El Valle de la Nueva esperanza

Por Danilo Correa jueves 2 de febrero, 2017

En ese relieve de la naturaleza, nacen la mayoría de los ríos del país. De esa fuente acuífera se abastece la sed nacional. Por esta y otras razones Valle Nuevo es un patrimonio de nuestras vidas republicanas, no de un grupito adinerado. Por Valle Nuevo, respiran las cordilleras y la vida se preña de agua y esperanza, para todos.

 

Esta reserva natural hace tiempo que está contaminada de andamios, y sus latidos sedientos, nacen en el pecho fluvial de la República Dominicana con 910 kilómetros cuadrados enclavados en la provincia de La Vega.

 

Fortaleciendo con su falda, el follaje de las provincias Monseñor Nouel, San José de Ocoa y Azua, entre otras trenzas de la cordillera Central. Cercando unos 15 kilómetros de la ciudad de Constanza.

 

Sus elevaciones vierten aguas a tres cuencas hidrográficas, la de Nizao, Yaque del Sur y Yuna. El gobierno tiene la obligación democrática de reubicar a familias campestres, que han nacido ahí, siendo esclavos de terrenos, cultivos y riquezas de otros depredadores de ese ecosistema, patrimonio nacional, no así de apellidos del reinado patriarcal/dictatorial

 

El primero que inauguro la lucha frente a sectores tradicionalmente poderoso en reclamo de que se respecte el medio ambiente, lo fue Juan Bautista Pérez Rancier, abogado santiagués, que para 1920 había proclamado/postulado la defensa de las aguas de los ríos, en especial del Yaque del Norte, hoy basurero/foco de infección nacional. Por su trayectoria incansable en la protección de la fauna y flora, se designó a Valle Nuevo con su nombre

En este Parque Desprotegido, por todos los gobiernos, se han avistado gatos silvestres, ( de gran tamaño y menos agresivos que los gatos domésticos…pues, estos no son amenazas, no ponen nuestras vidas en riesgos), también, colonias de Conejos, en la zona llamada La Nevera(por su clima estacionario) y Sabana Quéliz.

 

En esta centenaria/ secuestrada pradera acuífera, hay alrededor de 66 especies de aves, 48 renglón mariposas, 29 de reptiles y 17 de anfibios. Lo más vergonzoso es que esta situación ha sido creada por los diferentes gobiernos que hemos tenidos, con el propósito de gratificar sectores de su laberinto.

Debemos de saber y es muy significativo e importante crear conciencia de que estas especies están en extinción: las aves endémicas, cigua palmera, tórtolas, barrancoli, cotorras, loros, guinea, entre otras tantas especies

. Tenemos variados anfibio y reptiles, ya que existen lagartos del género Anolis, diversas especies de ranas del género Eleutherodactylus, estas tienen como unico albergue/refugio,el pecho florido de este deteriorado Valle de nuestra esperanza.

 

En ese espacio natural invadido/depredado por hienas democráticas, existen 531 especies de plantas, de las cuales 138 son endémicas de la isla Hispaniola.Trujillo inicio el desorden y saqueo la quietud natural al construir una gran mansión base de cadáveres y decretos, en las pestañas de Valle Nuevo

 

Existen varias extensiones de pinares, dominados por el pino criollo (Pinus occidentales). Además, los bosques del nublado del Mechecito y el Pichón son palo de viento, el ébano y el cara de hombre (Haenianthus salicifolius).También hay varias muestras de palmas y manglares.

 

Parece que Valle Nuevo, de una u otra manera siempre fue parte de algún botín politiquero, porque ha sido normal/ costumbre, las miradas irresponsables/cómplices del Ministerio de Medio Ambiente y Recurso Naturales, frente a la extinción de este enclave natural.

Este Parque Natural, bien manejado por el Estado dominicano, puede saciar la sed de vida mediante sus caudales de aguas, vegetal y mineral que necesitamos lo que poblamos la vida.

 

Llego el momento de quitarnos las cachuchas partidarias y unirnos como dominicanos, ciudadanos de esta isla, con el único objetivo de sembrar de agua la sequía que nos ha confiscado a Valle

Nuevo.Por culpa de todos los gobiernos, se ha creado esta situación, que reitero no es una novedad.

 

Una turística carretera lánguida y en penumbra, cuyas huellas, humedecen los bolcillos de ex funcionarios, vigentes funcionarios, traficantes de haitianos, altos militares, empresarios de aquí y de allá, como también, civilistas campesinos hambrientos de paz, transitan hasta llegar a ese privado pedazo de Patria. Y con el sudor de su mezquindad, marchitan más del 60% del promedio de vida de la vegetación y fauna de ese Parque Nacional. Valle Nuevo.

 

Estamos de acuerdo que el Estado ahora reconozca sus errores, tan antiguos como el pecado, y actué no solo contra labriegos y jornaleros que no tienen malicias en sus cerebros, sino canas en sus estómagos.

 

Entiendo que el actual gobierno debe ser selectivo y buscarle otros lugares donde la familia empobrecidas, lazarillos de otros poderes que hoy continúan labrando la sequía en el otoño acuífero de más 9 millones de habitantes de este lado del samaritano horizonte enflaquecido

 

Al otro lado de los verdes ojos de Valle Nuevo, con justicia y equidad, hay que desalojar las paredes ocultas de la flora y fauna que mueren de lágrimas en brazos de una democracia empalizada mentiras. Necesitamos que esa afluente natural de aguas cristalinas y bellezas folclóricas, este en poder del Estado dominicano, no manipulada por férreos personeros al servicios de mezquinos intereses históricos.

 

Y que los verdaderos empobrecidos jornaleros, no sean apresados ni golpeados por las fuerzas represoras, sino que el gobierno le garantice otro lugar donde ellos puedan seguir cultivando con honestidad, sus miserias milenarias.

!Valle Nuevo es patrimonio de nuestra vida republicana,no de un puñado de fanático del dinero !

 

 

Comenta