¿Eres libre? A Todos Nos Pasa…

Por Lourdes Ceballos jueves 13 de agosto, 2020

Estimados lectores, en los últimos meses he notado activa la discusión sobre la libertad; la libertad de expresión, la libertad sexual y hasta la libertad de no querer utilizar la mascarilla para protegernos y proteger a los demás del contagio al Covid-19.

Mi curiosidad sobre el concepto de libertad se intensificó al leer el Índice Mundial de Libertad Moral, publicado por la Fundación para el Avance de la Libertad. En este estudio realizado a 160 países, Holanda es el más libre y Afganistán el menos libre. El concepto de libertad moral, para este estudio es: “Decisiones que pueden tomar las personas que no perjudiquen a terceros y que puedan tomarse sin temor a represalias del estado”. Estas decisiones están divididas en 5 categorías como son: uso de drogas, libertad religiosa, aborto y eutanasia, expresión de la sexualidad y la igualdad de género.

Para mi sorpresa, mi país, República Dominicana, ocupa el último lugar de los países latinoamericanos incluidos en el estudio, ocupamos el lugar 116 de 160, solo para tener una referencia, Haití ocupa el lugar 110 del estudio, significa que, de acuerdo a este estudio, en República Dominicana hay pocas posibilidades de tomar una decisión sobre tu persona sin que el estado o la iglesia tome represalias contra el que toma la decisión. ¿Será verdad?

Pues yo creo que sí, incluso hasta la población se pone en contra tuyo si no te sumas a las corrientes que se ponen de moda cada 15 días y que una suprime la otra, aunque los problemas sigan pasando a diario. Me refiero a que una semana sale una corriente en contra del aborto, la semana siguiente contra el racismo, la semana siguiente #todoscontraTrump o la igualdad de género, la semana siguiente #todossomosX; ah! y mi causa favorita, el pelo rizo.

Sé que todas las causas mencionadas arriba como las drogas, el aborto, el racismo y la desigualdad son problemas muy serios que sufre la sociedad a nivel mundial, pero, aunque les parezca frívolo, debo decir, que nunca me he sentido más acosada en la vida que cuando me rehusé a unirme a la ola de mujeres que se estaban dejando el pelo “natural” o “afro”. De un momento a otro las que seguimos utilizando el alisado fuimos tachadas como mujeres con una niñez frustrada y cobardes por no expresar nuestra “verdadera identidad”. No fui a ningún salón de belleza donde no me preguntaran con antorchas en mano: ¿Porque no dejas de usar el alisado? ¿Porque no te dejas tu pelo natural? Porque al parecer ese era un símbolo de libertad, pero… yo no me sentía presa.

Mi sobrina utiliza el pelo rizo y para mantener el rizo saludable o “bonito” debe utilizar cada día más de 5 productos, va a un salón de belleza especial para rizos que es más costoso que los regulares y no quisiera mencionar, pero debo, a las mujeres y hombres que se dejan su pelo natural, pero se lo alisan con keratina u otros químicos o se lo alisan a fuerza del calentón del secador de pelo, entonces, ¿eso no es una doble libertad?

La libertad es tan libre que su concepto es definido por cada persona de manera individual, no todas las mujeres abortan porque son irresponsables, no todos quieren utilizar la eutanasia son locos, no todos los negros sufrimos discriminación, no todos tenemos que ser cristianos y MI libertad es mi alisado y mi peluca. Sea libre y aplíquese usted mismo su moraleja.

¡Un abrazo!

Comenta