El sector construcción, vacuna para nuestra pandemia económica

Por Leandro Leonardo viernes 7 de agosto, 2020

En medio de un mundo lleno de incertidumbre, una pandemia centenaria y una gran volatilidad en los mercados, el sector construcción se resiste a decaer.

Las nuevas autoridades lideradas por el presidente electo, tienen un gran desafío, no solo el de sobrellevar la pandemia con la menor tasa de mortalidad y contagio posible, sino también lograr un repunte económico que permita evitar un desastre mayor al que hoy estamos viviendo.

En mis artículos anteriores siempre desarrollé una tesis que hoy doy fe de que sigue siendo una gran posibilidad de éxito, así como una posible medalla para el mandato del Presidente Luis Abinader, quien es conocedor del sector construcción, dada su vasta experiencia en los negocios, gracias a su propia cementera, empresa especializada en dicho sector.

Visualizando los clamores del pueblo, sobre la gran necesidad de empleos dignos, mejoría de la calidad de vida de la clase media baja y baja de nuestro país, se sigue dando la gran oportunidad de utilizar nuevamente la teoría Keynesiana donde el estado se vuelva un gran inversionista y dinamizador del gasto, a través de grandes proyectos de viviendas e infraestructuras, logrando así un repunte de la economía y que ésta logre tocar a todos los niveles de la sociedad, especialmente a aquellos que hoy se encuentran suspendidos laboralmente, y son beneficiarios de programas de ayuda FASE o QUÉDATE EN CASA.

Dada esta nueva realidad es importante proponer medidas innovadoras que puedan ser disruptivas, pero a la misma vez logrables, y que puedan tener repercusiones rápidas en los niveles de inversión.

¿Con qué  contamos al día de hoy?, contamos con la ley 189-11, ley que ha sido utilizada desde el 2017 hasta la fecha para desarrollar 249 proyectos que cuentan con 87,896 unidades. Estos datos han sido suministrados por el INVI directamente desde su portal, pero un dato todavía más interesante es que dicha ley fue estructurada para disminuir el déficit habitacional que todavía se mantiene en más de 2,000,000 de personas con interés de vivienda a nivel cuantitativo y alrededor de 850,000 de manera cualitativa.

Estos datos nos demuestran una oportunidad infinita de inversión e incentivo, tanto para el sector público como para el sector privado, o en un mejor potencial público-privado.

Propongo que es momento de catapultar el Ministerio de la Vivienda con una estrategia financiera moderna y diferente, para aportar de una manera dinámica a la superación de una parte de nuestra crisis, incentivando la inversión, apostando a disminuir el déficit habitacional y más que nada, logrando viviendas dignas y de calidad para todos los Dominicanos.

Se preguntáran, todo esto suena muy bonito y parece de un cuento de hadas para ser cierto, como dicen por ahí los magos nunca revelan sus trucos, pero como siempre hemos sido un libro abierto con nuestras propuestas y dada la situación que estamos viviendo como nación, todos debemos de trabajar juntos para salir adelante.

Las siguientes propuestas son los que , dentro del sector, catapultarán de manera potente nuestra realidad:

1)  Aprobar por decreto o normativa la firma digital de los contratos de preventa notarizable, este acápite logrará una velocidad en todo el proceso burocrático. También apoyará el medio ambiente y dará una visual en sentido general de que vamos avanzando, esto es sinónimo de cambio.

2) Erradicar en viviendas de bajo costo la necesidad del pago del inicial a través de mecanismo como carta de trabajo y demostración de ingresos. En esta parte el gobierno y la superintendencia de bancos deben asegurar y regular esta medida para que sea algo positivo en un mediano y largo plazo.

3) Incentivar a los puestos de bolsa para que les interese la colocación de sus capitales en este tipo de proyectos y puedan vender los cupones a personas físicas en cuotas pequeñas para que cualquier ciudadano pueda tener ventajas de este sector, esto democratizará de manera real el sector, otro sinónimo de cambio.

4) Posibilitar a las AFP apoyar los puestos de Bolsa o bancos múltiples con tasas blandas que permitan a los clientes finales adquirir sus viviendas en tasas no mayores de un 7% anual.

5) Exigir que la permisología no se prolongue a un plazo mayor de 60 días calendario.

Estas medidas bien ejecutadas, con un ministro que conozca el sector, innovador y con grandes capacidades de tomar riesgos controlados, puede ser la columna vertebral de nuestro relanzamiento económico y una gran oportunidad de triplicar la meta de las 30,000 viviendas propuesta por nuestro presidente Luis Abinader y juntos llevarla a 90,000 en este cuatrenio.

Siempre he visto las cosas de una manera positiva, en las grandes crisis es donde se consolidan los grandes cambios y sé que las intenciones reales de mejora existen, el equipo humano también, ahora lo que es momento de iniciar políticas de ejecución innovadoras para consolidar ese futuro que todos tanto anhelamos.

Por Leandro Leonardo 

Comenta