Elecciones UASD: Asjana ni perder ni entablar 

Por Francisco Rafael Guzmán

Debería decir ni perder ni empatar, pero debemos a veces valernos de la jerga de provincia para variar un poco, en la jerga gallística de Moca se usa lo de entablar en lugar de empatar y es posible que en otros lugares. Pese a todo el poder con que cuenta, acabo de verlo vistiendo un traje y en una pose como si estuviera dirigiendo una obra como si fuera un ingeniero civil, pero Editrudis Beltrán como candidato a la rectoría, me parece una mona como dicen los galleros. Me refiero a una mona como gallo de pelea, porque no parece tener los adeptos que quiere aparentar tener. Lleva muchas gentes a sus actividades, pero en lontananza se alcanza a ver que son muchas las gentes que lleva a ellas que no son del mundo académico.

 

El autor de este artículo quedaría muy sorprendido si los sufragios emitidos en las urnas el día 15 de junio arrojan un resultado que declare ganador a Beltrán. En primer lugar, en relación a ese candidato, no tiene mayoritariamente las gentes que voten a su favor, por otro lado no tiene, por lo que se ha estado divulgando, la vocación de académico; es una persona que practica el clientelismo como base de sustentación en las campañas y en los cargos que ha ocupado. Se ha valido según notamos de muchos recursos económicos para financiar, grandes vallas que son colocadas en diferentes puntos de la ciudad de Santo Domingo, las cuales son muy costosas; de igual manera, cuenta con varios vehículos que han sido embadurnados con su propaganda y el color rojo. Ahora el autor de este artículo va a decir lo que cree que debe hacer La Gran Alianza para tener seguro su triunfo,  pero no se trata de darle una receta, porque no cree en las recetas. Es mejor que un colectivo decida en asamblea lo que quiere hacer o tome las decisiones, tomando en cuenta las opiniones de las mayorías.

 

La campaña de Asjana debería enmarcarse en la consigna: Vergüenza contra Dinero, como la campaña del Partido Revolucionario Dominicano en el año de 1962, en las cuales fue electo el profesor Juan Bosch a la presidencia de la República. Aparte de eso debe  hacer notar  el ejemplo bíblico de que el  pequeño David venció al gigante Goliat, por lo cual fue ungido como rey de Israel, según las sagradas escrituras. Estas elecciones son de una gran importancia, porque de no triunfar la candidatura que casi a todas luces es la más aceptada por la gran masa de votantes, el grueso de los profesores, la universidad puede sucumbir como universidad popular y autónoma, pudiendo pasar a ser universidad privada o intervenida y perdería su esencia. Necesitamos, como país, que verdaderos académicos dirijan la universidad del Estado. En estos últimos días de campañas el candidato Asjana y su equipo deberían concentrarse en dar una gran demostración de fuerza en la Sede Central de Santo Domingo, para que se fortalezcan sus simpatías, sobre todos los candidatos a rector, vicerrectores, decanos y vicedecanos, aunque también los directores de escuelas.

 

Por otra parte, debería tratarse de que La Gran Alianza no lleve más de un candidato a un mismo cargo. Además, hay candidatos independientes a cargos que tienen más afinidad con Asjana que con Beltrán, deberá contemplarse un posible acuerdo antes del 15 de junio, para que se lleve el de La Alianza o el  Independiente. Este es el caso del candidato Lenchy Vargas que, a mi juicio, debería llegarse a un acuerdo con él para que apoye a Bautista o viceversa. Ese acuerdo debe ser de mutuo consentimiento entre ambos. Son dos candidatos muy afines, con una formación política muy parecida, con valores en común. Lenchy Vargas es un hombre muy carismático y con muy buena formación académica, un brillante comunicador. Bautista es muy buen comunicador y un académico muy circunspecto.

 

La UASD necesita de un buen desempeño no solo en la rectoría, la cual no debe quedar en manos de Beltrán y si en manos de Jorge Asjana David, si no también debe quedar la vice docente en las buenas manos de Rosel Fernández L., al igual que la vice administrativa en la dirección de Alexi Martínez O., pero también la vice de extensión debe quedar en buenas manos. Necesitamos que la vice de extensión esté en las mejores manos porque nuestra Universidad Autónoma de Santo Domingo debe fortalecerse mucho en las relaciones públicas y crecer en prestigio con las  labores de extensión.

 

Hay que promover hasta el último momento los decanos y vicedecanos, pero debe dejar de lograrse un acuerdo entre candidatos a vicedecanos, vicerrectores y directores escuelas donde optan más de un candidatos de La Gran Alianza por el mismo cargo, como ocurre por lo menos con dos vicerrectorías , el vicedecanato de Ciencias Económicas y Sociales y quizás en algunas escuelas. Claro está, estos acuerdos deben lograrse con la persuasión no como una imposición, para que se logre la mayor cohesión social en la coalición que es La Gran Alianza y poder derrotar al adversario con la mayor dignidad. Lenchy Vargas puede jugar un rol importante para salvar a la UASD de una posible hecatombe, la cual puede desembocar en el colapso de La Academia como universidad estatal pública, popular y abierta al desarrollo de las ciencias, las artes y el pensamiento crítico.

