El profesorado decidirá: Si no se incidentan las votaciones

Por Francisco Rafael Guzmán

En un envío de WhatsApp, a un Chat de profesores de la UASD, pude ver en el reporte que hace una entidad denominada PASDAL, al parecer reenviado por el profesor Rafael Antonio Durán Rodríguez de la Escuela de Sociología de nuestra magna academia. Hay mucha parafernalia en la presentación de ese reporte, sin embargo, todavía no se ofrecen los resultados en cuanto a las simpatías de los docentes que respondieron los cuestionarios, los cuales en total son unos 2,504 según el reporte. Según el reporte, de un total de 3,700 docentes tienen derecho a sufragar unos 2,909. No sabemos todas las razones para excluir del padrón a los docentes del derecho al voto, pero debemos suponer que se estaría excluyendo a profesores que tienen licencias, por uno u otro motivo y a los que sin solicitar licencia no tienen asignación. Estamos pensando en profesores que no se han jubilado aun, pero durante el presente semestre no están impartiendo docencia. Ese diseño de Panel, ya que no es exactamente lo que se debe llamar Encuesta en la Investigación Social, porque la encuesta es un diseño  de esta que no se repite en el tiempo, mientras que el primero se repite en el tiempo. PASDAL ha estado realizando un diseño de panel. Estas ambigüedades ocurren en la jerga de los metodólogos.

Ahora bien, olvidándonos de esas ambigüedades, pensemos en los resultados que todavía no los conocemos, pero tampoco estos lo van a decir todo. En el año 2008, abocados a un proceso electoral, se veía como un hecho que la candidata Emma Polanco Melo era la ganadora, hasta pocos días antes de las elecciones. El Dr. Franklin García Fermín, pocos días antes de las elecciones, montó una parafernalia frente a la biblioteca de la UASD que hizo cambiar de parecer. Dio una sensación de triunfalismo con muchos montantes, lo que al parecer propició el triunfo, la diferencia no fue tan grande según creo recordar. A esto hay que agregar que el fantasma del machismo se dejó sentir en una actividad de la candidatura de Emma, la que se realizó en lo que fue el local del Centro de Planificación Ecuménica. Esas experiencias deben servir de enseñanza a los candidatos, para no confiarse mucho de recetas, pero también saber cómo deben ponerse los acicates. No puede ganar el candidato si no  da una sensación de que se siente triunfador, no se puede ser inerme cuando de una lid se trata, lo que no se puede es urdir planes con la mentira y la deshonestidad. En cuanto a esto último, sobre todo cuando de La Academia se trata, pues en ella es donde se cuece la razón.

 

Quien quiere el bienestar para La Academia y el país debe ser tesonero, siempre tratando de ser humilde, aunque esto no es tan fácil de alcanzar, ya que es lo más difícil de lograr por un ser humano. Sin embargo, la humildad es el arma más poderosa cuando un ser humano la posee. Ningún candidato debe saturar al electorado con la publicidad de su candidatura, porque podría revertirse en su contra, su campaña debe ser constante: todos los días; tesonera, pero sin fastidiar al colocar una publicidad muchísimas veces porque eso cansa. Nadie crea que ganó ya aun dándole los resultados de ese estudio (panel) una amplia ventaja de simpatías, sobre otro candidato. Los paneles y las encuestas ofrecen una visión aproximada; aunque no se trabaje con una muestra, sino un estudio tipo censo, porque se queda siempre un número significativo de docentes sin entrevistar y además en los censados pueden un grupo significativo cambiar de opinión en el último momento y otro grupo no votar. Siendo un universo finito, pero no tan pequeñito.

Es un poco difícil que todo el profesorado elija, es decir, que el ciento % de los que tienen derecho a votar, o una cifra muy cercana al 100 % vote. Ahora bien, ojalá fuera así porque se entiende que en la elección así se expresaría la voluntad de todo o casi todo el profesorado de la UASD. Ahora bien, si las elecciones no se hacen en un claustro, es decir, en un espacio cerrado como antes, deberían los candidatos expresarse en público para que el profesorado sepa cuáles son  sus discursos. Antes, en los claustros, en espacios cerrados se motivaban las candidaturas por presentadores que representaban a cada candidato. Bueno, pues como en la universidad se cuece la  razón cada candidato a rector (por lo menos) debe informar en público, sobre las intenciones de como dirigir la universidad en su posible gestión, antes de que los votantes sufraguen por él.

La gobernanza puede ser fácil o no ser tan difícil, pero usando el poder, lo fáctico, la fuerza, pero como la definen algunos tratadistas del término así no se le podría llamar gobernanza, sería ejercicio del gobierno basado en el poder, porque la gobernanza se aplicaría consensuando. Los dos candidatos o los dos principales candidatos a rectores en la UASD, Editrudis  Beltrán y Jorge Asjana, ya que se ha dicho que Pablo Valdez también aspira,  han ocupado cargos importantes: la vicerrectoría docente y la vicerrectoría administrativa. El profesorado, los delegados estudiantiles que votan y algún que otro empleado con derecho votar saben cómo se han manejado cada uno en sus funciones, pero si no es así deben ser orientados por alguien o los propios candidatos hacerlo, indicando o dando cuenta con su discurso  antes del día de las elecciones de cómo sería una gestión suya en caso de ganar.

Necesitamos que la UASD sea cada vez más democrática, para poder seguir siendo Autónoma, Estatal y Popular. Todo intento de privatizar la UASD hay que enfrentarlo, para que esta sea abierta a todas las clases sociales, para ello tiene que servir de escuela de democracia, no puede ser manejada con autoritarismo con sentido de la autoridad sí. La academia de ser dirigida por los que tienen la más alta vocación de académicos.

 

Francisco Rafael Guzmán F.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar