“El Sistema Electoral de EE.UU.”

Por Manuel Cruz domingo 8 de septiembre, 2019

No existe duda alguna de que el sistema electoral de los EE.UU. es el más complejo del mundo. Sin embargo, lo paradójico es que esa misma fisonomía junto con sus tradiciones políticas tanto a lo interno como a lo externo; es lo que cautiva y apasiona a las personas a querer conocer todos sus detalles y diferencias con los demás sistemas.

Fruto de ello, es por lo que millones de personas se preguntaron ¿cómo fue posible que Donald Trump haya sido elegido presidente aun cuando su contrincante cogió 3 millones de votos más que él? por la misma razón que el gran Thomas Jefferson fue vicepresidente de Adams siendo su principal enemigo.

La Pirámide del Poder

Desde el mismo momento en que comenzaron los debates entre federalistas y centralistas, se sentaron las bases inquebrantables y defensa implacable de una serie de principios impulsados por los padres fundadores que son rabiosamente conservadores. Los mismos, no son otra cosa que la manifestación pragmática y funcional de las distópicas teorías platonianas y aristotélicas de la sociedad ideal; en la cual, el poder debe estar a merced única y exclusivamente de una clase pensante y preparada. Es precisamente ese anacronismo lo que dio vida al filtro social, político y económico denominado colegios electorales cuya función es alejar a los plebeyos y pelafustanes del poder.

En ese sentido, en Estados Unidos para ser presidente no solo es necesario tener un liderazgo, tener los recursos o la capacidad de recaudarlos o ser un reconocido empresario. Aun siendo acreedor de todos esos elementos juntos y muchas veces hasta sin ellos, si usted no cuenta con el amor y el cariño de los intereses del establishment ni siquiera los milagros de Jesucristo lo podrán convertir a usted en presidente. En efecto, dadas las complejidades antes descritas nos hemos propuesto desarrollar en forma pormenorizada las principales características que componen desde el punto de vista político este maravilloso y peculiar sistema electoral. 

La Elección Presidencial

La elección presidencial de EE.UU. pasa por un complicado proceso mezclado entre una legitimación democrática directa y una elección indirecta en los colegios; supuestamente en nombre de todos los ciudadanos. Por tal razón, para ser electo presidente hay que alcanzar por lo menos el número mágico de 270 de los 538 votos electorales compuestos por 100 Senadores, 435 Diputados, y 3 que se asignan de manera especial al Distrito de Columbia y, las elecciones se realizan el 1er martes después del primer 1er lunes de noviembre cada 4 años. Empero, ese día en realidad se vota por la lista de electores y no por los candidatos presidenciales y, los votos se cuentan Estado por Estado y no por una suma nacional.

Para tales fines, la verdad es que en la praxis solo se necesita coger mayoría en 11 de los 50 Estados que son, California, Nueva York, Texas, Florida, Pensilvania, Illinois, Ohio, Michigan, Nueva Jersey, Carolina del Norte y Virginia; con esos ya eres el presidente. La verdadera elección del presidente se realiza el lunes que sigue al 2do miércoles del mes de diciembre. Hay que decir que cuando no se alcanza la mayoría de votos o hay un empate, la cámara de representantes con las 2/3 partes de sus miembros debe escoger uno de ellos entre los 5 más votados, situación que ya ha pasado en 3 ocasiones y la juramentación se realiza el 20 de enero.

La Elección Congresual

A pesar de que ya hemos dicho que las estructuras e instituciones que dan vida al sistema político estadounidense están consagradas bajo unas raíces profundamente conservadoras; no menos cierto es, que hay grandes diferencias entre la elección congresual y la presidencial. Por ejemplo, los Diputados son electos por dos años y los Senadores por 6 teniendo que ir una 3ra parte de ellos a legitimarse en nuevas elecciones cada dos años. Solo necesitan vivir en su demarcación un día antes de las elecciones y las circunscripciones no están divididas geográficamente sino, por composición racial, económicas o convicciones religiosas.

En virtud de ello, esos elementos otorgan ventajas y desventajas dependiendo en la demarcación donde se presenten. Verbigracia, Jesse Jr hijo de Jesse Jackson fue elegido en Illinois con el 89% de los votos en 1998, allí 9 de cada 10 votantes son negros. Hay que agregar a esas complejidades que el presidente de la cámara es el segundo en la sucesión presidencial, que el presidente del Senado es el mismo vicepresidente de EE.UU. Y, que en caso de un juicio político al presidente presidirá el Senado el presidente de la Corte Suprema. Que un Diputado tiene límites para hablar mientras que un senador pueda hablar todo el tiempo que quiera; como lo hizo el senador Strom Thurmond por 20 horas y 54 minutos corridos en 1957.

Anuncios

Comenta