El refajo de los ¿ecologistas? dominicanos visto de lejos

Por Humberto Salazar miércoles 1 de febrero, 2017

Con la finalización del plazo que se otorgó a las personas que realizan una explotación agrícola ilegal en la zona de Valle Nuevo, el Ministerio de Medio Ambiente procedió a iniciar el desmantelamiento de las instalaciones que se habían construido dentro de este parque nacional, con el objetivo de garantizar la preservación de la fauna y la flora de este punto, que es uno de lo mas altos del país y de las Antillas.

La reacción de los grupos que dicen ser ecologistas en la República Dominicana ha sido de una frialdad tal, que presumimos huelen que no existe un ambiente adecuado para usar este tema como recurso político partidario, como lo que ocurrió hace poco mas de dos años con una supuesta lucha por la denominada Loma Miranda, donde poco faltó para que algunos llamaran a una revolución con las armas en las manos.

La palabra ecología de la que se deriva la personalización de ecologista, se define como todo aquello que defiende y protege el medio ambiente y quien la lleva a la practica es alguien que siempre estará interesado en la naturaleza y presto para impedir que sea dañada por la mano del hombre.

Pero en nuestro país esto no es así, por algo somos una nación tan peculiar, aquí el movimiento denominado ecologista, lo que agrupa es a una serie de izquierdistas sin objetivos, al ser derrotado el marxismo; anarquistas practicantes, personas con tendencia a predicar el caos y muchos otros especímenes esta vez de la fauna política criolla.

Porque mientras hubo algunos que bloquearon carreteras, realizaron caravanas, opinaron y gritaron que estaban dispuestos a inmolarse a raíz de unas observaciones hechas a una ley, realizadas por el Presidente Danilo Medina en uso de sus facultadas constitucionales, no hemos escuchado a esas mismas personas apoyando las acciones que esta tomando el gobierno en Valle Nuevo o dando seguimiento a los proyectos agro-forestales que todos los fines de semana son anunciados en las visitas sorpresa del Primer Mandatario de la Nación.

¿Cuál es la pequeña diferencia entre Loma Miranda y Valle Nuevo? pues que en la primera la única fuente de agua es el río ¨El Jagüey¨, el cual no alimenta ninguna otra fuente de agua, que es tan necesaria para la vida de nuestros ciudadanos, y que en la segunda se ubica el nacimiento de los ríos Yuna, Nizao y Yaque del Sur, que son nada menos que las principales fuentes de agua de la República Dominicana, junto con el Yaque del Norte.

Es altamente sospechoso, que los grupos ecologistas, incluyendo algunos sacerdotes enganchados a anarquistas vociferantes, se hayan puesto del lado de los que no tienen ningún derecho a jugar con el futuro del país invadiendo una zona que debió haber sido protegida de forma rígida por las autoridades de todos los gobiernos que han precedido al de Danilo Medina, que simplemente está haciendo cumplir la ley.

Si alguien tiene alguna duda de lo que estaba ocurriendo en Valle Nuevo a la vista de todos, la depredación y el crimen ecológico que se está realizando en esta zona era tal, que nadie discute la cifra de mas de 4 mil nacionales haitianos que habían sido llevados a ese lugar para usarlos como mano de obra barata, sin tener en cuenta la costumbre depredadora de la naturaleza que tienen los nacionales de ese país.

Pero vale preguntarse donde están los ecologistas de este país, que no hemos visto alzar sus voces para apoyar los proyectos que ya se iniciaron en Hondo Valle, Hoyo del Pino, Guayabal y otras demarcaciones, todas relacionadas con un plan maestro que garantice el desarrollo sostenible, y amigable con el medio ambiente, para las familias que viven en forma dispersa en las montañas donde nacen las principales cuencas hidrográficas de nuestro país.

Es mejor pasearse por las ciudades vestidos de ¿verde? y decir que defienden la flora y la fauna de nuestro país, y no dicen esta boca es mía con el plan puesto en marcha por el gobierno en Valle Nuevo, donde se garantizará la permanencia de las familias que tradicionalmente habitan la zona, pero esta vez convirtiéndolas en guardianes vigilantes del bosque y proveyendolas de los medios para sostenerse económicamente mientras se transforma esta zona en una área propicia para el eco-turismo, que es una industria en crecimiento en todas partes del mundo.

¿Porqué les es tan difícil reconocer cuando algo se está haciendo bien? ¿No se supone que la misión de un ecologista es defender la naturaleza? ¿Ha sido el gobierno del Presidente Danilo Medina un aliado o un adversario en este tema? ¿Porqué la mezquindad es un adorno que prima sobre tantos espíritus en la República Dominicana?.