En defensa de Rosel

Por Francisco Rafael Guzmán

Mucho cuidado debe primar en la UASD y evitar algo que está pasando, no puede basarse  la actual campaña electoral  en la diatriba, como está haciendo asomo. Aunque quien escribe es un profesor jubilado, se siente con el derecho de defender la UASD, por eso lo hace. Siempre seré defensor de ese legado que nos han dejado autoridades que pasaron por la academia, como el Ingeniero Aybar Nicolás, el Dr. Jottin Cury, el Dr. Kasse Acta, el Dr.   Dr. Guarocuya Batista del Villar y el Dr. José Joaquín Bido Medina, porque ellos nos dieron muestras reales, como autoridades, aunque también les favoreció el hecho de que no vivíamos bajo un capitalismo neoliberal y salvaje, sobre  el cómo se maneja democráticamente una universidad pública, popular, autónoma y abierta.

La UASD dio muestra de ese legado democrático y eso debe ser rescatado y debe volver a enrumbarse por ese sendero, para el bien del Estado, el pueblo y la sociedad dominicana. No puede ser manejada con criterio clientelar, antidemocrático y como si fuera un ayuntamiento. Lo de que sea mengano o zutano el que sea electo el rector o vicerrector no es lo que importa, lo que sí importa es lo que piensa hacer y lo que puede hacer, desde luego un buen y gran liderazgo se forja con un trabajo tesonero y basado en la participación y libre voluntad de obediencia al mando de los acólitos o seguidores. Ese legado debe rescatarse y ponerse en práctica y la UASD debe volver a ser una escuela de democracia y ser productora y proveedora del conocimiento científico al Estado para resolver problemas prácticos y propiciar que este sea para el bienestar de los sujetos sociales y de la permanencia de la vida en general. ¿A que diatriba es que me refiero y que debe ser parada de inmediato? A la diatriba contra la Doctora Rosel Fernández. Así no puede ser las cosas, porque eso da cuenta de mucha perfidia en nuestra Primada de América.

Meses atrás, el que salió como un gran abanderado de una supuesta moral contra ella fue el colega maestro Manuel Pérez Martínez, quien se ha caracterizado por buscar los enfrentamientos con quienes ocupan algún cargo o status y con quienes el entiende que no puede estar de acuerdo. Recordamos muy bien lo que pasó con Manuel y Carlos Agramonte, al final de una Asamblea de FAPROUASD, cuando esta decidió el paro laboral, durante la gestión de Francisco (Franklin) Almeyda Rancier. Faltó poco para que le presidente de ese gremio, Carlos Agramonte, no fuera agredido y no lo fue por la gran parsimonia de este, lo que fue motivo de recordarle el hecho a este último por parte de quien escribe. Manuel llegó a decir barbaridades que no pueden tener fundamentos y llegó a decir que Rosel debía de ser expulsada de la UASD. Hablaba de los espacios físicos que ha venido ocupando la Facultad de Ciencias de la Salud, pero es que esta unidad académica es muy grande y tiene que tener un espacio muy grande, no es un timbiriche.

Ahora bien, la cosa no para ahí. Lo de Manuel hace varios meses que ocurrió, pero ahora es al parecer una profesora de una escuela de otra unidad académica. Se trata de la profesora Rosa Marte que al parecer escribió algo, agrediendo a la Doctora Fernández, a lo cual esta responde, lo cual ella no acostumbra a hacer, como lo dice en su respuesta, pero lo hace porque se siente muy zaherida y de manera inicua.

Esta última profesora, al parecer, falta a la verdad, al querer decir que ella está desalojando  un laboratorio aparentemente de otra área. Me consta de que vi hace unos cuantos años en el edificio Dr. Defillo donde tenía su herbario el Dr. Marcano, sin embargo, se supone que ese edificio, al igual que el Laboratorio de Medicina  (este último hasta por el mismo nombre) fueron asignados a Ciencias de la Salud, al igual que el Laboratorio de Anatomía, edificio que se tomó para la antigua biblioteca, casi en su totalidad. Sin embargo, yo estudiaba sociología y recibí clases en el Laboratorio de Medicina. Ganas de hablar y de estará en contra de quien es humilde.

Veamos solo un párrafo del escrito, en que se defiende legítimamente la Doctora Rosel Fernández: “Lamento profesora que tenga que contestarle por este medio, al  que nunca acostumbro, pero no puedo pasar por alto la indelicadeza que usted ha cometido al emitir un juicio errado e irrespetuoso al no atender las explicaciones que hemos dado desde el principio’’.

He dicho en artículos anteriores que hay un grupo de académicos con la capacidad, las destrezas, el talento y la formación académica necesarios para dirigir la UASD, como universidad del Estado. En condiciones de ejercer el liderazgo académico con vocación de autoridad y no basado en el poder factico, con democracia real. Esos académicos, entre otros son: Doctora Rosel Fernández, Doctor Antonio Ciriaco, Doctor Canario, Maestro Francisco Acosta, Maestro Bautista López, Doctor Leopoldo Artiles y Doctor Francisco Cáceres.

 

Por Francisco Rafael Guzmán F.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar