El reino de este mundo: una obra que trasciende los siglos

Por José Santana Guzmán

De pura lengua

 

El reino de este mundo es una novela publicada en el año 1949, por el escritor cubano Alejo Carpentier (1904–1980), luego del regreso a su patria del extranjero. Período en el que el novelista hispano ocupó importantes cargos culturales en su tierra natal.

Es indudable que existe una relación especial entre la novela y la vida de su creador. Por tanto, es por ello que vemos en esta narrativa el interés del sujeto enunciador por plasmar sus deseos de libertad, los cuales, se encuentran bien representados en los personajes principales, por ejemplo, en Mackendal y Bouckman, por solo citar dos modelos. Asimismo, por medio a esta narrativa, podemos apreciar el interés del autor por justificar sus argumentos ya que precisamente él había sido víctima de represión. Por consiguiente, existe un vínculo biográfico cuasi directo entre el contenido del texto y la experiencia del poeta. En consecuencia, esa dualidad que presenta Carpentier, entre lo real y lo ficticio en esta narrativa, deja bien claro la otra relación autor-novela, o sea, con su experiencia teórica. Así lo demuestra su marcado empeño desde el prólogo cuando plantea la existencia de lo real maravilloso que con justificado ahínco sostiene desde el inicio de esta obra capital de la literatura hispánica del siglo recién pasado.

Para autores como Rodríguez (2022), el relato de El reino de este mundo se sitúa en un contexto histórico en el que el pueblo haitiano mantenía una lucha constante por su libertad, es decir, entre los siglos XVIII y XIX.

El reino de este mundo está narrado desde una perspectiva temporal, en la que un narrador testigo se sitúa en tercera persona. Por consiguiente, desde este punto de vista el sujeto enunciador le presenta los hechos al lector o lectora de forma tal, que le impregna ciertos aspectos de relevancia, los cuales, a su vez, hacen que la narración cobre más y mejor interés. Por tanto, esa postura le permite al autor jugar con las épocas que presenta en el texto, inyectándole a la narrativa un mejor manejo del tiempo.

La construcción de los personajes en la obra de Carpentier, sin duda representa uno de los mayores y más importantes logros a resaltar dentro del contenido de esta obra. Sin embargo, estos argumentos se pueden justificar en la medida en que observamos de qué forma cada uno de estos tipos encarna una visión exacta de lo que representa en la obra. Asimismo, vamos a apreciar en Marckandal, un hombre con poderes y sabiduría; en Ti Noel, el esclavo adulador; de igual forma, en personajes como, por ejemplo, Monsieur Lenormande Mezy, vemos al típico colono de la época, al representante del esclavista blanco, si se quiere. Y en Henry Christophe, vemos representado al político que escala social y políticamente, etc. etc.

En lo que concierne a la estructura de esta novela, El reino de este mundo inicia con un prólogo escrito por el propio autor, en el que narra, groso modo, tanto los motivos como los deseos, y, por qué no, las influencias y las vivencias de su viaje por el territorio haitiano. Asimismo, tenemos que la obra está compuesta, por cuatro capítulos, el primero posee ocho partes; en tanto que el segundo y tercero están compuesto por siete acápites; mientras que el cuarto contiene cuatro partes. Entre tanto, al inicio de cada uno de los capítulos, la obra posee una cita a modo de epígrafe, por medio a la cual el autor hace referencia a un texto en particular o en su defecto a cierto personaje de relevancia, lo que demuestra, en suma, el uso pertinente del recurso de la paratextualidad por parte del autor.

En cuanto a la retórica en esta narrativa, vemos que el autor hace uso de algunas figuras lingüísticas en el texto, tales como, apóstrofe, hipérbole, interrogación, perífrasis, ironía, símil, entre otras. Además, se puede decir a ciencia cierta, que el léxico que el sujeto narrador emplea en la obra es muy diverso. Por consiguiente, es notorio en el mismo el uso frecuente de lenguaje coloquial y regional, además de algunas lenguas como el francés, el creole, entre otras.

El tema o principio básico contenido en esta obra, es posible que gire en torno a las luchas por las libertades que libró el pueblo haitiano durante los siglos XVIII y XIX. Sin embargo, en la obra se puede percibir, además, la marcada presencia de algunos aspectos temáticos de importancia, como, por ejemplo, la defensa que hace el autor contra la literatura europea, así como el existencialismo, entre otros tópicos.

En definitiva, considero que, con El reino de este mundo, la literatura hispánica se coloca en uno de los lugares más altos del canon literario de América y al mismo tiempo, se puede afirmar con claridad meridiana, que, con esta obra, Alejo Carpentier ha logrado realizar una contribución significativa de alcance universal, la cual permanecerá por siglos gravitando en el gusto de muchas generaciones que tienen en ella, uno de los textos literarios de mayor contenido temático de los últimos siglos.

 

Bibliografía:

  • Carpentier, Alejo. 2009. El reino de este mundo. Alianza Editorial.
  • El reino de este mundo –Alejo Carpentier- (Ambiente Externo). Artículo. Publicado el 8 de abril de 2011. Disponible en: culturaguate.blogspot.com. Recuperado el 14 de marzo de 2022.
  • Análisis de la obra El reino de este mundo. (Alejo Carpentier) Artículo. Guillermo Pallares Rodríguez. Disponible en: unirreformada.edu.co Recuperado el 14 de marzo de 2022.

25/03/2022

Por José Santana-Guzmán

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar