El rol del diplomático

Por Junior Pérez

Los Funcionarios diplomáticos son aquellas personas que ejercen la representación oficial de su estado ante otro estado u organismo internacional, con carácter permanente o específico a través de la acreditación oficial.

Citando a uno de los grandes expositores de la rama, tal como lo es el Dr. Podesta Costa en su Tratado de Derecho Internacional Público:” La facultad de enviar y recibir agentes diplomáticos pertenece a los estados y se llama, respectivamente, derecho de legación activo y pasivo.

Es preciso destacar que el derecho de legación es ejercido en la medida en que lo requieran las conveniencias políticas, acreditando un agente diplomático perteneciente a alguna de las categorías se especifican en seguida: Ese agente diplomático, llamado “Jefe de Misión”, está acompañado por el personal oficial que se estime necesario: Ministros Consejeros, Consejeros, Secretarios (según la categoría), Agregados Comerciales, Agregados Culturales, etc.

Cada estado, a fin de atender el derecho de legación, se encarga de organizar el servicio exterior, generalmente este comprende hoy todo lo relativo al funcionamiento de los Ministerios de Relaciones Exteriores de todos los estados que integran la geografía planetaria.

Las normas relativas a los funcionarios diplomáticos se rigen por los tratados internacionales, tales como Convención de Viena de 1815, Aquisgrán 1818, Habana 1828, este último de carácter interamericano, así como también por las costumbres y usos internacionales. Es de vital importancia recalcar que gran parte de estas grandes convenciones se han renovado y a su vez ratificado por los estados firmantes, como lo es la Convención de Viena que se ratificó en 1961-1967-1969.

En conclusión, el rol diplomático requiere la importancia necesaria en el regimiento de un estado determinado, donde además estos tratados y costumbres otorgan a los agentes y funcionarios diplomáticos ciertos privilegios que le son propios de sus funciones acordes a las convenciones mencionadas, dada la función que desempeñan en determinados estados merecen tener un carácter de restricción por su encomiable labor que día a día desarrollan en los países que sirven como puente para la confraternidad de las relaciones bilaterales.

Hoy en día la diplomacia ha pasado por un proceso de transformación de gran importancia, fruto de la implementación de herramientas digitales y tecnológicas (TICS); lo cual han sido de suma importancia para el desempeño de la nueva dinámica de las relaciones internacionales y la diplomacia. Definitivamente queda demostrado que “La Diplomacia es la política en traje de etiqueta”.

Por: Junior Pérez

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar