Error estratégico-político-electoral PLD

Por Francisco S. Cruz

El PLD está cometiendo un grave error estratégico -político-electoral- de configurarse, a dos años y tanto de las elecciones 2024, lo que se proyecta y que el expresidente Leonel Fernández, con carabina vacía -reciclaje y libreto oposicionista- pretende evitar: polarización -de nuevo- política-electoral PRM-PLD.

Obvia (¿?) el PLD que, 2020, con poquito tiempo, el expresidente jugó a esa quimera a sabiendas de que su candidato era el actual presidente. Pero, de cara a la coyuntura de 2024, Leonel Fernández, y el PLD lo descuida -sabiendo que es un aliado táctico-estratégico del PRM-, apuesta a dos variables: a) drenar con virulencia al PLD -su único nicho de crecimiento (y aquí la jerarquía del PLD ni se entera, o peor lo subestima)-; y b) rezar, sin que el PRM se entere, que, aunque aliado, apuesta a que festival de préstamos, alzas de precios, descrédito político, improvisación y percepción pública -#Nosabengobernar- se haga un grito nacional al ritmo: !E pa’ fuera que van!

Por supuesto, deconstruir una tendencia o fortaleza política-electoral no se decreta; pero sí se puede trabajar e intentar y, en consecuencia, de no conseguir su objetivo -posicionarse e inclinar la balanza-, al menos contribuir, de nuevo, a que el contrario -el PLD- no vuelva al poder.

Porque hay quien no entienda, en el PLD y fuera, que, en el fondo y la superficie, el objetivo o ley leitmotiv del expresidente, por una serie de limitaciones, tasa de rechazo, aliado subrepticio del actual gobierno -y hasta de ego-político-, es que su otrora partido jamás sea opción de poder y tras esa consecución “histórica” trabaja día y noche aunque en el PLD haya uno que otro de su jerarquía soñando con una improbable alianza FP-PLD (porque Leonel, en caso hipotético, no cedería la candidatura presidencial o lo que es lo mismo: su ego-fijación).

Para saber esa verdad solo hay que ir a las redes sociales y medir el porcentaje de mensajes diarios de campaña sucia que los seguidores del expresidente, sobre todo, su ala ultraderecha-trujillista, despachan contra el PLD y su presidente para saber los fines últimos del libreto oposicionista y por qué promueven a un precandidato con tanto ahínco y afán cuando supuestamente su candidato es Leonel Fernández. Algo extraño, ¿no?

Solo un iluso; o quizás un equivocado como yo, no puede ver esa yuxtaposición o eclipse que el PLD se niega a mirar y enfrentar: el binomio PRM-FP-. O tal vez, quién sabe, Leonel podría ser, de cara al 2024, un aliado del PLD (¡soñar es gratis!).

Sin embargo, ese sueño es ruleta rusa o más bien lo que es, en mi creencia: ¡sueño pendejo…!

Por  Francisco S. Cruz

Comenta