 

La Gran Alianza debe tratar de propiciar un acercamiento con Lenchy y con otros que puedan poner su granito de arena en el triunfo de ella en estas elecciones. Entre las personas o líderes de La Alianza que deben buscar el acercamiento unitario con personalidades como Vargas, están el candidato a rector (Asjana),  Alexi Martínez, Rosel Fernández, Antonio Ciriaco y Bautista, pero además la actual rectora Emma Polanco, pudiendo agregar algunos más como Edylberto Cabral y Julio Ravelo Astacio. Hay que salvar a la UASD, como patrimonio del pueblo dominicano y como espacio de producción de saberes y tolerancia de las ideas  resultado de la Guerra de Abril. Este es un reclamo que se siente entre personas con prestigio: médicos, comunicadores y profesionales de distintas profesiones. No hay peor ciego que aquel que no quiera ver, por más que quieran decir otra cosa las gentes de Editrudis, que dentro de los profesores son minoría, ya que ese gallo es una mona, por más caros que sean los acicates artificiales que le pongan. Es que sencillamente tantas gentes con mucho prestigio que se ha pronunciado  apoyando   al Dr. Jorge Asjana David no puede estar equivocada.

 

No podemos dar ni un paso hacia atrás, ni para coger impulso. Entre lo que era la UASD en términos de imagen frente a la opinión pública antes de Doña Emma ser  rectora y lo que es ahora hay una diferencia del cielo a la tierra, o sea, una diferencia que va en longitud como si dijéramos del cenit  al nadir. ¿Por qué decimos esto? Sencillamente, como hombres públicos, a través de informaciones documentadas, que es muy difícil que todas sean falaces, porque puede haber alguna falaz que lo sea pero no todas, las personas nos formamos opiniones. La opinión según Platón decía hace más de 2,000 años no es una ciencia pero tampoco es una no ciencia; pues se coloca entre la verdad y la mentira, según él. Hay opiniones vertidas sobre Editrudis y Asjana, las mismas colocan a Asjana como la antípoda de Editrudis Beltrán. El autor no va citar rumor y alguna persona que no pueda luego no pueda testificar, pero puedo decir de que la Dra. Emma Polanco hay poco o nada que no sea bueno de su conducta y no tengo dudas que de Asjana, Rosel, Bautista, Cespedes, Alexi Martínez  y Ciriaco por igual. Si se toman por separado cada uno es la antípoda de Editrudis; Asjana proyecta la imagen de un líder académico, mientras que Editrudis Beltrán ha proyectado la imagen de un profesor cuyo liderazgo se ha basado en las relaciones clientelares, mientras que la UASD para seguir existiendo, como autónoma y pluralista, necesita ser dirigida por un liderazgo académico basado en el prestigio. Esta condición no la tiene Editrudis, por lo que él no está apto para dirigir la Primada de América en las actuales circunstancias. El momento que vive La Academia es crucial, un paso atrás y, con esa fracción de la elite política que dirige actualmente los destinos del país,  representaría una crisis en las relaciones UASD-Estado y de seguro colapsaría en poco tiempo como autónoma, popular y pluralista.

 

Ahora bien, para evitar el colapso la UASD necesita de la buena imagen ante la opinión pública, lo que se logró en un alto por ciento durante la actual gestión, lo que hay que tratar es de que esto no se revierta, no vuelva atrás. La Academia necesita de la mayor trasparencia, pulcritud, lo que creo que en la actual gestión la ha habido, pero no se puede dejar que se revierta; la UASD necesita de una profunda revisión curricular, fortalecer el cuarto nivel de la educación con los doctorados, investigación de calidad y que responda a las necesidades del país y del planeta, formando ingenieros agrónomos con estudios de posgrado en edafología para poder planificar la producción agrícola no química, conservando los suelos y todo el medio ambiente (flora y fauna) y preservando las formaciones geológicas, la producción industrial, los servicios de salud y el control demográfico planificando la natalidad; necesita formar la ingenieros civiles dignos y críticos que no se conviertan en grandes ricos deteriorando los ecosistemas con la extracción de materiales, planificando la construcción; necesita La Academia formar la cantidad de médicos, enfermeras, bioanalistas y todo el personal que el país necesita para que la medicina sea para todos, pero claro está que reciban salarios dignos en el sector público; necesita la UASD, formar biólogos, matemáticos, químicos, físicos de acuerdo a las necesidades del país, al igual que otras carreras que ya existen, pero debe contemplar carreras que no están en su estructura curricular pero que puede ser necesario abrirlas. La pregunta de los dos candidatos a rector: ¿Cuál estaría más apto para que su gestión sea exitosa y la UASD no vaya camino a una entropía?

 

 

 

La universidad es lo que debe estar más próximo a la razón, no puede haber en ella la perfidia, el chantaje, la diatriba, la inquina, el dolo y no puede tener cabida en ella la abyección, la ruindad y la mentira. Por el contrario como faro de luz, comulga con la razón y es hontanar de la verdad. Ex rectores, profesores meritísimos, galenos y comunicadores se han pronunciado en favor de Asjana o  en contra de Editrudis. ¿Pueden estar equivocados al opinar a favor de Asjana o en contra de Editrudis: Julio Ravelo Astacio, Edylberto Cabral, Josefina Pimentel, Angi Caputo, Altagracia Guzmán Marcelino, Cayetano Rodríguez del Prado, Cesar Mella, Ricardo Nieves, Domingo Páez, Edith Ramírez, Senén Caba, Ramón Andrés Blanco Fernández, Altagracia Salazar y José Joaquín Puello Herrera? Todavía por lo menos le quedan dos años al actual gobierno y quien sabe, el cual es el mejor representante de los grandes empresarios, es decir, de la gran burguesía y pobre de la autonomía de la UASD si por casualidad se manejara con un rector que su norte es el clientelismo. Remitimos a leerse, para mayor edificación, lo que salió en la revista Rumbo 421, 25 de febrero de 2002, donde se denuncia el fraude de Editrudis con un título de maestría.

 

Por Francisco Rafael Guzmán F.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar