El PRM de ayer en el gobierno de hoy

Por Maximo Sanchez

Los dominicanos, decimos y repetimos “que una cosa es con violín y otra cosa es con guitarra” y es lo que hay que aplicar en las posturas del PRM, con respecto a la democracia y a la Constitución de la República Dominicana.

Durante muchos años, los dirigentes del PRD más tarde PRM, se pasaron el tiempo criticando la centralización de los poderes del Estado en un solo partido; salieron a las calles para acompañar al Dr. Leonel Fernández en su cruzada para defender la integridad de la Constitución, y así se proyectaron como demócratas y constitucionalistas.

Pero ahora, notamos que sus más acrisolados dirigentes, abominan de las prácticas democráticas, y amenazan con arremeter contra la Carta Magna; hoy no quieren democracia interna que pueda cambiar las caras en la dirección de ese partido, y la Constitución de la República está mal porque establece un sistema de elección que garantiza un gobierno de mayorías.

Lo que el presidente Luis Abinader y sus allegados no entienden, es que han creado una tendencia que, a dos años de las elecciones del 2024, les será muy difícil revertir; los dominicanos piensan, con razón, que este es un gobierno de riquitos, que toman medidas solo para favorecer sus empresas y el sector de clases al que pertenecen, y que no les importan que al pueblo humilde se lo lleve el mismo diablo.

A dos años de unas elecciones generales, esto puede ser desbastador para el partido del presidente Abinader. A los pueblos, a veces se le hace difícil tomar una buena decisión correcta en coyunturas inesperadas, pero cuando las decisiones se toman con antelación y basadas en las acciones y actividades de sus gobernantes, esos pueblos son muy inteligentes para pasarle cuenta a quienes se han burlado de ellos.

La continuidad de Luis Abinader será imposible, porque las principales promesas, y las que más importan a los electores no han sido cumplidas; los más humildes están pasando hambre, la clase media no puede vivir con sus ingresos; y la inseguridad es la moneda de pago en las calles dominicanas.

De continuar así las cosas de este gobierno, Abinader y sus funcionarios empresarios, deben esperar un año y medio para comenzar a empacar sus bártulos y volver a sus empresas, a realizar lo que mejor saben hacer…Negocios.

Por Máximo Sánchez 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar