En América Latina cae el hambre pero aumenta sobrepeso, advierte la FAO

Por El Nuevo Diario jueves 19 de enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, Santiago de Chile, 19 ene (EFE).- América Latina y el Caribe han logrado grandes avances en la reducción del hambre pero han registrado un preocupante aumento del sobrepeso, que afecta a casi el 60 % de los habitantes de la región, indicó la FAO en un informe difundido hoy en Santiago.

El sobrepeso y la obesidad tienen un mayor impacto en las mujeres y se observa una tendencia al alza en niños y niñas, precisa la FAO en el informe “”Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe”, elaborado junto a la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), cerca del 58 % de los habitantes de la región, lo que equivale a 360 millones de personas, tiene exceso de peso.

“Es un fenómeno muy preocupante. Han aumentado estos números al mismo tiempo que han disminuido las cifras de gente con hambre”, dijo al presentar el informe Eve Crowley, representante regional de la FAO en funciones.

Salvo en Haití (38,5 %), Paraguay (48,5 %) y Nicaragua (49,4 %), el sobrepeso afecta a más de la mitad de la población de los países latinoamericanos y caribeños. Los países con una mayor incidencia del sobrepeso son Bahamas (69 %), México (64 %) y Chile (63 %), según el documento.

La obesidad, en tanto, afecta a 140 millones de personas, el 23 % de la población regional, y las mayores tasas se observan en países del Caribe: Bahamas (36,2 %), Barbados (31,3 %) y Trinidad y Tobago (31,1 %).

También ha aumentado en América Latina y el Caribe la obesidad infantil, un problema que, según cifras del 2015, azota al 7,2 % de los niños menores de 5 años, 0,6 puntos porcentuales más que en 1990.

Este incremento ha sido más intenso en los países caribeños, Centroamérica y México, mientras que en Suramérica las cifras se han mantenido estables. Pese a esto, Paraguay y Argentina están entre los países con una mayor tasa de sobrepeso infantil, cerca del 10 %.

Según la FAO y la OPS, el incremento del sobrepeso en la región se debe a los cambios en los patrones alimentarios alentados por el crecimiento económico y la globalización.

“Nuestros patrones alimentarios han cambiado desde dietas basadas en cereales, frutas, verduras y legumbres hacia alimentos altos en azúcares, sal y grasa”, explicó Crowley.

Un indicador que ilustra esta realidad es la venta per cápita de productos ultra procesados. Según cifras de la OPS, México y Chile ocuparon el cuarto y el séptimo lugar, respectivamente, en una lista de 80 países que midió la venta de ese tipo de alimentos en 2013.

Según el informe, la falta de acceso a alimentos sanos y nutritivos, a menudo por su elevado precio, sigue siendo uno de los principales problemas asociados a la mala alimentación.

Además, ha aumentado la aparición de patologías asociadas al sobrepeso, como la diabetes, problemas cardiovasculares y algunos tipos de cáncer, advirtió Paloma Cuchí, la representante de la OPS en Chile.

Para hacer frente a esta situación, la FAO llamó a promover sistemas alimentarios saludables y sostenibles que involucren la agricultura, alimentación, nutrición y salud.

Los Gobiernos, como ya ha sucedido en varios países, deben fomentar medidas orientadas al consumo, como regular la publicidad de comida poco saludable y el etiquetado de los alimentos, señaló la representante regional de la FAO.

“Si no tomamos acción ahora, políticas de Estado que aseguren un seguimiento en los próximos años, el problema en términos de crecimiento económico, de mano de obra, de estado de salud y los costos para mantener un sistema de salud, será muy grave”, advirtió Crowley.

El alza del sobrepeso en América Latina y el Caribe ha ido de la mano de la reducción del hambre en la región, una lacra que actualmente afecta al 5,5 % de la población, según cifras de la FAO del periodo 2014-2016.

El Caribe es la región con un mayor porcentaje de personas que pasan hambre (19,8 %), fundamentalmente en Haití, que posee la tasa de hambruna más alta del planeta, con un 53,4 %.

La desnutrición infantil crónica también ha mejorado en la región, con una caída del 24,5 % en 1990 al 11,3 % en 2015, una reducción de 7,8 millones de niños.

La representante regional de la FAO recordó que la erradicación total del hambre es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que la ONU ha formulado de cara al 2030, y consideró que puede lograrse en la próxima década. EFE