¡Enhorabuena presidente Abinader!

Por Enrique Aquino Acosta lunes 18 de enero, 2021

La Biblia recomienda que “si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios y si ministra, que lo haga conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén” (1 Pedro 4:11)

Por cierto y para la gloria de Dios, eso hizo el Presidente de la República, Luis Abinader al felicitar al Pastor Ezequiel Molina Rosario y a su hijo Ezequiel Molina, por el trabajo que vienen realizando a través del Ministerio “La batalla de la Fe”. Se apoyó en la Palabra de Dios.

El Presidente Abinader introdujo su mensaje ciatando el Salmo 127:1, el cual advierte:”si el Señor no edifica la casa, en vano trabajan los que la edifican. Si el Señor no guarda la ciudad, en vano vela la guardia”.

La autoría de ese Salmo se atribuye al Rey David, quien lo escribió en alusión al momento en que Nehemías, junto al pueblo judío, restauraba las murallas de Jerusalén. Sin embargo, sus enemigos trataron de impedirlo, situación que planteó la necesidad de organizar un poderoso ejército para vigilar y defender la cuidad (Nehemías 4: 6-9)

Sin lugar a dudas, enseña que debemos sacar tiempo para orar a Dios, antes y durante la ejecución de cualquier proyecto o actividad para que Dios nos brinde su sabia dirección y protección. También debemos tener presente, que la bendición de Dios enriquece nuestra vida y nos da éxito en lo que hacemos. Por tanto, haremos lo bueno, si contamos con la ayuda generosa de nuestro Dios (Proverbios 10:22; Juan 15:5)

En cuanto al significado bíblico del verbo “edificar”, se refiere a la excelencia y magnificencia con que Salomón debía construir el templo o casa de Dios, llegar a tener una familia numerosa como la que Dios prometió a Abraham o construir una casa en algún lugar para vivir.

A pesar de las características con que se debe construir la casa de Dios, es necesario aclarar, que Dios no habita en templos construidos por manos de hombres, sino, en el cuerpo de cada creyente en Jesucristo, por ser su propiedad (Hechos 17:24; 1 Corintios (6:19)

A parte de lo explicado hasta aquí, también quiero comentar otros fragmentos del mensaje de felicitación que envió el Presidente Luis Abinader al pueblo de Dios. ”Ustedes, sin lugar a dudas han logrado edificar, con la ayuda de Dios, una de las más emblemáticas actividades de masas de la República Dominicana: 57 años llevando un mensaje de valores, aun en los momentos más críticos de nuestra historia y de manera ininterrumpida. Es algo que merece todo nuestro reconocimiento”. Con esas palabras valoró el Presidente Luis Abinader el trabajo que viene realizando el ministerio”La batalla de la fe” y otros.

El Presidente afirmó que los valores que promueve el liderazgo evangélico “permiten construir el país que todos soñamos” y que él y su esposa, Raquel Arbaje, están convencidos de que “sin Dios no puede haber patria ni puede haber libertad” y por eso ponen siempre su confianza en el Señor.

Reiteró que está contento con el trabajo que realizan los pastores y líderes que sirven a Cristo, los definió como “portadores de la verdad” y dijo: “no escatimaremos esfuerzos en dar todo nuestro apoyo para que la Palabra de Dios sea llevada a cada hogar de nuestra nación”.

Por último, expresó que Dios es la corona de nuestro Escudo y que está atento a todo lo que eso significa. Además, está convencido de que “cuando el hombre conoce la verdad es libre” y pidió que oremos por el país, por los funcionarios del gobierno y por la familia dominicana.

Al decir verdad, me complacen los juicios de valor que emitió el Presidente Luis Abinader sobre el trabajo y los valores que promueven los pastores y líderes que trabajamos para Cristo. Me regocija que haya asumido el compromiso de dar todo su apoyo para que la Palabra de Dios sea llevada y enseñada en todos los hogares dominicanos.

Me regocijo, sobre todo, porque la Palabra de Dios es necesaria y útil para impulsar el verdadero cambio que necesita la sociedad dominicana, en lo relativo a nuestra manera de pensar y actuar. Necesitamos cambiar nuestros pensamientos, sentimientos, voluntad y espíritu, como componentes de nuestras almas.

Apoyo que la Palabra de Dios llegue a todos los hogares dominicanos, para que se derrame, dentro de ellos, el amor, el gozo, la paz, la paciencia, la bondad, la fe, la mansedumbre y la templanza que dios da. Necesitamos utilizar la Palabra de Dios para enseñar los valores que necesita la sociedad dominicana. Solo así podremos exhibir conducta ética y bajar el nivel que ha alcanzado la criminalidad.

Solo la Palabra de Dios nos libera del descrédito y rechazo que producen nuestros delitos y pecados. La necesitamos para sanar nuestras dolencias y enfermedades y vivir eternamente. Recordemos que Jesús la aplicó con óptimos resultados. Imitémoslo.

Finalmente, sugiero al Presidente Luis Abinader, con el respeto que me merece su alta investidura, ordenar mediante decreto, que se utilice parte de la programación de la Corporación Estatal de Radio y Televisión Dominicana para llevar el mensaje de la Palabra de Dios, el Evangelio de Jesucristo, a cada hogar dominicano y al resto del mundo, dado el rol que la misma debe desempeñar en la difusión, promoción y expansión de la educación y la cultura de nuestro pueblo. Así que, ¡Enohorabuena Presidente Abinader!

Por: Enrique Aquino Acosta

Comenta