El presidente de Guatemala anuncia un estado de prevención en 2 municipios

Por EFE viernes 17 de enero, 2020

EL NUEVO DIARIO, GUATEMALA.- El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, anunció este viernes la imposición de un estado de prevención en dos municipios para combatir a las maras (pandillas), además de limitar reuniones al aire libre y permitir la disolución de reuniones, grupos o manifestaciones no autorizadas.

El mandatario aseguró en un mensaje a la nación a las 6.00 hora local (12.00 GMT) que había decretado en Consejo de Ministros el primero de los estados de excepción de la Ley de orden público, el de prevención, por seis días naturales en los municipios de Mixco y San Juan Sacatepéquez, ambos del departamento central de Guatemala.

Mixco y San Juan Sacatepéquez son municipios contiguos a la Ciudad de Guatemala, forman parte de la zona metropolitana de la capital y, respectivamente, sus parques municipales se encuentran a 14 kilómetros y 19 kilómetros de distancia de la Plaza de la Constitución de la capital del país.

“Inicia hoy el combate contra la delincuencia, el sicariato, la extorsión y los grupos organizados en pandillas y maras”, advirtió Giammattei en su mensaje, cuya decisión fue publicada en el diario oficial guatemalteco.

Según el presidente, la medida será ejecutada durante seis días consecutivos, durante las 24 horas del día.

Bajo el nombre “Recuperación y Control 1”, la primera operación del Gobierno de Giammattei, quien asumió la Presidencia el martes pasado, buscará “proteger la vida e integridad de las personas que están siendo amenazadas todos los días”, así como “sus bienes que caen en manos de las personas antisociales que llegan a amenazarlos para que las abandonen”.

El decreto gubernativo 1-2020 permite “disolver por la fuerza toda reunión, grupo o manifestación pública que se llevaren a cabo sin la debida autorización, o si, habiéndose autorizado se efectuare portando armas u otros elementos de violencia. En tales casos, se procederá a disolverlas, si los reunidos o manifestantes se negaren a hacerlo, después de haber sido conminados para ello”.

Giammattei explicó que la medida de excepción es para “prevenir el delito” y, principalmente, para “brindad de seguridad a la población”, así como “llevar la paz a lugares en donde se perdió hace mucho tiempo”, tomando en cuenta “el respeto a los derechos humanos, sin olvidarnos del respeto a los derechos de las víctimas”.

De manera coordinada, la Policía Nacional Civil, el Ministerio Público (Fiscalía), el Ejército y entidades internacionales -de las que no precisó cuáles- trabajarán para “menguar esta creciente ola de criminalidad que se vive” en Mixco y San Juan Sacatepéquez, dijo el mandatario.

Agregó que en estas extorsiones y atentados a los guatemaltecos “tienen que ver personas fuera de este país que han venido con un proyecto de usura, en donde la gente cuando no paga las altas tazas de usura que les tienen, atentan contra ellas e incluso las asesinan”.

La portavoz del Gobierno, Vanessa Funes de Fonseca, aseguró a la prensa que no será necesario que el acuerdo gubernativo pase al Congreso y adelantó que unos 2.000 elementos de fuerzas combinadas del Ejército y la Policía serán destinados a ambos municipios para el combate a los pandilleros.

El presidente solicitó a la población que “ayude” al Gobierno y que llame a los teléfonos de la Policía y del Ministerio Público “para que tengamos información de parte de ustedes” y que la gente diga “dónde están las personas que los están amedrentando”.

Giammattei subrayó que no le será requerida a los denunciantes “mayor identificación”, pues “basta con su denuncia” para que las autoridades persigan a los supuestos delincuentes.

“Si usted y el Gobierno trabajamos de la mano vamos a poder hacer que nuestra ciudad, que nuestro país, sea un lugar seguro. Sin nos quedamos cayados, por más que hagamos el esfuerzo y no contamos con su colaboración, va a ser como un banco de tres patas, con una pata coja”, dijo el mandatario.

Durante su ceremonia de investidura, en su primer discurso a la nación, Giammattei anunció como primera medida que presentaría una iniciativa de ley para considerar a los mareros (pandilleros) como “terroristas”.

Hace casi 13 años, Giammattei estuvo casi 10 meses en prisión por un caso de ejecuciones extrajudiciales en la cárcel de Pavón, donde policías y autoridades mataron a siete reos. En el período entre 2005 y 2007 Giammattei dirigió el Sistema Penitenciario en el país.

Anuncios