Esa marcha era verde y se la comieron los burros

Por Humberto Salazar miércoles 1 de noviembre, 2017

El pasado domingo los que hablan, pontifican y persisten en usar la corrupción como tema de campaña electoral temprana, convocaron a una actividad nacional, dizque para protestar en contra de la impunidad y les salió un micromitin de los de antes, que fácilmente pudo haber pasado desapercibido.

Tan seguros estaban de que su actividad iba a ser un éxito rotundo, que les dio tiempo de coordinar con sus militantes del periódico Hoy, para que el tema de la corrupción sustituyera a la habitual medición de posicionamiento de los políticos, en su publicación de la encuesta Gallup.

Asi mismo fue, a lo largo y ancho de la primera plana de ese medio de comunicación, lo que se publican son datos sobre la corrupción, que según los que editan este periódico campea por sus fueros en el país, solo que no pudieron acompañar los datos con las ¨enormes multitudes¨ que suponían iban a movilizar los verdes y sus aliados en el mundo político.

Se sabe, porque en este país solo no se conoce lo que no se hace, que hubo reuniones de coordinación con partidos como el Revolucionario Moderno y una facción de los reformistas, para movilizar gente hacia los frentes de la OMSA, solo que con tan poca ¨grasa¨ es muy difícil transportar a los ¨tigueres¨ de los barrios para que acompañen a los que soñaron ser nuevos líderes del país.

Hubo algunos que se creyeron el cuento de que las movilizaciones que realizaron hace unos meses iban a provocar la desestabilización institucional de la República Dominicana, y hasta se vieron entrando al Palacio Nacional por la puerta de atras en medio del caos y el desorden que se plantearon construir desde el movimiento llamado ¨marcha verde¨.

Es posible que otros muchos dominicanos, preocupados seriamente por el grado de impunidad con que se pasean muchos funcionarios públicos y privados, los que hacen alarde de sus bienes mal habidos a través de negocios turbios y actividades vinculadas al crimen organizado, hayan decidido acompañar a los ¨verdes¨ para expresar su insatisfacción ante la inacción de la justicia.

Solo que como muchas cosas en nuestro país, los que fueron de buena fe e imbuidos de las mejores intenciones a pedir en las calles que se apliquen las leyes a los que delinquen, sin importar bandería política o estatus social, fueron usados por un grupo políticos enganchados a moralistas de ocasión para expresar su frustración por todas sus perdidas electorales.

Planteamos en su momento, que el llamado movimiento ¨marcha verde¨ solo tenía uno de dos caminos que transitar, el primero era convertirse en un partido político y presentar candidaturas para las elecciones del 2020, única vía constitucional en la República Dominicana por la que se puede acceder al poder, y desde ahí aplicar su programa anticorrupción, acompañado por supuesto de las soluciones que proponen para resolver los problemas nacionales.

El otro camino era el de la insurrección, la violencia en las calles, la protesta continua, la revolución en pleno año 2017, en fin, algo tan imposible de lograr que terminaría en un estruendoso fracaso ya que no existen en este país, y probablemente solo a un orate se le puede ocurrir, las condiciones para proclamar otra república socialista en el mar que habitaban los Caribes a la llegada de los españoles a estas costas.

Si no transitaron ni una ruta ni la otra sino todo lo contrario, a los ¨marchas verdes¨ se les terminó el libreto, la inventiva y sobretodo los fondos provistos por nacionales y extranjeros, para seguir marchando por un camino que se les hace cada vez mas largo y tedioso, pero que sobretodo no tiene un horizonte definido.

Porque la realidad es que cada escándalo de corrupción en el gobierno de Danilo Medina, ha sido respondido con la cancelación de los funcionarios involucrados y su traducción a la justicia, con lo que el tema de la lucha contra la impunidad debería dirigirse hacia el poder judicial y no exactamente al poder ejecutivo.

La misma convocatoria hacia los frentes de la OMSA no tenía ningún sentido, desde que se supo las circunstancias en que murió la persona presuntamente secuestrada y los presuntos autores del hecho, el Presidente Medina procedió a sustituir al director del organismo oficial y los fiscales actuaron llevando la petición de medidas coerción que implican detención en la cárcel para los implicados, lugar donde se encuentran actualmente.

El domingo hasta brillaron por su ausencia las fotos alegres que se tomaban los agitadores de algunos medios de comunicación vinculados a sectores opositores, dándose un baño de lo que ellos llaman ¨pueblo¨, porque definitivamente fracasó el intento de movilización hacia un solo punto y es muy difícil usar ese titulo rimbombante para describir a 200 o 300 personas que se apersonaron al lugar haciendo caso a su llamado.

Imagínense que la noticia mas difundida sobre la ¨marcha verde¨ de este fin de semana, fue la presencia de la señora Pilar De la Cruz, quien se encaramó en la tarima que colocaron los que protestaban frente a la OMSA, para decir ¨en nombre de Dios¨ que el Presidente Medina esta trabajando muy bien y para todos los dominicanos, una mujer del pueblo que dijo lo que piensa y solo faltó que los ¨demócratas¨ allí presentes le dieran una pela de ¨falda alza¨.

Cuantos sueños de poder y delirios de grandeza tirados al piso y cuantas camisas y poloshirts verdes que no sirven para nada, es que ya se les terminó el jueguito de intranquilizar a este país e intentar hacer sucumbir a las instituciones en base a marchas y contramarchas sin querer participar de la regla de oro de la democracia que es demostrar que se tiene mayoría.

Si se lo hubieran imaginado pintan todo de otro color y se olvidan de ese verde, porque parece que entre tantos rumiantes frustrados el color verde se confundió con la hierba y esas marchas que eran verdes se la comieron los burros.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar