El testimonio de Octavio Mejía Ricart revelado por Tirso

Por Francisco Rafael Guzmán

Hoy quiero hacer una reproducción del artículo que, poco antes de morir, escribiera (el 18 de junio de este año 2021) él hace pocos días fallecido Dr. Tirso Mejía Ricart

, el cual consiste en reproducir el testimonio de su hermano: Adolfo Octavio Augusto Mejía-Ricart, combatiente en la epopeya de 1959, quien entró por Estero Hondo. El artículo se titula: El Testamento Emocional de un Mártir de Junio 1959: Octavio Mejía-Ricart. Quien escribe este artículo, el cual casi se limita a reproducir lo escrito por su maestro Tirso Mejía Ricart

sobre su hermano Octavio reproduciendo integro ese artículo y dos párrafos largos de otro artículo escrito en el 2014, cree que el pueblo dominicano debe conocer los héroes (aunque su hermano fallecido hace poco lo llame mártir es un héroe), el desprendimiento de estos.

Refiriéndose a la prensa independiente, el gran José Martí llego a decir: “lo costoso del desinterés”, los héroes para ser tales, tienen que ser desinteresados. Doña Mercedes Rancier me hablo de lo desinteresado que era Juan Miguel Román, Dr. Juan Miguel Román (abogado), como lo serian Amín y otros. Veamos el artículo del 18 de junio de este 2021 y los dos párrafos del otro artículo del 22 de junio del 2014, escritos ambos por el Dr. Tirso Mejía-Ricart:

18 junio, 2021

El testamento emocional de un mártir de junio 1959: Octavio Mejía-Ricart

By Tirso Mejía Ricart

Mi corazón lo dejo al pueblo, a aquellos que sintieron el látigo del sol y la miseria

Antes de venir con la expedición anti trujillista, mi hermano Octavio abandonó su promisoria vida en diversos aspectos y expresó su última voluntad, de la que extraigo un fragmento significativo.

Yo, Dr. Adolfo Octavio Augusto Mejía-Ricart y Guzmán; estudiante de nacimiento, aprendiz de cirujano de profesión y maestro de vocación; en uso completo de mis facultades y afrontando libremente el dilema de vida y muerte, establezco la siguiente como mi última voluntad.

1- QUE MIS RESTOS SEAN enterrados en tierra de Santo Domingo, desnudos de toda superflua envoltura para que sientan su cálido contacto y se entrelacen con la dulce tierra por la cual he querido vivir y morir.

2- QUE SI HUBIESE LUGAR se siembre flores y un caobo sobre mi tumba y ésta se sitúe al borde de un camino agreste para que mis elementos desintegrados crezcan de nuevo a la vida a dar sombra y color a todos cuantos pasen por mi sitio, para que la nueva vida de mis elementos sea útil a los demás como ha sido mi deseo que fuera mi presente vida.

3- POR CUANTO CABE a mi exiguo patrimonio; lego a mi patria, a mi padre y a mi madre, a mis maestros y a mis hermanos, así como a todos los dominicanos, el pequeño acerbo de mis ideales y el agradecimiento por la educación recibida que hizo de mi pasaje por este mundo la más interesante aventura y el más delicado de los bellos jardines.

Dejo en especial mis ilusiones de soñador despierto y el testimonio de mis convicciones, a la Juventud eterna, de hoy y de siempre, que fue y será juzgada ilusa, atolondrada o loca, por tratar de vivir según el patrón de perfección compuesto por sus ideales.

Mi corazón lo dejo al pueblo – a sus estratos más bajos-, a aquellos que sintieron el látigo del sol y la miseria y llevaron a cabo la cosecha para darme la oportunidad de estudiar. Para ellos querría haber vivido yo, porque yo creo que más fácil morir por la Patria que vivir para ella.

Aquí estoy, listo a partir por esa lucha. Mi hermano Marcio acaba de renunciar a su posición de Asesor del presidente de Venezuela, dirigiendo los trabajos de Planeación, una posición remunerada excelentemente, una posición que él realmente quería y por la que dejó Londres, con su esposa en cinta para unirse a la lucha.

