El viaje imaginario de Borges entre los dos Quijote

Por José Santana Guzmán

Jorge Francisco Isidoro Luis Borges (Buenos Aires, 24 de agosto de 1899-Ginebra, 14 de junio de 1986), más conocido como Jorge Luis Borges, fue un destacado escritor argentino de cuentos, poemas y ensayos, extensamente considerado como una figura clave tanto para la poética en habla hispana como para la literatura universal.

Mientras que, Pierre Menard nació en Francia en 1872-1939. Este autor a inicios del siglo XX se propuso escribir de nuevo el Quijote que escribiera de Cervantes en el siglo XVII. Para lograr su objetivo, el escritor utilizó una práctica literaria llamada menardismo, o la técnica del anacronismo deliberado.

Hay que destacar, por tanto, que El Quijote de Menard fue escrito entre 1913 y 1918, sin embargo, la obra quedó inconclusa y nunca fue publicada, por lo que tan sólo tenemos constancia de su existencia gracias al artículo que en 1939 escribió Jorge Luis Borges: titulado Pierre Menard, autor del Quijote. Según algunos críticos literarios, el artículo fue publicado en Ficciones, de Borges, lo que sin duda explica que muchos lectores creyeran que se trataba de un cuento, en vez de un ensayo semiautobiográfico. Menard y Borges fueron grandes amigos.

Lo que hace Borges en su obra es una comparación entre los dos quijotes, y al mismo tiempo una defensa a la obra de Menard, lo que lo lleva a la conclusión de que el verdadero autor del Quijote en realidad lo fue su entrañable amigo.

Veamos una cita del ensayo de Borges: El texto de Cervantes y el de Menard son verbalmente idénticos, pero el segundo es casi infinitamente más rico. (Más ambiguo, dirán sus detractores; pero la ambigüedad es una riqueza.) …a pesar de los obstáculos, el fragmentario Quijote de Menard es más sutil e infinitamente más rico que el de Cervantes. Asegura el afamado crítico argentino.

Dentro de la aplicación de la lógica textual que magistralmente hace Borges en esta investigación literaria al Quijote de Menard, el sujeto enunciador examina y discute algunas temáticas de los estudios literarios, fundamentalmente el estatuto del autor, el del lector, así como la noción de intertextualidad, o sea, las estampillas que afloran en un texto y hacen referencia a otros textos de la cultura.

Finamente, quiero destacar lo siguiente: la idea de “texto original” igualmente es puesta en tela de juicio por este relato. El “robo” (entre comillas) en que caería Menard al crear una cita textual de la obra no le importa a Borges. Lo que él sí pretende acentuar es esta manera que posee Menard de “escribir su propia lectura” del Quijote, la cual resulta bastante disímil a la de Cervantes.

Por tanto, bajo esta premisa, el autor envía un mensaje bien claro a sus destinatarios: “existen tantos Quijotes como lectores del Quijote”. Por consiguiente, Borges, quien, a juicio de la crítica literaria, persistentemente se consideró más lector que escritor, revela en esta recreación la preponderancia que correspondería poseer la imagen del lector frente a la del autor.

Por José Santana-Guzmán

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar