Embajador ruso en la UE niega “intromisiones” de Moscú en elecciones europeas

Por EFE lunes 17 de junio, 2019

EL NUEVO DIARIO, BRUSELAS.- El embajador de Rusia ante la Unión Europea (UE), Vladímir Chizhov, negó hoy “intromisiones” de su país en las elecciones al Parlamento Europeo (PE) de mayo pasado, después de que un informe de la Comisión Europea (CE) apuntara a “fuentes rusas” que intentaron influir en las preferencias de los votantes.

“La propia Comisión explicó, de hecho, que no tiene ninguna prueba específica que apunte a intromisiones rusas en las elecciones europeas y no me sorprende que no las tenga porque no hubo semejante cosa”, declaró el diplomático en una rueda de prensa.

El pasado viernes, el Ejecutivo comunitario indicó en un informe que hasta ahora las evidencias disponibles no han permitido identificar una campaña de desinformación “definida” por parte de actores externos que se dirigieran de forma especifica contra los comicios a la Eurocámara.

Sin embargo, agregó que las pruebas recopiladas revelaron “una actividad de desinformación continuada y sostenida por parte de fuentes rusas que tenían como objetivo suprimir la participación e influir en las preferencias de los votantes”.

Para el embajador de Moscú, la referencia “más bien vaga” a fuentes rusas “puede tener diferentes significados”.

“Fuentes en idioma ruso o fuentes que quizá surgieron en Rusia, pero fueron mal utilizadas en otros países. Así que esto no es una prueba contundente”, consideró Chizhov.

Sobre los resultados de los comicios al Parlamento Europeo, el diplomático dijo que no le parecieron “una gran sorpresa” y reconoció que la pérdida de votos de los populares y los socialdemócratas, que aun así siguen siendo los dos mayores partidos de la Eurocámara, “se esperaba”.

“Que los populistas crecerían, sí, eso también era previsible, pero muchos temores de que las elecciones conducirían a un cambio total en la vida pública de la Unión Europea parece que han sido exagerados”, comentó y afirmó que Rusia está “preparada” para trabajar con el nuevo Parlamento Europeo.

Mostró su confianza en que la próxima Comisión Europea, que asumirá el poder el 1 de noviembre, suponga “un ímpetu” para mejorar las relaciones entre Moscú y Bruselas, deterioradas tras la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014 y la decisión del club comunitario de adoptar sanciones contra ciudadanos y entidades rusos por ello.

“Sabemos que un gran número de Estados miembros de la Unión Europea está a favor de continuar el diálogo con Rusia”, manifestó.

“Cuando digo que tenemos algunas esperanzas de mejorar nuestras relaciones, incluido deshacernos de esas tontas sanciones, lo que tengo en mente es que lo que hemos estado sintiendo durante bastante tiempo es un movimiento gradual del cursor hacia un enfoque más realista”, agregó y señaló que la posición de la UE con las sanciones ha dejado a los Veintiocho “apartados”.

En ese sentido, expresó su decepción con el hecho de que hoy las relaciones entre Rusia y la UE “solo se pueden calificar de anormales” y precisó que la cooperación entre ambas partes ha sido “congelada”.

“O, para expresarlo de un modo un poco más positivo, se encuentra inactiva tras las bien conocidas decisiones tomadas por la Unión Europea a partir de pretextos inventados”, puntualizó, en referencia a las sanciones.

De todas formas, apostó por establecer “un nuevo paradigma” de relaciones entre Moscú y Bruselas, que, según explicó, se deberían basar en “la necesidad de Rusia y la UE de trabajar juntas en promocionar el rol de nuestra civilización común euroasiática en este mundo cada vez más volátil, multipolar y globalizado”.

Asimismo, adelantó que el mandatario ruso, Vladímir Putin, podría verse con el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, en la reunión de jefes de Estado y de Gobierno del G20 que tendrá lugar en Osaka (Japón) el 28 y el 29 de junio.

“Quizá habrá encuentros con gente que venga de Bruselas. Sé que Jean-Claude Juncker podría estar interesado”, insinuó, si bien reconoció que “cualquier comentario” sobre esa hipotética reunión “sería un poco prematuro” y detalló que no ha habido invitaciones al respecto ni desde Bruselas ni desde Moscú.

Anuncios