahora haya sido detenido.

Rondón niega rotundamente que él haya sobornado a alguien para obtener contratos del Estado y dice que tiene las pruebas para respaldar su alegación de inocencia.

Además de él han sido investigadas varias personas, entre ellas, los ex directores del Instituto Nacional de Aguas Potable, Mariano Germán y Adalberto Holguin quienes también han negado haber firmado algún contrato con la empresa multinacional brasileña.

Al parecer estas personas que han cometido delitos contra el Estado dominicano son muy suertudos pues hasta el momento no se ha producido la primera detención. Es como si no hubiera mucho interés en actuar drásticamente contra esta vieja practica delictual en contra del Erario.

Lo positivo que se ha producido relacionado con el soborno, es el pago de 30 millones de los 184 que deberá pagar la empresa en cuestión por la multa que va a tener que desembolsar para resarcir la falta cometida, luego del acuerdo al que llego la empresa con el gobierno dominicano, de pagar por partes dicha cantidad hasta su pago total que se producirá en un plazo de 8 años, o sea en 2025.

La cantidad de 184 millones representa el doble del soborno entregado, sustentado en la ley 448-06 sobre soborno en el comercio y la inversión que obliga que así sea.

Ojalá que este caso, que aunque no se produjo por iniciativa del gobierno dominicano y sabemos que se está actuando es por obligación, porque sería el colmo que no se haga justicia, se convierta en el primer eslabón que de comienzo a un accionar permanente, y comencemos los dominicanos a crear una cultura anticorrupción que vaya paso a paso consolidándose hasta convertirse en un poderoso ente institucional a favor del desarrollo cualitativo de nuestra querida nación.

Este escándalo de corrupción internacional es una contundente evidencia de que estos gobiernos del PLD, han estado ligados a esquemas conspirativos de corrupción relacionados posiblemente con todos los contratos firmados con esa y otras corporaciones nacionales y multinacionales.

 

Apple Store Google Play
Continuar