¡El toque y te quedas!

Por Yancari Fleming lunes 14 de septiembre, 2020

Por: Yancari Fleming

“El día a día es un desafío”, al menos en las principales calles y comercios de la ciudad.

Vemos ya protestas  de imágenes y videos montados en las diferentes plataformas de las redes sociales acerca de la  hora del toque de queda, que cada vez se vuelve más intolerable. Tenemos aumento en las actividades mercantiles, la empleomanía más activa, con  los mismos horarios que restringen la libertad de la circulación, los cuales pudieran ir más ajustado al ritmo del trajín de los ciudadanos.

Resaltemos los sábados, es posiblemente el día que individuo promedio tiene para realizar sus actividades personales, el tráfico en las principales vías,  desde las 8am hasta las 5pm complica el desplazamiento, y si usted recibe un mal servicio en los centros de estilistas, car wash, etc… no se altere, la fila es larga y cierran a las 3pm.

El escritor Viktor Frankl en su libro “el hombre en busca de sentido”, dice; al “hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades  humanas, la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias para decidir su propio camino”,  es decir;

El toque de queda es “molestoso” pero necesario hasta que tomemos conciencia.

Es evidente que esto ha sido una desgracia pero, no hemos sido los únicos en atravesar por una pandemia, inclusive diferentes virus a lo largo de la historia  han afectado a gran parte de  la humanidad en todos los niveles.

En año 1918, justo en las últimas fases de La Primera Guerra Mundial, La Gripe Española  inicia, y  provoca la muerte de casi 100 millones de personas en todo el mundo, se especula que se llegó a controlar la propagación en el año 1920. En esa época la población tuvo que durar aproximadamente de 2 a 3 años resguardados y haciendo uso de mascarillas, no tan modernas como la que tenemos al alcance hoy en día.

Seamos agradecimos, pues vivimos en mejores tiempos que 102 años atrás, y si tienes la oportunidad de leer este artículo,  tienes acceso a internet, es decir; “tienes más condiciones y  oportunidades que al menos  la mitad de la población”.

Y es que no podemos cambiar las situaciones externas pero sí,  la manera en la  que actuamos ante esa situación, la correcta es la responsabilidad. Está en ti tomar las acciones necesarias para avanzar en estos tiempos con paciencia, organizando mejor tu agenda dentro de tus posibilidades para evitar  constantemente  lugares aglomerados.

“No debemos esperar algo de la vida, es la vida misma la que siempre espera algo de nosotros”, ¡nuestras autoridades también!

Comenta