El que iba a la Zurza llegaba con la piel gris ceniza

Por lunes 15 de agosto, 2016

Pese a los problemas ambientales y sociales de la zona y de servicios públicos, La Zurza, un manantial de aguas claras y límpidas, ubicado en las márgenes del Rio Isabela, justo en la frontera de los barrios de Capotillo, Cristo Rey y Villas Agrícolas de La Capital es una zona muy amenazada por elevados niveles de contaminación, ruidos, desechos sólidos, inseguridad y problemas de las calles y avenidas cercanas.

Para los años de 1970, la historia era otra, el sitio ideal para las escapadas de los muchachos que aprovechando los permisos que se pedían para uno bañarse bajo la romántica lluvia en el barrio; hacían la travesía desde Villas Agrícolas a las afueras del Mercado Nuevo, bajando una cuesta a poco más de un kilómetro.

Los muchachos que íbamos a La Zurza, procurábamos bañarnos a escondidas en la casa y rápidamente para que la resequedad de la piel por las aguas no nos delatara. Los padres eran los padres, y un buen día aprendieron que “ si te pasaban una uña por los brazos o las piernas y entonces se sabía la verdad” : tú no te estabas bañando en el aguacero, “te fuiste para la Zurza”, era el momento de la pela, venía el lloro y el crujir de dientes.

El tiempo, no se detiene, es como un misterio, la fuente sigue ahí, cuanta con tres pozas naturales se devela en los ojos del visitante brindando esparcimiento, con aguas que fluyen de manera natural desde las secretas profundidades de la tierra tornándose un azul profundo y encantador.

El problema es que, ese remanso de belleza está amenazado por los elevados índices de contaminación de la zona con todo tipo de desechos sólidos lanzados por los vecinos y pobladores del lugar.

Conscientes de la importancia, de ese recurso natural, es que la Fundación de Saneamiento Ambiental de la Zurza (Fundsazurza) inicia el “Programa de Rehabilitación de los Humedales del Isabela”. Las tareas son titánicas, pero se resumen en el el rescate y acondicionamiento de esta importante área, de modo que pueda ser disfrutada con seguridad.

Fundsazurza y los miembros que lo integran, saben bien el objetivo que persiguen: conservar el patrimonio hídrico de la cuidad, una tarea, dado lo costosa que es la recuperación del área.

Además, persiguen tomar las medidas que sean necesarias para garantizar el uso de los balnearios por los ciudadanos de esta zona y mejorando las condiciones de vida de los pobladores de La Zurza, remodelar el balneario y sanear el lugar.

Sin embargo, la falta de recursos económicos ha impedido su objetivo final: hacer del balneario un espacio turístico apto para disfrutar en familia: “lamentablemente el factor recursos no ha permitido que nosotros podamos cumplir con nuestro propósito de brindar a la comunidad un balneario digno de visitar y que permita a los vecinos recrearse”, manifestó.

En 2010 Fundsazurza recibió US$5,000 de parte de la empresa Ford Motor Company para trabajar en la recuperación de los humedales y limpieza de las pozas, pero el problema es el mismo de las economías del mundo, las necesidades son superiores a los recursos disponibles.

Pero, el costo de la remodelación asciende a los US$400,000. El proyecto de remodelación incluye áreas recreativas, cafeterías, vestidores, juegos infantiles y un multiuso para presentaciones de grupos artísticos, además de una ruta turística por el Río Isabel hasta el Parque Mirador Norte, con un pequeño puerto y botes.

Fundsazurza, quiere mostrar al país y al mundo otra cara distinta con el proyecto, cambiaría la “mala percepción” que hay sobre la zona. Además, generaría empleos, dinamizaría la economía y disminuiría los ya elevados niveles de delincuencia.

Muchos de los jóvenes del lugar tienen grandes inquietudes y habilidades para el canto, baile y teatro; quieren mostrar que en la zona no sólo hay delincuencia y droga, sino jóvenes con un compromiso social de luchar, por el barrio, la ciudad y el país. Yo me identifico con la recuperación de este regalo de la naturaleza.

Por Víctor Elías Aquino

Anuncios