Enviados del papa a Chile cumplen última jornada de reuniones con víctimas

Por EFE lunes 18 de junio, 2018

EL NUEVO DIARIO, SANTIAGO DE CHILE.- Los enviados especiales del papa Francisco a Chile llevaron hoy a cabo la última jornada de encuentros con víctimas de abusos sexuales cometidos por miembros del clero antes de finalizar este martes su estadía en el país y regresar a Roma.

El arzobispo maltés Charles Scicluna y el sacerdote español Jordi Bertomeu se reunieron este lunes en Santiago con algunos exseminaristas que durante las últimas semanas han denunciado abusos en la diócesis de Valparaíso.

Esa diócesis estaba liderada hasta hace unos días por el obispo Gonzalo Duarte, que dejó el cargo después de que el papa aceptara su renuncia el 11 de junio pasado, aunque el pontífice tomó la decisión por razones de edad y no por las acusaciones que pesan en su contra.

Sebastián del Río, uno de los exseminaristas que se reunió con los enviados del papa, dijo al salir del encuentro que va a llegar “hasta las últimas consecuencias” para que Duarte, al que las víctimas acusan de cometer conductas impropias y encubrir abusos sexuales de otros religiosos, reciba un castigo.

“Gonzalo Duarte, en lo personal, me ha hecho un grave y profundo daño”, dijo a los medios Del Río, quien sostuvo que el obispo emérito cometió “abuso de poder y de conciencia durante décadas” en la diócesis de Valparaíso.

Del Río explicó que los abogados de las víctimas, que también estuvieron presentes en la reunión con Scicluna y Bertomeu, analizarán la posibilidad de tomar acciones legales contra Duarte y otros sacerdotes porque hay delitos prescritos en la Justicia civil pero que siguen en pie en la ley canónica.

Los dos enviados del papa finalizaron este domingo una visita de cuatro días a la ciudad de Osorno, al sur del país, convertida en el epicentro de la crisis de la Iglesia chilena por la presencia, hasta la semana pasada, del obispo Juan Barros, acusado de encubrir los abusos cometidos por el influyente sacerdote Fernando Karadima.

Su estancia en Osorno culminó con una misa de reconciliación en la que Scicluna pidió perdón en nombre del sumo pontífice a los fieles “por haberles herido y ofendido profundamente” al defender a Barros.

Este martes, los emisarios del papa ofrecerán en el aeropuerto de Santiago una rueda de prensa antes de viajar a Roma en la que se espera que se dé a conocer el nombre de la persona que quedará a cargo de la oficina especial para recibir y tramitar denuncias por abusos sexuales en el clero chileno

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar