Electroestimulación y ejercicios de Williams sirven para tratar hernia lumbar

Por EFE jueves 16 de mayo, 2019

EL NUEVO DIARIO, MÉXICO.- La electroestimulación y los ejercicios de Williams podrían ser eficaces para disminuir el dolor secundario de hernia lumbar, según una investigación realizada por la Universidad del Valle de México (UVM).

De acuerdo con Mauricio Ruiz Albores, autor de la investigación “Electroestimulación y ejercicios de Williams en el tratamiento de la hernia de disco lumbar”, los pacientes que se someten a estas terapias podrían reducir su dolor a los 15 días de tratamiento.

Esto debido a que la electroestimulación estimula a los nervios para enviar señales al área muscular afectada, lo que da como resultado que se contraiga como lo hace una musculatura normal.

Mientras que los ejercicios de Williams, que se basan en la flexión muscular y están orientados para aliviar el dolor lumbar, también demostraron ser eficientes para tratar esta afección.

La hernia de disco lumbar, explicó el pasante de la licenciatura en Fisioterapia de la Escuela de Ciencias de la Salud de la UVM Campus Villahermosa en un boletín, es un desplazamiento por un edema (hinchazón) del disco intervertebral o parte de este, que se traslada fuera de los márgenes establecidos del espacio discal intervertebral.

Esto puede generar dolor (lumbalgia), disminución o pérdida de la fuerza muscular, hormigueo o adormecimiento del área afectada.

Según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la lumbalgia es el padecimiento más frecuente en los trabajadores y es la segunda causa de consulta en hospitales en la especialidad de Traumatología y Ortopedia.

De acuerdo con el doctor Édgar García Rojas, profesor de la UVM, una persona puede adquirir una hernia lumbar por distintas situaciones, entre ellas posturas incorrectas, caídas, levantamiento de peso excesivo y obesidad.

El especialista explicó que dependiendo de la evolución y la ubicación de la columna vertebral, una hernia lumbar puede dejar una lesión grave o generar lumbalgias crónicas si la compresión es severa, continua y tratada inadecuadamente.

“Puede generar alteraciones de la sensibilidad cutánea, pérdida de fuerza muscular o alteraciones al caminar”, aseveró.

 

Anuncios