¿Es pertinente cambiar el nombre a Santo Domingo Este?

Por Juan López lunes 1 de febrero, 2021

En algunos medios de comunicación de la pasada semana se publicó que “el Alcalde  de  Santo Domingo Este (SDE) ha retomado el proyecto que busca cambiar el nombre al municipio que dirige, por uno que signifique algo trascendente. Sugiere que sea La Trinitaria, debido a la importancia histórica de esa organización para el país.”

En esos mismos medios de comunicación se reseña la oposición de varios pobladores de SDE a dicho cambio con estas palabras:

“Los habitantes de SDE consideraron que no es necesario ni prioritario cambiar el nombre del municipio cuando hay otros problemas por resolver.”

“Residentes de la urbanización Italia no están de acuerdo con la propuesta de modificación porque ya todo el mundo conoce la zona como SDE y no cree que sea relevante sustituirlo.”

“El municipio está bien con el nombre que tiene, ya todo el mundo lo conoce así para qué cambiarlo.”

“Del mismo modo, otros residentes de la zona expresaron que la gente seguirá diciendo SDE, aunque lo modifiquen porque así es como todo el mundo lo conoce.”

“Los moradores criticaron que desde el ayuntamiento estén pendientes de cambiar el nombre del municipio y no en recoger la basura y limpiar las calles.”

Ante esta situación, el Alcalde pretendiendo cambiar el nombre de SDE sin escuchar la opinión de sus habitantes que empiezan, espontáneamente, a manifestar resistencia a tales propósitos, surge esta pregunta:    ¿Es pertinente cambiar el nombre a SDE?

En ese sentido, es oportuno informar que, en diciembre del 2013, el fallecido e inolvidable alcalde Juan de los Santos (Juancito), luego de escuchar algunas sugerencias, inclusive  de  dos historiadores, constituyó una comisión de funcionarios para que realizaran investigaciones y presentaran propuestas sobre la pertinencia o no de cambiar el nombre al municipio SDE.

En enero del 2014, la comisión (que coordinamos en calidad de Secretario General del Ayuntamiento de SDE) rindió un informe bien documentado que, además de precisar el correspondiente diagnóstico, objetivos y procedimientos sociológicos, jurídicos y trámites administrativos, recomendaba implementar las siguientes acciones:

  1. a) Consultar la opinión de los pobladores a través de una encuesta realizada por una empresa de alta calificación.
  2. b) Consensuar con los diferentes bloques de Regidores y obtener la aprobación del Concejo de Regidores  a través de una resolución.
  3. c) Gestionar el apoyo técnico y logístico de la JCE  para realizar un plebiscito entre los pobladores del municipio a fin de legitimar el cambio del nombre de SDE.
  4. d) Solicitar al Congreso Nacional, vía  Poder Ejecutivo, la aprobación del cambio del nombre de SDE.
  5. e) Implementar una amplia campaña en el municipio para garantizar que la población asumiera el cambio de nombre del municipio SDE.

Los resultados de la encuesta fueron totalmente adversos, porque la gran mayoría de los habitantes (91 %)  se opuso al cambio del nombre de SDE. Ante 5 propuestas de nombres, el 64 % de los munícipes ratificó el nombre de SDE, mientras que el 86 % consideró que no era necesario ni pertinente cambiar el nombre al municipio.

Ante esos contundentes resultados, el Alcalde Juancito, en una reunión con líderes políticos y autoridades del municipio, manifestó: “Voz del pueblo, voz de Dios”.  Ahí  mismo se desestimó el propósito de cambiar el nombre del municipio SDE y ese expediente  “recibió un archivo definitivo”.

Por todo lo anterior hacemos estas preguntas: 1. El actual Alcalde realizó consultas para obtener  la opinión de la población sobre “su interés” de cambiar el nombre a SDE?

2.- ¿Existe una resolución del Concejo de Regidores autorizando los trámites ante el Congreso Nacional para cambiar el nombre a SDE?

3.- Ante la gran crisis sanitaria, generada por la pandemia de la COVID-19, la crisis económica, la parálisis de la mayoría de las actividades sociales, culturales y deportivas, así como las deficiencias del ayuntamiento para solucionar los múltiples problemas del municipio, destacándose la súper acumulación de basuras en calles, avenidas y espacios públicos,   ¿Es pertinente dedicar esfuerzos y recursos para cambiar el nombre a SDE?

La clase media, en específico el sector con ínfulas intelectuales y artísticas,  con frecuencia hace erráticas y subjetivas proyecciones confundiendo sus deseos personales con las necesidades, aspiraciones  e intereses de la población. En ese arrogante y  contrasentido político se inscribe la atrevida e inconsulta acción del Alcalde de SDE.

Por Juan López

Comenta