El PRD como opción presidencial en el 2020

Por Fernando Peña Lunes 8 de Mayo, 2017

Los perredeistas tienen que ponerse la pila, lanzarse a las calles, organizar a los jóvenes, relanzar su partido, el PRD en el cuadro político que se observa en la nación, en la situación del PLD, podría ser una “buena” opción presidencial de la coalición de partidos que están alrededor de la concertación con el presidente Danilo Medina.

Es el PRD, con Miguel Vargas a la cabeza, la única organización que, llevando un candidato presidencial propio, apoyado por el PLD y los partidos de la concertación, podría aglutinar a su alrededor la gran masa de la oposición, de todos los perredeistas que están de vacaciones en el PRM.

Ese porcentaje iría hacia el PRD en una gran concertación llevando un candidato blanco, apoyado por el PLD y las demás organizaciones aliadas.

Al igual que sucedió en las elecciones pasadas, el PRD es el aliado de oro que abre las compuertas para hacer posible la reelección de Danilo Medina o llevar un candidato del PRD que atraiga los votos de la oposición que están representados mayormente por militantes disgustado el partido blanco.

El PRD es una opción viable, es un proyecto histórico, su peso es muy fuerte en la política dominicana, en la familia dominicana, su nuevo líder, Miguel Vargas, les ha enseñado el perdón, la reconciliación, la concertación, la actualización, como continuidad del pensamiento de su líder de siempre Peña Gómez.

 

Los perredeistas han aprendido la convicción de que es posible transformar la realidad y no sólo resignarse a ella, cual destino ineludible.

El PRD proporciona los votos, atraería la mayoría de la oposición que darían la victoria nueva vez.

El PRD con un candidato divide la oposición, debilita a los contrarios y facilitaría nueva vez el acceso al poder de una gran colación de partidos.

Claro, este escenario puede ser viable si Danilo Medina no va nueva vez como candidato a la reelección, si sus niveles de popularidad se mantienen es lógico que se presente como el candidato de la coalición de partidos.

Si no es Danilo Medina debería ser Miguel Vargas que presente su nombre como candidato presidencial para los comicios de 2020, Miguel es un dirigente de talla presidencial, capaz de llevar al partido, a la cabeza de una gran convergencia política y social, a concretar las propuestas programáticas del Gobierno Compartido.

Estudiantes, amas de casa, empleados, desempleados, obreros, chiriperos, campesinos, comerciantes, industriales, ganaderos, gentes de la más variada condición social y económica, se declararían esperanzados por la irrupción como candidato presidencial, de una gran coalición de partidos, de un dirigente de las condiciones y cualidades de Miguel Vargas Maldonado.

Miguel Vargas por con una candidatura y por un gobierno de convergencia nacional para defender los intereses y derechos de los sectores populares, la clase media y el empresariado.

Además, también importantes personalidades, y dirigentes de los partidos políticos que han manejado el poder del Estado en los últimos años reconocen que Miguel Vargas es una persona con gerencia, que podría ser un candidato de peso, un contendor de calidad, una persona seria que tarde o temprano habrá de ser tenida en cuenta por quienes aspiren a enfrentarse con él en la liza presidencial.

A los perredeistas que despierten, que se organicen, que fortalezcan su partido, porque grandes jornadas le depara el futuro inmediato a su organización, y solo organizado y fortalecido podrán jugar el papel histórico que le corresponde.

Por Fernando Peña

El autor es periodista