Esta misma actitud es la de mi hermana, una persona que, aunque tiene un título universitario ha sido siempre una cultivadora de la vida de sociedad. Tirso, mi hermano más joven está en la lista de los perseguidos para ser apresado.

No es mi ambición sobrevivirles.

Debo ser sincero y confesar que trataré de lograr que la expedición sea todo un éxito. Pienso aportar todo lo que pueda con ese fin, pero te mentiría si no te dijera que no creo que tengamos más de un 10% de posibilidades de éxito y menos aún las de salir con vida, según lucen las cosas ahora.

Trataremos de lograr mayores posibilidades de éxito, si fuere posible y evitar derramamientos de sangre innecesarios y el fracaso militar de la expedición…

Me resulta difícil creer que somos un pueblo sin esperanza ni futuro…
Nota: Octavio fue asesinado por Ramfis Trujillo, por responder a sus insultos escupiéndolo en la cara.

Me resulta difícil creer que somos un pueblo sin esperanza ni futuro…

Mi maestro Tirso, en un artículo escrito en el periódico del 22 de junio del 2014, en dos de los párrafos da cuenta de cómo fue la participación de su hermano en la epopeya de 1959, como desapareciera, tomando de fuente para esto último testimonio de un militar. Veamos pues:

“Participó en un encuentro el día 20 junio con los efectivos militares regulares, no lejos del sitio del desembarco de la expedición en Estero Hondo, en el cual el entonces mayor Anselmo Pilarte resultó herido, quien quedó momentáneamente abandonado, lo que permitió a Octavio curarlo como médico y dejarlo en condiciones de recibir mayores atenciones. El 22 en la noche penetró en una casa campesina, donde le dieron de comer, pero fue denunciado, apresado por una patrulla militar y herido en el hombro por un lugareño con un machete, en presencia militar, allí fue trasladado a la fortaleza de Mao, donde fue curado por instrucciones de su comandante de entonces, mayor Servando Bonpensiere; y desde allí luego a Santiago, desde donde fue despachado en el baúl de un automóvil a la Base Aérea de San Isidro.

“En San Isidro, Octavio fue conducido con los demás prisioneros a la prisión. Allí Ramfis Trujillo se le acercó y pretendió desconsiderarlo en ese estado, Octavio le escupió en la cara. Entonces, según refiere el ex cadete Eugenio Guerrero Pou, en su testimonio (1996), Ramfis ordenó que lo introdujeran en su vehículo, donde fueron a parar los que nunca más aparecieron, probablemente lanzados al mar, como sucedió con el héroe y mártir, capitán piloto Juan de Dios Ventura Simó y otros.”

No cabe ninguna duda de que Ramfis era y termino siendo una hiena que necesitaba ver la sangre de sus adversarios, producto del ejemplo de su padre el sátrapa Rafael Leónidas Trujillo Molina. Así todavía hay gentes que cree que tenemos que vivir en un régimen como el de Trujillo que le conculcaba tanto las libertades a los ciudadanos, por el modo primitivo de acumular los capitales Trujillo y su reducido clan, a costa de la miseria de las grandes mayorías en el país y el poco desarrollo de servicios importantes y de las obras de infraestructuras. Las fuerzas productivas materiales se mantuvieron rezagadas, aunque hubo algún desarrollo en las telecomunicaciones, perro limitado, por el control del clan Trujillista. Los héroes del pueblo son inmortales.

Termino reproduciendo el Himno  del 14 de Junio, tomado de la página de la Fundación Red de la Dignidad. Dice así:

Llegaron llenos de patriotismo,
enamorados de un puro ideal
Y con su sangre noble encendieron
la llama augusta de la libertad.

Su sacrificio que Dios bendijo
la Patria entera, glorificará

Como homenaje, a los valientes
que allí cayeron por la libertad.

14 de junio, gloriosa gesta nacional.
Tus mártires están en el alma popular
Hermanas Mirabal, heroínas sin igual
Tu grito vibrante, es el alma de la Patria inmortal.

Llegaron llenos de patriotismo,
enamorados de un puro ideal
Y con su sangre noble encendieron
la llama augusta de la libertad

Su sacrificio que Dios bendijo
la Patria entera, glorificará

Como homenaje, a los valientes
que allí cayeron por la libertad.

Por Francisco Rafael Guzmán F.

Comenta