En educación: Dos preocupaciones que urgen ocupaciones

Por Juan López lunes 20 de mayo, 2019

Los medios de comunicación y redes sociales nos ofrecieron varias informaciones, en el transcurso de la semana,  sobre acontecimientos relacionados con la educación preuniversitaria pública que nos indujeron a reflexionar sobre dos preocupaciones:

  1. a) Los negativos resultados de la primera Evaluación Diagnóstica Nacional para estudiantes de sexto grado de primaria, pertenecientes a centros educativos públicos y privados. b) El incremento de las burlas y la  violencia física entre estudiantes adolescentes.

Esa evaluación diagnóstica midió los aprendizajes en Lengua Española, Matemática, Ciencias Sociales y Ciencias de la Naturaleza. Al respecto se establecieron tres niveles de desempeño para cada área evaluada y se reporta el porcentaje de estudiantes que se ubica en cada nivel.

“El nivel Elemental agrupa las competencias más básicas; el Aceptable contiene algunas competencias establecidas en el currículo para el grado, y el Satisfactorio engloba las competencias esperadas en un estudiante de final del segundo ciclo de primaria.”

“En Lengua Española, el porcentaje más alto se alcanzó en el nivel de Aceptable (53.02%), en el Satisfactorio –que es la meta- llegó a (27.37%), y en el Elemental (19.61%).”

“En tanto, en Matemática, el nivel Elemental logró (63.81%), Aceptable (32.10%) y el Satisfactorio (4.10%); en Ciencias Sociales, el Aceptable (41.36%); Elemental (40.67%) y Satisfactorio (17.97%).”

El diagnóstico evidencia preocupantes debilidades en la calidad y profundidad de los conocimientos que se esperan hayan adquiridos los estudiantes del sexto grado sobre  Matemática, Lengua Española  y Ciencias Sociales, porque arrojaron niveles muy bajos.

También mostró diferencias importantes que colocan a los estudiantes del sexto grado de los centros educativos públicos con mayores déficits en los conocimientos que los evaluados que estudian en colegios privados.

Y para mala sorpresa, los estudiantes matriculados en las escuelas públicas con  Jornada Escolar Extendida presentan deficiencias iguales y hasta mayores que aquellos que aún asisten a las escuelas públicas con el horario tradicional de cuatro horas.

En cuanto a la segunda preocupación, es bueno señalar que las reyertas y conflictos menores entre estudiantes siempre han existido en nuestras escuelas. La preocupación de ahora se debe no sólo al incremento de las burlas que muchas veces degeneran en peleas, sino también a su alta frecuencia, a la muerte de una niña y al uso de armas blancas que han arrojado heridas a estudiantes en recintos escolares.

Exhortación y máximas alertas para las autoridades del Ministerio de Educación y de los centros educativos, para los profesores y los dirigentes de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP),  también para las familias de los estudiantes y las asociaciones de padres y tutores. Todos están compelidos a ocuparse en formas más  activas y directas con respecto a estas dos preocupaciones.

Es inminente la necesidad de reforzar la calidad de los  métodos y técnicas del proceso enseñanza-aprendizaje y hacer mayores énfasis en la preparación y calidad del personal docente de nuestras escuelas.

Por igual, urge reforzar la vigilancia en las escuelas,  revisar y/o complementar los contenidos que se están impartiendo en los centros educativos públicos en los que funciona la Jornada Escolar Extendida. La gran inversión económica que se está destinando para esos centros no están redituando las expectativas esperadas en cuanto a la calidad de la formación de nuestros estudiantes.

Hay que evitar que la Jornada Extendida sea concebida sólo como un medio que provee  la alimentación que se ofrece a sus estudiantes. Es una seria preocupación que amerita inmediata ocupación. ¡Evitemos tocar fondo. El futuro apremia!

Por Juan López

Anuncios

Comenta

¡Mantente informado!

Suscríbase para recibir las noticias más importantes del país y el mundo directamente en su correo
SUSCRIBIRME
X
Apple Store Google Play
Continuar