El poder transformador del maestro

Por Rosaliz Calderón

Se dice que los cambios comienzan desde adentro para luego expandirse o reflejarse por fuera. Pero, si es así. Entonces algo debe ser tan sigiloso y firme para penetrar y revolucionar todo lo que está dentro,

¿Qué es eso que puede sacudir algo y cambiarlo desde adentro? ¿Qué poder tendría? ¿Será que una persona puede lograr ese efecto en alguien más? O ¿en el mundo?

También suelen decir, que gota a gota se puede llenar un vaso o que esas mismas insistentes gotas pueden ahondar y quebrar una roca…

Pero para provocar todo esto, alguien o algo debe permanecer, insistir y quedarse por algún tiempo inespecífico con mucha paciencia. Debe surgir alguna motivación, por algo que lo cautive y sea más grande que si mismo.

El efecto cautivador de ciertas influencias puede producir cambios. Una persona puede lograr conquistar masas. Atraer, emocionar y provocar transformación sin ni siquiera pedirlo, pero con toda la intención de provocarlo.

Ese poder es maravilloso… Esa intención, ese plan bien estructurado que logra penetrar de manera intencional en los corazones. Para esto, se requiere conocimiento previo. Saber que le apasiona, que le atrae a los demás, pero también que necesidad existe que requiere de una transformación.

Recoger esa información de manera natural y luego convertirse en todas esas cosas que los demás necesitan. Adaptado a cada uno, sin importar el mecanismo o el interés.

Para provocar cambios, para conquistar, para transformar con intención, se necesita un propósito, una necesidad y un ente de cambio. Estos tres aspectos lo podemos ver en un solo lugar; que antes se llamaba escuela. Porque ahora, hemos entendido que la escuela no es el lugar, ni las paredes, sino las personas con una enorme necesidad de aprender. Aprender lo que le apasiona, lo que necesita, lo que le hará crecer, porque no es el cómo, sino el para que lo necesito, no es orden de las cosas; es el valor que le aporta a cada uno, no es un número; es una vida.

Y dentro de esa vida, el maestro es el centro, quien con su abanico de posibilidades crea un universo, donde todos pueden convivir juntos y saltar a su propio ritmo. Sin sentir que están delante, al lado o detrás. Solo sintiendo que están presente dentro de su propio contexto y conectado al de los demás a través del respeto, los valores, la coherencia y la empatía.

El Maestro es considerado a menudo, como el pilar que sirve de soporte y el ejecutor de las reformas educativas; y esta consideración nace de su papel dentro de la vida del individuo que se desarrolla en la sociedad del presente y del futuro.

Pero la verdad es, que el maestro es más que un soporte, más que un pilar, más que un ejecutor. El maestro es un ente de cambio, con un propósito claro de responder a la necesidades educativas de sus alumnos en todos los ámbitos que este lo necesite y con ello impactar más allá del aula. ¡Aquí está el poder transformador del maestro!

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar