Encaminados a una Banca Virtual e Incluyente

Por Nelson A Ledesma Asjana jueves 27 de septiembre, 2018

Nuestro sistema financiero en general, y la banca en particular, nos va dando señales que la hacen candidata hacia una digitalización rápida y temprana. El e-commerce, la banca electrónica, todo el concepto Fintech, no son más que una amplia gama de servicios ofrecidos a los usuarios para realizar transacciones u operaciones de sus productos de forma independiente, rápida y segura a través del internet. Sin embargo, a pesar de que en República Dominicana la supervisión en materia financiera es sólida, y el concepto Fintech ya se encuentra utilizado en la práctica, aún no es objeto de una regulación particular.

Es evidente que los usuarios de hoy en día son distintos, estamos frente a una nueva generación de clientes nativos digitales (millennials), que han ido creciendo y desarrollándose en un mercado digital, cada día menos presencial. La reconocida firma estadounidense de administración estratégica McKinsey estima que más de un 40% de las transacciones bancarias en países desarrollados se realizan de forma virtual.

Esta nueva generación exhibe hábitos económicos distintos, mostrando una fuerte preferencia por los servicios y operaciones a través del móvil y de la web. En ese sentido, ya estamos observando que no solo las entidades financieras, comenzarán a lustrar la forma de navegación de sus portales, ya que, de la facilidad y agilidad de su uso, dependerá la permanencia del cliente en dicha herramienta, y hasta incluso, determinará la elección de su entidad financiera de preferencia.

En ese sentido, para que la banca en la República Dominicana supere los retos y desafíos de rendimiento que le espera, se está viendo abocada a acelerar las innovaciones tecnológicas para garantizar implementaciones y planes de procesos que conlleven una mayor eficiencia y efectividad, si bien es cierto, que el Sistema Financiero ha dado un salto cuantitativo y cualitativo en las últimas décadas, no es menos cierto que hay una gran franja conservadora entre el universo de beneficiarios del sistema, los cuales se resisten a emigrar bajo la plataforma digital. Estamos conscientes de que la banca opera bajo niveles de regulación extremadamente estrictos y detallados, lo que hace que las instituciones financieras tengan que consensuar con diferentes sectores para poder emprender ideas y proyectos regulados, los cuales podrían conllevar tiempo.

Según estudios realizados por el Banco Central el 50% de la población dominicana ya se encuentra bancarizada, lo que supera el promedio de la región latinoamericana, indicadores del Banco Mundial, reafirman que el acceso a determinados productos y servicios financieros es un indicador de la mejoría en la calidad de vida y la generación de riquezas de la población, lo cual beneficia significativamente el crecimiento económico de un país.  Lo anterior, nos lleva a afirmar que estos fenómenos tanto el Fintech como la bancarización mayoritaria de la población, se irán desarrollando de forma conjunta, enlazados a los procesos de inclusión financiera en general, ya que suponen un desafío para las autoridades y el sector financiero nacional.

Por Nelson Ledesma Asjana.

Anuncios

Comenta