El PRM, los jóvenes y las capas medias

Por Francisco Rafael Guzmán lunes 13 de julio, 2020

Por los resultados de las elecciones, por la campana electoral y el precedente de la Marcha Verde, podemos especular que el PRM  ganó las elecciones nacionales y tuvo gran éxito en las congresuales por el apoyo de la juventud -descontenta con los gobiernos peledeistas- y  de las capas medias, vapuleadas estas en los últimos gobiernos del PLD. El toro no llega a buey con un gobierno así.

Sin embargo, desde que agotaba su primer periodo, pese a lograr reelegir con los controles que tenía del poder mediático, el presidente Medina dio señales de que no haría un buen gobierno. Engañaba a muchos incautos haciéndole creer que él creía en buenas acciones de gobierno, en las cuales no creía y nunca puso en práctica.

Danilo decía creer en lo que no creía, teniendo éxito en el control de los medios de opinión, por eso su nivel de aceptación fue grande hasta incluso después de su primer periodo, era como una dictadura mediática, ya que el nivel de vida se iba deteriorando. Las acciones en torno al medioambiente, contradecían su discurso y el nivel de vida se deterioraba progresivamente.

Pocas veces el país ha tenido un presidente de poco hablar, pero el mutismo de Danilo tal vez le favoreció para que la gente en el creyera, sin embargo sus acciones no satisfacían a las capas medias y a una buena parte de los pobres. En algunas de las pocas ocasiones que habló dijo que quería recuperar la producción industrial de calzados y otros productos, pero no lo hizo.

Los jóvenes profesionales han visto reducirse su nivel de vida con los bajos salarios de los profesionales, con el alza de la tasa del dólar se produce un alza en la canasta familiar, con los insumos importados. A todo esto hay que agregar el deterioro en el nivel de vida por la privatización y encarecimiento de los servicios de la salud  y la administración mafiosa de los fondos de pensión.

Desde que apareció la Marcha Verde, como movimiento social, que no fue una organización partidaria ni un club político, con la participación fundamentalmente de las capas medias, se fueron creando las condiciones para que a Danilo y el oficialismo se le fuera erosionando el poder mediático que tenía. Paso a paso su imagen de tener mucha aceptación se fue perdiendo.

Los jóvenes de las capas medias se hastiaron de los gobiernos del PLD, lo que quedó evidenciado  en las jornadas de Marcha Verde. Sin embargo, el movimiento Marcha Verde, convocado por el Dr. Ricardo Nieves y Domingo Páez, desde el programa El Gobierno de la Tarde de la Z101, no era un partido ni tampoco una organización. Desde ese movimiento no se podía producir un cambio político.

El Partido Revolucionario Moderno, si es una organización política y queriendo aparecer como moderno tiene a muchos jóvenes en su dirección, pero una estructura partidaria no es moderna porque tenga a muchos. El PRM nace del PRD y Peña Gómez incentivo el clientelismo en el PRD, quizás el PRM por no tener tantas gentes de los sectores populares como era en el PRD puede dejar un poco el clientelismo.

Pero no puede romper tanto con dicha práctica, que no es propia de un parido moderno, porque no se podría sostener sin una parte numerosa de la base social que le dio apoyo al ganar las elecciones. Es imposible para el PRM prescindir de los sectores populares  que le apoyaron, aun contando con ellos no le será fácil gobernar con la crisis sanitaria y complacer al grupo empresarial que le apoyó.

¿Cuál es el grupo empresarial que le apoyo? Todo parece indicar que es el grupo Vicini, el más importante grupo de los empresarios que le apoyaron. Es el grupo empresarial más viejo del país, vinculado a la vieja industria azucarera desde el siglo XIX, pero hoy se vincula más a las inversiones inmobiliarias con la expansión del turismo. No es un partido con una amplia base popular, como el viejo PRD, más bien este nuevo partido se interesó por tener empresarios (grandes y medianos) y las capas medias, teniendo a estos como fuerzas sociales que lo catapultaran, así como los jóvenes y mujeres de extracción social desde  la llamada clase media (capas medias y pequeña burguesía)  hasta clase la clase burguesa, aunque cuenta con el apoyo de algunos núcleos de los sectores populares.

Al autor no le cabe duda de que a los intereses económicos y de casi todos los grandes empresarios, incluyendo los evasores de impuestos, e incluyendo los intereses  del emporio de la familia Abinader, tendrá que tener en cuenta el gobierno del PRM. Es un partido hecho a la medida de los empresarios, eso es.

Nada indica que será un gobierno que rompa con el modelo neoliberal, ningún discurso de Abinader ha apuntado hacia eso. Se trata de un partido sistémico, un partido del llamado establisment. Así es como hay que verlo, tan sencillo como eso y nada más.

En cuanto a la corrupción, ella es un mal sistémico. No se va a acabar y no va a ser controlada mientras exista neoliberalismo, mientras el capital financiero sea hegemónico. Si no se estatizan los bancos y los fondos de pensión y los seguros médicos no son manejados por el Estado, habrá corrupción.

Abinader no parece dar muestras de hacer reformas sociales. El cree que con Abinader las capas y los sectores populares.

 

POR FRANCISCO RAFAEL GUZMAN F.

Anuncios

Comenta