VIDEO: Seis meses de prisión preventiva familia Tremols Payero por estafa a DGII

Por Liliam Mateo lunes 20 de mayo, 2019

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- La Segunda Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación acogió este lunes la petición del Ministerio Publico de variar las medidas de coerción impuestas a los  integrantes de la familia Tremols, acusados de estafar por un monto de RD$4,127.5 millones a la Dirección General de Impuestos Internos (DGII).

El tribunal tardó ocho horas y media para dar su fallo y rechazar la petición de Miguel Valerio, defensa de la familia Tremols, quienes tenían arresto domiciliario y está noche

Serán conducidos a la cárcel de Najayo Mujeres y Hombres.

Los involucrados en el caso son Ramón Rafael Tremols Payero, Eddy Samuel Tremols Payero, Leonardo Antonio Tremols Payero, Hervys Rafael Tremols Payero, Daniel de Jesús Tremols Payero, Rafael Alberto Tremols Acosta, Eduardo de Jesús Tremols Cruz, Carmen Adela Tremols Cruz, Maritselly Cruz López, Néstor López Alcántara, Waskar Alberto González Payero, Amanda López Cuevas y Doris López Urbáez.

Según la acusación, estas personas físicas se valieron del uso de varias sociedades comerciales para realizar la supuesta maniobra fraudulenta, entre las que se encuentran: Suplidores Generales Dominicanos, S.R.L. (Supligerdom), Licores y Bebidas del País, S.R.L. (LIBEPA), Bodegas de Iberia, S.R.L., Dominican Hotel Register Company, S.R.L. (DOTERCO), Licores y Bebidas Dominicanas, S.R.L. (LIBEDOM), Constructora Aspen, S.R.L., Inmobiliaria E.J.T., S.R.L., Licores Royal, S.R.L., entre otras.

Antecedentes

Valiéndose de reportes de compras ficticias a empresas inactivas o sin estructura para realizar ventas millonarias, entre 2012 y 2017 el Grupo Tremols habría defraudado al Estado por un monto de RD$4,127.5 millones, que se elevan a RD$9,321.7 millones si se suman recargos e intereses, según la querella.

Es un caso de defraudación tributaria sin precedentes en el país que fue detectado por la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), que a través de sus mecanismos de control se percató de que algunas de las empresas del cártel Tremols Payero reportaban compras por valores multimillonarios a otras empresas que no tenían una estructura para realizar dichas ventas y que no guardaban relación con su actividad económica.

Las autoridades tributarias determinaron que eran compras ficticias que tenían como propósito deducir esos gastos de la renta neta imponible y de esta manera dejar de pagar los impuestos correspondientes, para lo cual utilizaban facturas con Números de Comprobantes Fiscales (NCF).

Algunos de los propietarios de las compañías que supuestamente vendían mercancías a las empresas del Grupo Tremols Payero, admitieron que no tenían relación con estas últimas, que no vendían los productos indicados en las facturas falsas que se producían, que no habían autorizado el uso de sus Números de Comprobantes Fiscales (NCF) para tales operaciones, e incluso que sus empresas estaban sin operaciones.

De acuerdo con el expediente, la estafa al Estado estaba de tal manera planificada que cuando la DGII descubría una de estas compañías en tales actividades, las  operaciones eran trasladadas de inmediato a otra de las empresas del Grupo, y así lo informaban a algunas de las empresas con las que sí realizaban operaciones legítimas, señalando que la nueva empresa “es parte de nuestro grupo empresarial y la estaremos utilizando para nuevas órdenes de compra”.

De esta manera se burlaba el pago de Impuestos Sobre la Renta y el ITBIS. Pero las maniobras fraudulentas también estaban dirigidas a dejar de pagar el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC), que debe ser pagado al momento de la fabricación (destilación) lícita y habilitada de alcohol.

Las empresas del Grupo que estaban habilitadas para destilar alcohol eran Bodegas de Iberia y Licores Royal, que luego entregaban el producto a sus propias compañías distribuidoras. Sin embargo, estas compañías distribuidoras, sin estar habilitadas para destilar, adquirían todos los insumos para la destilación y embotellamiento y en complicidad con otras empresas del Grupo se dedicaban a la destilación clandestina de alcohol, evadiendo el pago del ISC.

¿De qué se acusa a los Tremols?

Al Grupo Tremols Payero se acusa de uso de sociedades fantasmas y NCF no autorizados y por lo tanto falsos, para simular costos y gastos con la intención de disminuir ilegítimamente los impuestos a pagar (ITBIS e ISR).

Igualmente, de compra e importación de materias primas, con el fin de producir clandestinamente bebidas alcohólicas destiladas (ron, whisky, licores y vinos) para posterior venta y dejar de pagar el impuesto correspondiente (ISC).

También de presentación de reportes y declaraciones juradas (606, 607) sustentando compras ficticias, así como de obtención de bienes provenientes de actividades ilícitas, ocultamiento de bienes, posesión, administración y utilización de bienes procedentes de delitos precedentes de lavado de activos.

La defraudación tributaria está penada por los Artículos 236 a 239 del Código Tributario; la elaboración y comercio clandestino de productos gravados, por Artículos 240 y 241 del Código Tributario. Mientras, el perjurio y falsedad en las declaraciones juradas es penado por los Artículos 244 del Código Tributario y 361 del Código Penal; la falsedad y uso de documentos falsos, por los Artículos 147 y 148 del Código Penal; el lavado de activos por artículos 3 y 4 de la Ley 155-17 de lavado de activos; la estafa contra el Estado por Artículo 405 del Código Penal; y la asociación de malhechores por los Artículos 265 y 266 del Código Penal.

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar