Embajada de España en Perú lamenta el “triste” derrame que implica a Repsol

Por EFE jueves 20 de enero, 2022

EL NUEVO DIARIO, LIMA.- La Embajada de España en Perú lamentó este jueves los impactos del derrame de 6.000 barriles de petróleo ocurrido el sábado pasado tras la erupción volcánica en Tonga en una refinería operada por Repsol, que hasta ahora ya ha afectado a más de 2,9 kilómetros cuadrados de mar y costa del norte de Lima.

“Lamentamos muy profundamente los efectos del vertido de crudo acaecido en una zona protegida del litoral del Callao que implica a una compañía española. Nos solidarizamos con los perjudicados”, aseveró la Embajada en un comunicado.

La misión diplomática española en Perú agregó que por ahora, la prioridad es “recuperar esa costa y sus ecosistemas y en paralelo, desarrollar una investigación de todas las circunstancias ante tan triste accidente, así como aprender de ello para que no vuelva a ocurrir”.

El vertido de petróleo, que de momento ha afectado a unos 50 kilómetros de la costa, se produjo cuando el tsunami causado por la erupción volcánica alcanzó el litoral peruano en el momento que un buque petrolero descargaba el crudo a la Refinería La Pampilla, que Repsol opera en Ventanilla, municipio de Callao, la región portuaria aledaña a la capital Lima.

En ese momento no había decretada en el país la alerta de tsunami, que fue desestimada por el Centro Nacional de Tsunamis de la Marina de Guerra del Perú, pese a que en otros países vecinos de la costa del Pacífico como Ecuador y Chile sí se dieron los respectivos avisos.

La ola hizo subir el nivel del agua aproximadamente unos 70 centímetros en diversos puntos de la costa peruana, lo suficiente como para el mar se adentrase varias decenas de metros y provocase la muerte de dos personas en la región norteña de Lambayeque y el derrame de crudo en La Pampilla.

Hasta ahora, el petróleo ha cubierto 1,7 kilómetros cuadrados de playas, mientras que la cantidad que sigue flotando en el agua cubre una superficie de casi 1,2 kilómetros cuadrados, según determinó este jueves el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) del Ministerio de Ambiente de Perú.

El crudo también ha afectado a dos reservas naturales: la Zona Reservada Ancón y los Islotes de Pescadores, perteneciente a la Reserva Nacional Sistema de Islas, Islotes y Puntas Guaneras, donde habitan especies como el pingüino de Humboldt y la nutria marina, ambas legalmente protegidas.

Repsol, que atribuyó el derrame a “un fenómeno marítimo imprevisible”, ha sido duramente criticada en Perú por presuntamente intentar ocultar en un inicio la magnitud del accidente ambiental, ya que, según la Fiscalía, el primer reporte de daños brindado por la empresa cuantificaba el derrame en apenas 7 galones.

En un comunicado divulgado este jueves, la empresa española insistió que, desde el momento del “accidente”, activó su plan de contingencia y lamentó “no haber transmitido de manera adecuada” todos sus compromisos y acciones asumidas para atender el impacto del derrame.

También manifestó su solidaridad con las poblaciones impactadas, así como su “especial sentimiento” por los entornos naturales y especies marinas afectadas.

Repsol debe entregar este jueves a las autoridades peruanas un reporte sobre el avance de la ejecución de las actividades que debe cumplir según las medidas administrativas que dictó el OEFA y que dan hasta 10 días a la empresa para limpiar las zonas afectadas por hidrocarburos.

De no cumplir con los plazos, la empresa deberá asumir una multa de hasta 460.000 soles (unos 119.600 dólares).

De forma paralela, y según se desprenda de las investigaciones iniciadas a nivel del Ejecutivo y la Fiscalía por presunta contaminación ambiental, la compañía afronta una posible sanción económica que podría alcanzar los 138 millones de soles (unos 36 millones de dólares), según adelantó el miércoles el ministro del Ambiente, Rubén Ramírez.

Apple Store Google Play
Continuar