Elecciones de RDC quedan aplazadas en algunas zonas debido a la inseguridad

Por EFE miércoles 26 de diciembre, 2018

EL NUEVO DIARIO, KINSHASA.- Las elecciones generales previstas para este 30 de diciembre en la República Democrática del Congo (RDC) no se celebrarán en algunas zonas del país debido al clima de inseguridad y a la presencia de un brote de ébola, informó este miércoles la comisión electoral congoleña.

Los votantes de las circunscripciones de Beni y Butembo, en la provincia de Kivu del Norte (noreste), y los de la localidad de Yumbi, en el oeste de RDC, no podrán votar hasta marzo de 2019.

Ello implica que no serán tenidos en cuenta a la hora de proclamar al sucesor del actual presidente, Joseph Kabila, quien ocupa el poder desde 2001 y cuyo mandato ha expirado.

En una resolución difundida hoy, la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI) congoleña confirmó que, con la excepción de estas zonas, los comicios se llevarán a cabo en el resto del país el 30 de diciembre, tal y como estaba previsto tras el último retraso anunciado la semana pasada.

En consecuencia, los resultados de la carrera por la presidencia se sabrán entre el 6 y el 19 de enero -con margen posterior a posibles apelaciones- y el elegido prestará juramento en torno al 18 o 19 de enero, de acuerdo al calendario publicado hoy por la CENI.

En su resolución, el ente no menciona el porcentaje exacto del censo congoleño que queda fuera tras esta decisión, pero, según los cálculos de los medios locales, ascendería a unos 1,2 millones de votantes respecto a un total de unos 40 millones.

Las zonas afectadas por el aplazamiento tendrán otro calendario específico para marzo, que se publicarán más adelante.

La decisión se toma “considerando la situación de seguridad y sanitaria preocupante” en la región de Kivu del Norte, señala la CENI, dada la persistencia del ébola -que hasta la fecha ha dejado al menos 354 muertos- y la “amenaza terrorista” de decenas de grupos armados que operan por allí, como los rebeldes ugandeses cuyos ataques se han cobrado decenas de vidas solo en las últimas semanas.

Los desplazamientos de ciudadanos para votar favorecerían, según la autoridad electoral, los contagios y las posibilidades de atentados.

Asimismo, respecto a la localidad de Yumbi, la CENI ha tenido en cuenta los choques étnicos registrados a mediados de este mes, donde murieron cerca de medio centenar de personas.

Según la Comisión, además de las víctimas y la tensión generada, esos incidentes violentos causaron desplazamientos “masivos” de población y destrucción de material electoral.

En ese contexto, la CENI considera que no se pueden llevar adelante los comicios.

Estas elecciones deberían haberse celebrado en diciembre de 2016, pero la CENI viene argumentando desde entonces problemas técnicos para justificar su aplazamiento.

Finalmente quedaron fijados para el 23 de diciembre de 2018, pero la CENI los pospuso nuevamente la semana pasada, hasta este domingo, tras un incendio en un almacén con material electoral.

Kabila -quien sucedió en el poder a su padre, Laurent-Désiré Kabila, tras su asesinato en 2001- tiene constitucionalmente prohibido presentarse a un tercer mandato consecutivo.

La oposición, que en todo este periodo venía clamando contra lo que considera una estrategia de Kabila para prolongar su poder, aceptó este último retraso bajo la condición de que el 30 fuera la línea roja para, por fin, celebrar la votación.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar