Empresario tecnológico plantea la importancia de un marco legal para la economía digital

Por El Nuevo Diario jueves 25 de junio, 2020

El Nuevo Diario, Santo Domingo.– La principal manera de producir desarrollo es abordando el conocimiento para crear oportunidades y lograr luego empleabilidad.

Así lo manifestó el empresario tecnológico y autor Arturo López Valerio durante una disertación con el tema “Descubre un nuevo ciclo para la economía digital”.

Para poder hacerlo, dijo, son necesarios varios pasos, siendo el primero el desarrollar capacidades en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, conocidas en el ecosistema educativo como STEM.

“Se hace evidente la necesidad de conectar a los jóvenes con enseñanzas que los ayuden no solo abordar la economía digital sino también poder comprender la tecnología”, expresó.

Durante un intercambio transmitido vía Youtube con Orlando Jorge, candidato a diputado del Partido Revolucionario Moderno por la circunscripción uno del Distrito Nacional, López Valerio afirmó que la pandemia del COVID-19 ha destruido paradigmas locales respecto a cómo se imparte la educación en el país.

Explicó que la para lograr la digitalización de la educación, principalmente en el sector público,  debe cerrarse la brecha digital a través de ecosistemas móviles y conectar la enseñanza con la extensión de esas habilidades STEM.

Afirmó que “es importante” aprovechar la infraestructura existente, pero a la vez “agregar una construcción virtual de capacidades  que debe revolucionar el sector educativo al tiempo de práctico” .

Como parte de esta interacción, el candidato a diputado informó sobre la preparación de un proyecto de ley de economía digital, que sometería en una eventual elección suya al Congreso Nacional, en el que se lleva trabajando “varios meses”, según dijo.

Respecto a la aplicación de tecnologías, propuso trabajar a nivel transversal. Propuso, en el caso del Distrito Nacional, habilitar un observatorio ciudadano que genere un mapa donde se presentan una serie de indicadores que vayan desde los niveles de polución del aire hasta la calidad del agua, por poner dos ejemplos, a partir de la data creada, para que se sepa dónde iniciar el trabajo.

“Desde que hayan datos y estos sean compartidos con los ciudadanos, eso creará un dinamismo para generar inversiones focalizadas”, explicó López Valerio.  Esto, agregó Orlando Jorge, forma también parte de su propuesta del “mapa ciudadano”, que ayude en un plan maestro para la prevención de la delincuencia.

La ciudad se debe a los ciudadanos, dijo el empresario tecnológico. Dicho esto, mucha de la data recabada puede servir para orientar al ciudadano, como el caso de un ministerio de obras públicas cuando está reparando los semáforos.

López Valerio sostuvo que con un mapa interactivo de la ciudad se habilitarán protocolos de compartición de datos que envíe esa información a mapas como Google Maps y Waze, usados por los ciudadanos en su día a día.

Tanto López Valerio como Jorge manifestaron su confianza en que la economía digital va a definir la nueva fuerza laboral en República Dominicana, en tanto el mercado actual es obsoleto y está pariendo las mismas profesiones vinculadas en su mayoría a ciencias sociales y carreras tradicionales, además de una carencia del Estado Dominicano de una política vocacional para identificar qué se necesita en el sector público y privado.

Este tercer aspecto del proyecto de ley corresponde al fomento de la competitividad digital, de modo que el mismo convierta a la economía digital en la principal fuente de empleo de la nueva fuerza laboral, previniendo la llamada “fuga de cerebros”.

Lopez Valerio explicó que antes que cualquier cosa hay que actualizar las regulaciones que tienen desde diez hasta quince años, obviando que el avance exponencial del último lustro las ha dejado “más que obsoletas”, creando un universo de oportunidades a negocios internacionales, los “gigantes tecnológicos” y reduciendo las  oportunidades a los tecnólogos locales.

“Lamentablemente el sector de tecnologías en República Dominicana a nivel de políticas públicas está atomizado. No hay una dirección que se encargue de las tecnologías per se”, dijo. La tecnología es transversal y no se puede dirigir como un departamento de Presidencia”, expresó.

Lo primero es actualizar el marco legal, por tanto una ley de economía digital “debe actualizar todas las leyes y poner al país en 2020, pero a la vez mirar hacia delante y ver que se va a necesitar en los próximos cinco años”.

Un cuarto eje está vinculado a la participación de la tecnología en la toma de decisiones. Aquí, López Valerio hizo hincapié en que a nivel institucional no existe un sector “al que le duelan las tecnologías”, ni hay un actor que pueda hablar por el sector de manera transversal.

“Hay una nueva generación de actores que deben participar en la mesa pero que al mismo tiempo tienen la experiencia acerca de estos nuevos flujos digitales de los cuales muchas veces las autoridades no tienen la idea clara”, sostuvo el empresario tecnológico.

Planteó la necesidad de hacer un “mapeo” del sector para que los distintos actores del sector tecnológico puedan ser aglutinados en este proceso de toma de decisiones.

La conversación giró sobre los cuatro ejes de este proyecto de ley que serviría de marco legal para el desarrollo del sector, siendo el desarrollo de estas capacidades el primer punto sobre el cual descansa el documento citado.

Orlando Jorge manifestó que uno de sus intereses al momento de aspirar ha sido el de trabajar, como principal proyecto, esta ley para incentivar las industrias tecnológicas, “para el presente y futuro de la República Dominicana”.