Es oportuno y necesario un reajuste salarial

Por Juan López lunes 6 de marzo, 2017

En la primera cuartilla que escribimos este año (el 7-1-17) con el título “Nuestras expectativas para RD en este 2017”, expresamos que era necesario “…aumentar los diferentes salarios mínimos del sector privado y en la administración pública e inducir un mayor derrame de los beneficios del crecimiento constante del PIB hacia los sectores sociales más carenciados de nuestra sociedad”.

Ahora, a propósito de los merecidos aumentos de sueldos que dispuso el Poder Ejecutivo para los miembros de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional y con los posibles resultados de la programada reunión del Consejo Nacional de Salario, el próximo 14 de marzo, consideramos que es oportuno realizar un reajuste salarial, el cual debe empezar con aumentar los salarios mínimos para los empleados públicos y del sector privado.

Ya se dispuso hacer incrementos a los sueldos de los empleados del sector salud, a los profesores del sector público a nivel preuniversitario y universitario.

Existe un importante consenso entre funcionarios y técnicos del Banco Central, Ministerios de Trabajo y de Hacienda, de importantes organismos internacionales del área económica, líderes de la Confederación Patronal Dominicana y de las organizaciones sindicales en el sentido de que es impostergable realizar acciones para que a la población lleguen los beneficios del crecimiento del PIB que, en la RD, desde el 2004 ha mantenido un crecimiento por encima del 5%.

Implementar un adecuado y oportuno derrame del incuestionable crecimiento económico hacia la población tendría cuatro importantes y saludables consecuencias: a) Contribuye a superar la inequidad social, a reducir la pobreza y a consolidar la clase media. b) Consolida la gobernabilidad democrática y la sostenibilidad del Estado Social y Democrático de Derecho que impera en nuestro país. c) Inyectaría mayor dinamismo a la economía por vía de una ampliación del consumo. Y c) Genera bienestar y justicia social, imprescindibles para mantener la paz y mejorar la seguridad ciudadana.

Los últimos reajustes salariales en la RD se hicieron en junio del 2015, con un 14% para los salarios mínimos de los empleados del sector privado, mientras que los empleados de la administración pública recibieron, hace 9 años, el incremento de 15%, en julio del 2008, durante el gobierno del Presidente Leonel Fernández.

Es necesario recordar que los empleados de los 158 ayuntamientos y de los 232 distritos municipales del país no fueron beneficiados del aumento del 15% que se hizo en el 2008, razón por la cual los “salarios cebollas” de este sector de la administración pública todavía oscila entre los 3 mil y 5,117.00 pesos mensuales.

Mientras tanto, en el transcurso de ese tiempo, El Banco Central informa que el costo de la canasta familiar sigue aumentando. Su valor promedio es superior a los 29 mil pesos al mes y la correspondiente al primer quintil, es decir, los precios de los productos de la canasta familiar de los sectores sociales más necesitados es superior a los 19 mil pesos mensuales.

Por todo lo anterior, consideramos que es justo, necesario, oportuno y, políticamente, conveniente, hacer un reajuste salarial que empiece con positivos resultados de la reunión tripartita en el Consejo Nacional de Salario, el próximo 14 de marzo, y con reajustes escalonados a los sueldos de los empleados públicos que faltan, empezando con el deprimido salario mínimo, incluyendo también a los empleados de los ayuntamientos y distritos municipales.

Si así se hiciere, el Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte, nos felicitará a través de estos sabios y positivos consejos:

“La Nación está obligada a conservar y proteger por medio de leyes sabias y justas la libertad personal, civil e individual así como la propiedad y demás derechos legítimos de todos los individuos que la componen.”

“Sed justos, lo primero, si queréis ser felices. Es ese el primer deber del hombre”.

 

 

Comenta