Encapuchados queman sede de la Defensoría del Pueblo en oeste de Venezuela

Por EFE Miércoles 24 de Mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, Caracas.- El defensor del pueblo de Venezuela, Tarek William Saab, denunció este miércoles que un grupo de encapuchados quemó una sede de ese organismo en Maracaibo (oeste), la segunda ciudad más importante del país y la capital del estado Zulia, limítrofe con Colombia.

“#AHORA y por TERCERA VEZ la sede de la @Defensoria_Vzla en Maracaibo (Zulia) está siendo incendiada y destruida con total IMPUNIDAD”, indicó Saab a través de su cuenta en la red social Twitter, donde publicó varios mensajes al respecto.

Explicó que el inmueble fue atacado “con piedras y (bombas) molotov al mediodía, y al retirarse bomberos los encapuchados reincidieron quemando el inmobiliario, así como implementos de trabajo”.

“Ello a pesar de los llamados a las autoridades regionales y municipales de prestar la debida colaboración para el resguardo de la vida de nuestro personal y bienes del Estado”, prosiguió.

Saab denunció la “ausencia de conclusión alguna” en las investigaciones sobre los ataques a una decena de sedes de la Defensoría del Pueblo, que han ocurrido durante los meses de abril y mayo en medio de la ola de protestas antigubernamentales.

Remarcó que algunas de estas “acciones inducidas por el odio” se han producido “por grupos violentos de manifestantes” y, en el caso del estado Zulia, “ante la mirada cómplice de autoridades” regionales.

Saab preside el Poder Ciudadano, una instancia que ha expresado respaldo al jefe de Estado, Nicolás Maduro, en medio de la crispación social y política y ante la iniciativa del Ejecutivo de cambiar la Constitución.

Sin embargo, la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) le ha exigido que actúe contra el Gobierno y frente a los supuestos excesos policiales en la contención de protestas.

El pasado 1 de abril inició en el país suramericano una ola de protestas antigubernamentales, algunas de las cuales han derivado en hechos violentos que se han saldado con 55 muertos y mil heridos, según el balance que hoy presentó la fiscal general, Luisa Ortega Díaz.