En la Zona Colonial

Por Germán Martínez viernes 27 de enero, 2017

A veces creo que mi ignorancia en muchas cosas me hace no entender lo que pasa, o lo que dicen que pasa en muchas cosas en nuestro país.

He leído que la más vieja ciudad del llamado Nuevo Mundo, o sea la zona colonial de nuestro país sería remozada, hermoseada, sus casas, parques y monumentos puestos a la altura de lo que debe ser una ciudad que es patrimonio de la humanidad.

El pasado 21del presente mes me pasé el día en la zona con motivo del Día de la Santísima Virgen de Altagracia, madre mía y de casi todos los dominicanos y salí enfermo de ver como se cae la zona colonial de sucia y de otros problemas.

El parque que lleva el nombre del Almirante, su vieja estatua para no abundar es una vergüenza de sucio y descuido total, las calles muestran falta de limpieza, y El Conde es otra vergüenza dónde parece que van a dejar caer los edificios, aunque ahora hay una política de arreglar fachadas y dejar en ruinas los interiores.

La falta de seres humanos, del calor de las familias, del entorno agradable de antes ya no está, y no creo que vuelva, todo es muy caro, para turistas, desde un helado 50 pesos hasta una botella de agua 40,y un pan con jamón y queso y un refresco 400 pesos.

No quisiera creer que esto es a propósito para aparecer después un grupo como el Chapulín Colorado a salvar la ciudad convirtiéndolo todo en hostales u hoteles en un reparto que me dicen se tiene en mente y donde la nueva gestión edilicia juega un papel importante.

Es que ahora vuelvo a leer que viene otra segunda intervención en la zona, no se si por otros tres o más años, no sé si igual o parecida a la que le hicieron que parece fue solamente soterrar alambres, desaparecer por ejemplo las fuentes del parque y las cadenas de la estatua del Almirante donde de niños nos mecimos todos los que tuvimos el privilegio de nacer en la vieja ciudad de los Colones.

Repito quiero creer que soy un ignorante, que se hicieron muchas cosas que mis ojos profanos no pueden ver, que vienen cosas muy buenas, que quizás podamos hacer realidad el sueño de volver a vivir en la zona colonial de algunos de sus hijos, pero por el momento lo que vi y viví sencillamente se trata de una vergüenza inaceptable para la ciudad que mostramos al mundo.

Antes de terminar me gustaría pedirle al Presidente Danilo Medina que haga una visita-caminata sorpresa a la más vieja y amada ciudad del Nuevo Mundo quizás tenga como yo que pedir explicaciones a mucha gente que parece tienen ocultos propósitos futuros con la ciudad del Ozama.

 

Comenta