El verde y morado en primavera

Por Carlos Martínez Márquez Martes 2 de Mayo, 2017

‘’El color verde añade calidad al purpura y lo refuerza’’. El autor

Cada primavera revela un colorido distinto a la anterior. Son mágicas en todo esplendor; buscamos siempre el mejor pretexto para medir las emociones, nuestro estado de ánimo que vaya a tono con los colores de la actualidad. Los colores tienen la particularidad que se combinan de manera democrática para hacernos sentir bien.

Uno de los colores más en boga es el verde y el morado. Ambos deberán conciliar e ir de la mano para que la armonía sea una constante. Y sirva de base para que haya calidad de convivencia entre si y una prevalencia existencialista, de que ambos deben ser parte de una solución a los estigmas y prejuicios que cunden la incertidumbre del conglomerado.

Cada cierta época del año surgen colores vanguardistas. El amarillo sentó un precedente logrando ser uno de los colores más predominantes, llegando a conquistar a todo el mundo. Fue con ese color que el 4% del PIB para la educación surtió efecto. El color amarillo se asienta al color de la piel de cualquier sujeto o cosa.

Hemos estado inmerso en una cruzada de conquistas en la que los colores han sido elementos intrínsecos para solucionar problemas de corte social. El verde ha estado presente desde antes de la eclosión de la primavera. Luego el desove llega al momento más oportuno para que el color purpura flexibilice las tensiones de los que ven el mar, el cielo y la tierra de un solo tono. El verde es el color de tendencia y más aún el que más predominio ejerce sobre el morado. Observo en retrospectiva, de que el morado se ha constituido desde hace tiempo, en un color que llama la atención. La estrella amarilla ha sido su gran aliada, que sin predecir lo que ocurriría en el futuro, bajo del pedestal para unirse a la proclama del 4% para la educación, dejándonos, una gran lección de que cuando existe la armonía entre los colores, todo es posible.

El verde es ahora el generador de esperanza en la que su color se esparce como átomo traspasando las fronteras, surtiendo un efecto importante y dosificación de paciencia para neutralizar la impunidad y que haya justeza en cuanto a la aplicación de la ley. Que el color verde sirva para fortalecer la institucionalidad, cambiar la percepción y prejuicios, porque todo lo que en cuanto acontece, es algo normal, que la corrupción forma parte de una cultura en la que todos estamos en el mismo saco.

El verde y el morado es el ‘’Trending Topic’’ del momento. Es posible que logremos un cambio en la que no se busca desestabilizar el morado y los demás colores aliados ni nada. Lo que se pretende es crear conciencia en la gente, de que solo el trabajo dignifica al hombre y el mismo nos proveerá lo necesario; que la ambición no nos genere una mala racha de enfermedades y eventos indeseables, que la riqueza ilícita no será de buen provecho, sino que servirá únicamente para las medicinas. Todo se convertiría en nada. El dinero y la moral erosionan con el tiempo, pero el verde y el morado podrán armonizar siempre en el plano de la justicia y la integridad social. Aprovechemos el verde de la naturaleza para meditar sobre nuestros problemas y ver de qué modo mejoramos como sociedad. Quien dijo que el verde no armoniza con el morado?